Charles Leclerc, un príncipe que quiere ser el rey de la Fórmula 1

Jugada

Actualizada:

12 Oct 2019 - 0:02

El piloto monegasco Charles Leclerc firma autógrafos en el circuito de Suzuka, en Japón. - Foto: EFE

Charles Leclerc, un príncipe que quiere ser el rey de la Fórmula 1

Actualizada:

12 Oct 2019 - 0:02

Nació el 16 de octubre de 1997 en La Condamine, una de las tres ciudades del Principado de Mónaco. Es la nueva figura de la Fórmula 1.

Heredó el talento de su padre Hervé, quien fue corredor de Fórmula 3. Desde pequeño, Charles Leclerc no tuvo otro objetivo que ser piloto profesional.

Entrenaba todos los días e incluso faltaba a la escuela para pilotear un auto de karting, hasta que se le agote el combustible.

Su historia

Su camino se labró en la pista de Philippe Bianchi, amigo de su padre, ubicada en Brignoles (Francia), donde forjó una amistad con el hijo del dueño, Jules.

En 2010, el padre de Charles se quedó sin presupuesto para financiar la temporada de su hijo y fue Jules quien le consiguió los recursos.

Corría en ese momento en la GP2 (actual Fórmula 2) y Bianchi habló con su manager, Nicolas Todt (hijo de Jean Todt, director deportivo de Ferrari entre 2000 y 2004), quien vio el talento de Leclerc y le entregó 250.000 euros.

El éxito no se hizo esperar, pues un año después se consagró campeón de la KF3, categoría del karting para corredores de 11 a 15 años.

El año siguiente ascendió a la categoría KF2, en la que se mantuvo a la sombra de un joven holandés llamado Max Verstappen, que lo dejó en dos temporadas con el subcampeonato.

El ascenso

Al ingresar a la Fórmula Renault 2.0 en 2014, su primera experiencia en el mundo de los monoplazas, sufrió una dura pérdida.

Su amigo Jules Bianchi, quien era parte del equipo Marussia de Fórmula 1, falleció en un accidente en el Gran Premio de Japón en 2015.

Esta pérdida lo impulsó a alcanzar su sueño de llegar a la F1. Ese año consiguió el cuarto lugar de la Fórmula 3, lo que lo puso dentro del programa de jóvenes pilotos de Ferrari. Un año después se alzó con el titulo de esa categoría.

En 2017, cuando estaba cerca de coronarse en la Fórmula 2, la vida le dio otro golpe: su padre, de apenas 54 años, falleció víctima de una enfermedad.

Al despedirse de él, Leclerc le mintió: “Papá, voy a correr en Fórmula 1 en 2018”.

Charles Leclerc al mando de su Ferrari durante el Gran Premio de Rusia, en 2019.

Charles Leclerc al mando de su Ferrari durante el Gran Premio de Rusia, en 2019. EFE

Cumplió su sueño

La mentira se hizo realidad, pues la cumplió al ingresar a Sauber, equipo con el que mostró sus cualidades al volante y se ubicó en un sorpresivo puesto 13 al final del año.

Charles Leclerc firmó para Ferrari a finales de 2018 y debutó en el Gran Premio de Australia en marzo de 2019, con un quinto lugar.

Su llegada a la escudería italiana lo llenó de expectativas. En su primer año suma dos grandes premios: Bélgica e Italia.

El futuro

Con Lewis Hamilton y Sebastian Vettel muy cerca del retiro, y con el resto de pilotos jóvenes en un segundo plano, las luces apuntan a Leclerc para que tome la antorcha que mantenga encendida la pasión en la Fórmula 1.

Para ello deberá superar a un viejo rival, Max Verstappen, quien será seguramente su principal obstáculo en busca de la inmortalidad en la máxima categoría.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas