Iluminaciones
¿Qué pasa cuando se renegocia la deuda? La Cláusula de Acción Colectiva es útil para Ecuador
Gonzalo Maldonado

Gonzalo Maldonado

Economista y periodista. Trader de commodities, índices y monedas.

Actualizada:

22 Abr 2020 - 19:00

Digamos que un país tiene una deuda de USD 1.000 que no puede pagar. Tres cuartas partes de esa deuda están en manos de un solo acreedor y el restante 25% está disperso entre cien acreedores pequeños. El país se acerca a negociar con el mayor acreedor y llega a un acuerdo de principio sobre los USD 750 que se le deben a él.

Hay un comprensible optimismo en el país, porque el 75% de la deuda total ha sido negociado y solo falta el visto bueno de un grupo minoritario de acreedores para formalizar el acuerdo.

Pero el optimismo inicial desaparece cuando esta nación comienza a lidiar con sus acreedores pequeños. Para empezar, es difícil hablar con todos ellos, porque son cien y están esparcidos por todo el mundo.

De otra parte, cada uno de ellos tiene una visión distinta del problema y propone una solución diferente. Finalmente, cada acreedor está sujeto a distintas leyes y regulaciones, lo que dificulta una solución uniforme para todos.

Los acreedores pequeños saben que su riesgo en la negociación es bajo porque cada uno ha invertido apenas USD 2,5 en bonos del país en cuestión. Saben también que su posición minoritaria les resta poder negociador frente a los demás participantes. Concluyen, por tanto, que lo más conveniente es adoptar una estrategia hostil para aumentar su fuerza negociadora y obtener un mejor arreglo.

Como tienen poco que perder, evitan la mesa de negociaciones y prefieren anteponer largos y complicados juicios al país deudor, que queda inmovilizado y a merced de las cortes. Mientras tanto, la liquidez del país sigue empeorando hasta que debe declararse en mora y sufrir las durísimas penalidades que el sistema financiero internacional aplica en estos casos.

Así es como se precipitan las crisis de la deuda externa. Una falla de mercado impide que los países altamente endeudados negocien un acuerdo cuando las pérdidas para los deudores y los acreedores pueden ser minimizadas, es decir, antes que un país incurra en mora.

La comunidad financiera internacional ha diseñado varios mecanismos para solucionar este problema. Uno de ellos es la Cláusula de Acción Colectiva (CAC).

La CAC busca eliminar todo incentivo que pueda llevar las negociaciones de la deuda a un punto muerto. Vuelve obligatorio para todos los acreedores cualquier acuerdo al que se llegue entre un país y los tenedores de al menos 75% de la deuda total, por ejemplo.

Este mecanismo permite que cualquiera de los tantos acreedores pueda erigirse en representante de los demás en las negociaciones de la deuda. 

Este mecanismo, que no es nuevo, será de indudable utilidad para el país, ahora que se apresta a renegociar un nuevo perfil de pagos para la deuda externa. 

@GFMABest

Noticias relacionadas