¿Cuánto le ha ayudado la altura de Quito a la selección ecuatoriana?

Jugada

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

4 Oct 2021 - 12:23

Los jugadores de la selección ecuatoriana Christian Benítez, Cristhian Noboa y Antonio Valencia celebran un gol ante Paraguay, el martes 26 de marzo de 2013, durante un partido de Eliminatorias para el Mundial Brasil 2014, en el estadio Atahualpa, en Quito. - Foto: EFE

¿Cuánto le ha ayudado la altura de Quito a la selección ecuatoriana?

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

4 Oct 2021 - 12:23

Después de 24 años, Ecuador volverá a jugar un partido de Eliminatorias mundialistas en Guayaquil. La última vez que la Tricolor disputó un encuentro oficial en el puerto principal fue el 12 de octubre de 1997. En esa ocasión, la Selección le ganó 1 a 0 a Bolivia.

La selección ecuatoriana jugó las Eliminatorias a Francia 1998 en Quito y Guayaquil. El entrenador del equipo era Francisco Maturana y quiso probar con las dos sedes, para sacarle ventaja a cada ciudad.

En esa Eliminatoria, Ecuador sumó 21 puntos y acabó en la sexta posición, a cuatro puntos de Chile, que se ubicó en el cuarto lugar y alcanzó el último cupo de la Conmebol para la Copa del Mundo.

Para la siguiente Eliminatoria (Corea-Japón 2022), Hernán Darío Gómez y la Federación Ecuatoriana de Fútbol decidieron establecer la sede de la Tricolor, en Quito. Se eligió a la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, en Parcayacu, como centro de concentración y al estadio Atahualpa como la ‘Casa de la Selección’.

No le fue mal a Ecuador. En el camino a Corea-Japón 2002, el equipo del ‘Bolillo’ logró 20 puntos en el estadio Atahualpa, siendo la cuarta mejor selección en condición de local (74% de efectividad).

Pero además, ese equipo mostró una calidad muy importante jugando de visitante, sumó 11 puntos, para un total de 31, con lo que acabó la Eliminatoria en seguno lugar y logrando, por primera vez, la clasificación a una Copa del Mundo.

De ahí en adelante, Quito se enamoró de la selección ecuatoriana. Entre las Eliminatorias para el Mundial de Corea y Japón y para el Mundial de Catar, Ecuador ha jugado 49 partidos, ha ganado 31, ha perdido nueve y ha perdido nueve, para una eficiencia del 70%.

En el estadio Atahualpa, Ecuador sintió el apoyo de la hinchada, que en muchas ocasiones sirvió para levantar partidos complicados. Por ejemplo, los encuentros ante Paraguay o Chile que siempre fueron rivales difíciles.

En el estadio de El Batán, la Tricolor le ganó por primera vez a la superpoderosa selección de Brasil. Y en ese mismo escenario se consiguieron las tres clasificaciones a los mundiales de Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014.

De hecho, esas tres Eliminatorias fueron, precisamente, las de mejor rendimiento de Ecuador como local. Para 2002, la Tricolor logró el 74% de efectividad, para 2006 alcanzó el 85% de eficiencia y para Brasil 2014 rompió el récord, con un 92% de efectividad: ganó siete partidos, empató uno y no perdió ninguno.

Quito, la hinchada, los 2.850 metros sobre el nivel del mar del estadio Atahualpa y sobre todo, los buenos equipos que tuvo Ecuador, le permitieron a la selección ecuatoriana convertirse en una selección respetada en Sudamérica.

Las estadísticas muestran también que la Eliminatoria a Rusia 2018 fue en la que menos se aprovechó la altitud y el buen equipo que tenía Ecuador, con Antonio Valencia, Felipe Caicedo, Walter Ayoví, Christian Noboa, Miller Bolaños y otros jugadores en su mejor momento.

El equipo que dirigía Gustavo Quinteros jugó nueve partidos en Quito, ganó cuatro, empató uno y perdió cuatro, para una efectividad del 48%, la más baja de la historia de Ecuador en este formato de Eliminatorias de todos contra todos.

"Las evidencias científicas muestran, de manera contundente, que en la altura se disminuye la capacidad de rendimiento físico y esta disminución es más notoria en los deportistas que no tienen adaptación a la altura. De tal manera que, siendo los futbolistas ecuatorianos, adaptados a la altura, siempre hemos tenido una ventaja, en relación a aquellos futbolistas que no juegan en la altura. Es un efecto a favor", explica Oscar Concha, médico deportólogo.

Concha es muy claro. Él explica que sin un buen equipo, es muy difícil ganar en la altura, como ya ha ocurrido en decenas de ocasiones

"Si bien se produce una mejoría de rendimiento físico, no es un factor determinante para ganar un partido. Es un factor más, que tendrá que ser aprovechado con cuestiones técnico-tácticas, como para obtener el mayor beneficio. Bien aprovechada la altitud, puede convertirse en un factor que ayuda. No por jugar en la altura ya ganamos".

Y sobre los jugadores ecuatorianos, que no han nacido en la altura y que pueden sentir algún efecto en contra, Concha señala que los seleccionados ecuatorianos han "desarrollado mecanismos de adaptación" por haber entrenador o jugado en Quito.

El entrenador Gustavo Alfaro ha explicado que la Tricolor jugará en Guayaquil, como una estrategia para enfrentar esta triple fecha de las Eliminatorias, ya que la selección ecuatoriana jugará en ciudades del llano.

Para los siguientes partidos, Ecuador tiene previsto regresar al Estadio Rodrigo Paz Delgado, donde ha establecido la nueve sede para los partidos de local y donde cuenta con camerino propio.

Ecuador jugará el jueves 7 de octubre ante Bolivia, en el Estadio Banco Pichincha, desde las 19:30, por la Fecha 11 de las Eliminatorias al Mundial de Catar 2022.

Después, el equipo de Gustavo Alfaro se medirá ante Venezuela, el domingo 10 de octubre, ante Venezuela, en Caracas, a las 15:30, por la Fecha 5 de las Eliminatorias, que quedó postergada a causa del Covid-19.

Y el jueves 14 de octubre, Ecuador cerrará la triple fecha ante Colombia, en Barranquilla, a las 16:00, por la Fecha 12 de las Eliminatorias.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas