Carlos León tiene el “altar” de la Universidad Católica en Cuenca

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

20 Nov 2022 - 5:27

Carlos León posa con una camiseta de la Universidad Católica y de fondo aparece su colección. - Foto: Cortesía Carlos León

Carlos León tiene el “altar” de la Universidad Católica en Cuenca

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

20 Nov 2022 - 5:27

Su colección la comenzó en 2007, cuando Santiago ‘Pepo’ Morales le regaló la primera camiseta ‘camaratta’

Su amor por Universidad Católica nació en 1979. León vio en acción al mejor plantel en la historia del ‘trencito azul’.

“Nací en Quito en 1972, pero vivo en Cuenca desde hace 33 años”, dice Carlos León Acosta, abogado de profesión y Comisionado calificado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por su sigla en francés).

Sus redes sociales le permiten mostrarse como un orgulloso hincha de la Católica. En un área social de su domicilio, se levanta el “altar de la Universidad Católica, como yo le llamo”.

Se trata de su colección de camisetas, balones y otras curiosas piezas donde resalta el color celeste cielo del conjunto capitalino.

“Todo comenzó en 2007 cuando el ‘Pepo’ Morales me regaló la primera camiseta. Desde entonces tengo todas las camisetas de cada temporada“, añade.

Carlos León posa con una camiseta de la Universidad Católica y de fondo aparece su colección.

Carlos León posa con una camiseta de la Universidad Católica y de fondo aparece su colección. Cortesía Carlos León

En esta colección, que supera los 120 ítems, tiene camisetas que le han obsequiado jugadores como Facundo Martínez, capitán del equipo en la última década, y de Hernán Galíndez, quien dejó el club a inicios del 2022.

“Este año recibí una camiseta del entrenador Miguel Rondelli cuando el equipo vino a jugar en Cuenca. Era el único hincha identificado, bajó del bus en el que ya salía el equipo y me obsequió”.

Otras casacas que ha recibido son de Robert Arboleda, antes de partir al Sao Paulo de Brasil. También de Andrés ‘Pollo’ López, el jugador azuayo a quien conoció en Cuenca. “Tengo una camiseta de la Copa Sudamericana que me obsequió Bruno Vides en el 2019”.

El mes pasado recibió una camiseta firmada por todo el equipo de primera de 2022, gracias a una promoción que organizó Banco Pichincha, a través de redes sociales.

“Era la última oportunidad. Había perdido las esperanzas, pero en el último partido del campeonato nacional pude acceder a este premio”.

Cuando fue a Guano, mientras transitaba por una de las calles, miró una alfombra con el escudo de la Universidad Católica. Detuvo el auto y enseguida fue por esa nueva pieza de colección.

Uno de sus amigos mandó a elaborar bajaras con el escudo del club y un detalle adicional: “la carta K tiene mi fotografía. Saben que soy hincha a muerte de la Católica”.

“Mi hija me pintó con el sello de la Católica. Es una de las piezas importantes para mí, en lo personal”.

Carlos León, aficionado de Universidad Católica

Vasos, jarros, platos, cuadros, esferos, banderas y banderines. También son parte de esta colección. Camisetas celestes elaboradas en cerámica, corazones, una mochila y una billetera.

Una de los elementos que destaca es la figura de 10 centímetros de alto, fabricada en plástico macizo, de un futbolista con el uniforme ‘camaratta’. “Es una artesanía, con detalles hechos con lupa. Lo hizo Lucas San Andrés en Riobamba“.

Carlos León destaca que su colección no tiene un costo económico, sino sentimental. Por eso dice que cuando sus hijos le den un nieto, le hará hincha de Católica, porque su hijo es seguidor del Deportivo Cuenca.

Por el Chapulín Colorado

Su afición por el fútbol apareció cuando tenía siete años. Escuchaba los triunfos que sumaba semana a semana el club y le llamó la atención el uniforme del arquero Mario Rubén Quiroga, que siempre vestía de rojo, por eso recibió el apodo de Chapulín colorado.

“Tal vez fue por el color rojo. También recuerdo lo del camisetazo de Emelec en enero de 1980, cuando el equipo que debía ser campeón era Católica”, relata Carlos León.

Se refiere al desenlace del torneo de 1979, cuando la Católica se coronó campeón, por la derrota de Emelec, pero el conjunto azul apeló el resultado y pidió la repetición del partido con el Manta, porque el color de camiseta no era oficial.

Desde entonces nació su afinidad al equipo y, desde que vive en Cuenca, no se pierde ningún partido en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. También acompaña al equipo por Riobamba y Gualaceo.

León cuenta que no es el único hincha de Universidad Católica en Cuenca. “Al finalizar los partidos, esperamos la salida del equipo. Ahí nos encontramos con Rómulo Mayancela, quien jugó en el club en su época juvenil y hoy se reconoce hincha de la Catoliquita”.

En 2007, por su trabajo en el Servicio de Rentas Internas, se trasladó a Quito. “Viví un momento importante con el club porque ese año ascendió a la Serie A para jugar en el 2008″.

Este año, U. Católica se clasificó a la Copa Libertadores del 2023. Carlos León prometió que si el club se clasifica a la fase de grupos, le acompañará en los cotejos de local y algunos de visitante.

Carlos León ha sido Procurador Síndico de la Asociación de Fútbol del Azuay y también ha formado parte de la Comisión del Estatuto del Jugador en la Federación Ecuatoriana de Futbol.

Noticias relacionadas