Carlos Luna: de estar en coma a jugar en el Mundial de pádel

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

2 Oct 2022 - 5:29

Carlos Luna posa con una pala de pádel en su academia en Quito, el miércoles 21 de septiembre de 2022. - Foto: Primicias

Carlos Luna: de estar en coma a jugar en el Mundial de pádel

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

2 Oct 2022 - 5:29

El ecuatoriano Carlos Luna, más conocido como ‘Charli Moon’, fue diagnosticado con leucemia en 2019. Le dieron 10 semanas de vida. Estuvo en coma. Superó la enfermedad, pero recayó. Toma unas 40 pastillas por semana y ya lleva más de 60 sesiones de quimioterapia. Hay algo que aún lo mantiene vivo: el pádel.

Carlos Luna, de 33 años, aprecia las cosas “simples” de la vida. Caminar. Hablar. Tragar. Comer. Bañarse. Para él, todo eso es un milagro. “Cada día que abro los ojos, doy gracias a Dios por un día más de vida”.

La vida de ‘Charli’ dio un giro radical el 28 de diciembre de 2019. Caminaba por una calle de Londres, Reino Unido, y de repente se desmayó. Estuvo en coma un par de días y cuando se despertó, el médico le dijo que tenía un avanzado grado de leucemia.

La noticia impactó a Luna. No solo por la enfermedad. Le comunicaron que le quedaban unas 10 semanas de vida. No podía levantarse. Tampoco tenía fuerzas. Llegó a pesar apenas 50 kilogramos.

Carlos estaba radicado en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Se fue a los 22 años, con el objetivo de jugar tenis y formar una academia. Ese momento coincidió con la expansión del pádel a nivel mundial y el ecuatoriano prefirió ese deporte.

Después del accidente, Luna pidió a los médicos que le dejen viajar a Ecuador. “Quería morir en mi país”. El riesgo era alto. Al principio, en el hospital se negaron, pero finalmente accedieron a esa posibilidad y regresó al país.

“Me dieron un tratamiento antes del viaje y firmé un documento, en el cual me hacía responsable si es que me pasaba algo”, recuerda Luna.

Arribó a Quito los primeros días de enero de 2020. Una ambulancia lo recogió en el aeropuerto y lo llevó directo al hospital. Fueron días complejos. Su estado de salud era delicado. Se encontraba en estado vegetativo.

Gracias al trabajo de los médicos y al buen carácter de Luna, su evolución fue milagrosa. Recuperó la conciencia y volvió a caminar a mediados de ese año. “Quería jugar un partido más de pádel”.

En febrero de 2021 superó por completo la enfermedad. Todos sus exámenes salieron negativos. Fue un alivio enorme para Luna, quien desde ese momento se quedó a vivir en Quito.

Con muchos altibajos en su salud, Carlos Luna intentó hacer una vida normal. Sus intereses no habían cambiado. Su mayor felicidad era la cancha de pádel. Poco a poco volvió a agarrar una pala y a hacer movimientos a los que estaba acostumbrado.

Paralelamente a la propagación del Covid-19 en el país, el pádel también ganó terreno.

Muchas personas que jugaban fútbol, tenis o cualquier otro deporte, migraron al pádel por su versatilidad para aprender a jugar y el buen ambiente que se generó en todas las canchas.

Carlos Luna tenía objetivos claros: ubicar a Ecuador en el mapa del mundo del pádel, expandir el deporte por diferentes ciudades, organizar campeonatos, crear academias y el más importante, formar integralmente a jóvenes deportistas.

Y lo logró. Antes de la pandemia, Ecuador contaba con siete canchas de pádel, actualmente son más de 100 en nueve ciudades. Se han desarrollado seis torneos nacionales y el país cuenta con la selección masculina, femenina y juvenil.

En agosto de 2021, Ecuador participó por primera vez en un Panamericano Absoluto de Pádel, que se llevó a cabo en México y en este año será parte de los Juegos Suramericanos de Asunción (1 al 15 de octubre) y del Mundial de Dubai (31 de octubre al 5 de noviembre).

Además, el ecuatoriano tiene más de 60 alumnos a su cargo. “El deporte me ayudó a vencer la enfermedad y mis miedos. La clave está en hacer lo que te hace feliz. Esa es mi mayor medicina. Mis médicos no están muy de acuerdo con que entrene o juegue. Pero mi academia me da vida”.

Luna también creó la Fundación Pádel vs. Cáncer, que tiene como objetivo ayudar a deportistas que han pasado por situaciones similares o peores, no solo en la salud, sino también económicamente.

A través de eventos, campeonatos, clínicas o sorteos, Luna dona un porcentaje de esos recursos para los pacientes más necesitados.

Carlos recayó en la enfermedad en agosto de 2022. Aunque ya sabe cómo manejar distintas situaciones, prefiere no pensar en el futuro. Disfruta la vida al máximo. Aprovecha cada segundo.

No se da por vencido y lo económico queda en segundo plano. Su mente está en guiar a niños y dejar un legado en el pádel.

Sueña con que haya una cantera 100% salida de este deporte, no de otros. “Mi meta es que en 10 años, si Dios me da vida, prenda la TV y pueda apoyar a un ecuatoriano que esté entre los mejores 100 del mundo“.

Carlos Luna se convirtió en el primer ecuatoriano en aparecer en el ranking en el World Padel Tour, en 2015.

Su mejor ubicación hasta ahora es 204 y actualmente se ubica en el puesto 284. Sus buenas actuaciones en torneos profesionales le han permitido sostenerse en el ranking.

‘Charli’ será uno de los seleccionados que representarán a Ecuador en el Mundial Absoluto de Pádel, que se jugará en Dubai.

Las expectativas son altas. La selección masculina va por todo. Quiere dejar el nombre del país en alto. Luna viajará con su médico de confianza por si se presenta algún inconveniente en su salud. Pero está mentalizado en desplegar su mejor nivel y si tiene la opción de jugar, sumar la mayor cantidad de puntos.

Noticias relacionadas
Damián Díaz: 10 años con Barcelona

#ElDeporteQueQueremos

Damián Díaz: 10 años con Barcelona

Competir, competir, competir. Volver a levantar copas. Estar siempre en los primeros lugares. Son frases que motivan a Damián Díaz en su carrera.