Diario de Precios
El peso mexicano se consolida después del ‘shock’ de Trump
Gonzalo Maldonado

Gonzalo Maldonado

Economista y periodista. Trader de commodities, índices y monedas.

Actualizada:

26 Nov - 19:00

En enero de 2017, cuando Donald Trump asumió la Presidencia de Estados Unidos, el tipo de cambio mexicano alcanzó un nivel histórico. En aquella fecha, un dólar estadounidense llegó a costar algo más de 22 pesos, el valor más alto que se tenga registrado.

Pulse el enlace para ver el gráfico:

https://www.tradingview.com/x/YMf4CN6b/

Ese precio reflejaba el entorno negativo que generó, dentro de la economía mexicana, la elección de Trump. Es que, durante la campaña, el candidato republicano había prometido a sus electores construir un muro a lo largo de la frontera sur para detener, de manera definitiva, el ingreso de inmigrantes ilegales.  

Además, había dicho que el costo de ese muro lo cubriría México. ¿De qué manera? Trump insinuó que gravaría con un impuesto confiscatorio las remesas de los mexicanos residentes en Estados Unidos para financiar la construcción de aquel muro.

Donald Trump había llegado al poder con un discurso crítico de la apertura comercial y del libre comercio, lo que abría la posibilidad de que el nuevo presidente norteamericano impusiera aranceles o trabas para-arancelarias a los productos mexicanos. Incluso se llegó a decir que Estados Unidos abandonarían el Tratado de Libre Comercio.

Toda aquella incertidumbre provocó un ‘shock’ en el mercado cambiario mexicano, que se reflejó en una marcada volatilidad del peso. Desde aquel momento histórico –enero de 2017– hasta hoy, el precio de la moneda mexicana ha sufrido grandes fluctuaciones, aunque la magnitud de esos cambios ha ido reduciéndose con el tiempo.

Por ejemplo, entre enero de 2017 –cuando el tipo de cambio alcanzó su nivel más alto– y julio de ese mismo año, el peso mexicano se revaluó casi 21%. Inmediatamente después de tocar aquel piso (17,4 pesos por dólar), el tipo de cambio mexicano comenzó a subir de nuevo, hasta alcanzar un techo de casi 21 pesos por dólar. En otras palabras: volvió a ocurrir una devaluación masiva del peso, aunque de menor proporción a la inicial.

Ese zigzagueo del peso ha configurado una ‘cuña’ o ‘wedge’, es decir un espacio cada vez más acotado dentro del cual se mueve el tipo de cambio. Esta configuración del precio significa que el peso mexicano entró en una fase de consolidación, luego de que las expectativas se desbordaran, tras la elección de Trump.

El peso mexicano parece estar consolidándose entre un techo de 19,67 pesos por dólar y un piso de 19,14 pesos por dólar. El punto focal o ‘pivot’ parece estar en 19,42 pesos por dólar, como muestran las líneas paralelas dibujadas en azul y en rojo.

Pulse el enlace para ver el gráfico:

https://www.tradingview.com/x/YMf4CN6b/

Después de una fase de consolidación viene otra denominada de ‘expansión’, es decir, una durante la cual el precio –en este caso el tipo de cambio mexicano– comienza a subir o a bajar de forma consistente.

Habrá que esperar más tiempo y entender, sobre todo, qué rumbo tomará la economía estadounidense para prever lo que podría sucederle al peso mexicano. Si Estados Unidos retoma la senda del crecimiento –y todo apunta a aquello, por el momento– sería de prever que algo similar ocurrirá con México. De ser así, el peso mexicano podría revaluarse, para beneficio de los consumidores, ahorristas e inversionistas de aquel país.

@GFMABest

Noticias relacionadas