Cristian Martínez Borja, el ‘camión’ del gol y compañero de la sabiduría

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

22 May 2022 - 0:05

Cristian Martínez Borja luce la camiseta de Universidad Católica, en el Complejo de la Armenia, el martes 10 de mayo de 2022. - Foto: Armando Prado

Cristian Martínez Borja, el ‘camión’ del gol y compañero de la sabiduría

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

22 May 2022 - 0:05

El delantero colombiano empezó su carrera en 2006 y durante 17 temporadas jugó en Colombia, Serbia, Brasil, México y Ecuador.

Prefiere llamarlo reto y no revancha. Una oportunidad para escribir una nueva historia con Universidad Católica.

Con esta mentalidad regresó Cristian Martínez Borja a Ecuador, después de haber pasado un semestre en el Junior de Barranquilla.

“Las dos finales que perdimos con Liga de Quito son difíciles de superar”, dice el futbolista de 34 años.

Tiene la estampa clásica y fina de los ‘9’ goleadores: alto y fornido. Hábil para dominar el balón y oportunista en el área.

Con la ‘U’ vivió mieles y hieles. Ganó cuatro títulos, fue goleador del fútbol ecuatoriano en 2020, pero perdió dos finales de campeonato: una contra Delfín y otra con Barcelona, en la definición desde el punto penal.

“Manchan un poco la carrera de uno”, admite el ‘Camión’, como lo conocen los periodistas deportivos. Para sus compañeros, en cambio, es el ‘Parce’.

El ‘Parce’ de la palabra ‘Parcero’ que significa compañero y amigo en ‘parlache’, el dialecto que se habla en las calles de Medellín.

Goleador y amigo

En Cristian Martínez Borja existe esa mixtura. Goleador y competitivo en la cancha y es amigo en el camerino o en la vida. Es un líder que habla, pero escucha, que guía a los jóvenes y es solidario.

Deportista y hombre de letras y de palabras. Al ‘Parce’ le encantan las películas y los documentales.

Es admirador de Nelson Mandela por su lucha social y política y por la valiente trayectoria de vida que lo llevó a convertirse en presidente de Sudáfrica.

‘El Parce’ también se ha interesado por conocer más de Neymar y de Cristiano Ronaldo, porque la vida no fue fácil para ninguno de ellos.

La espiritualidad es otro de sus rasgos. Ama a Dios por sobre todas las cosas, como dice uno de los mandamientos católicos.

Agradece lo que ha podido lograr y pide amor y sabiduría “para poder ayudar a los compañeros”.

En Universidad Católica se siente a gusto. Identificado con el proyecto de llegar lo más alto posible, de disputar torneos internacionales y de pensar en el título como un objetivo posible, no como una quimera.

Ya convirtió siete goles en el campeonato nacional y dos más en la Copa Sudamericana.

Mantiene una linda competencia con el argentino Lizandro Alzugaray y con el panameño Ismael Díaz, también delanteros.

“No es rivalidad. Es muy bueno contar con compañeros que también aportan goles. Hay que aprovechar este momento que el club cuenta con excelentes jugadores”.

Cristian Martínez Borja

A veces es obrero. Cuando retrocede unos metros para recuperar el balón y sortear rivales. Entrega el esférico al compañero mejor ubicado si es que no tiene opción de remate.

Sus 1,83 metros de estatura le permiten pelear los balones por lo alto. También defiende el balón en el área chica. Es muy técnico a la hora de llevar la pelota, de encarar y de definir. Es un artista del gol.

Martínez Borja en cifras

El colombiano marca diferencia en cualquier terreno. Ecuador conoce de su calidad, en 2020 fue goleador absoluto, con 24 anotaciones, cuando defendía los colores de Liga Deportiva Universitaria.

Con la ‘U’, en cuatro años, consiguió un título del campeonato nacional, una Copa Ecuador y dos Supercopas. Marcó 45 goles en 104 partidos, incluyendo su presencia en los torneos internacionales.

Los otros títulos que ostenta los logró con Estrella Roja, equipo con el que ganó la Copa de Serbia y disputó la Liga de Europa.

Ganó el torneo de la Primera B de Colombia, con América de Cali, equipo que retornó a la Primera A en 2016, gracias a los goles del ‘Camión’ Martínez Borja. Uno de sus tantos definió el ascenso. Anotó 37 goles en 83 partidos.

Con el Veracruz, fue campeón de la Copa México; y con el Santa Fe, de Bogotá, fue campeón de la Supercopa.

Tuvo un paso por el fútbol brasileño: entre 2008 y 2010. Uno de los clubes al que defendió fue el legendario Flamengo.

Agradece al fútbol la oportunidad que le dio para hacer su profesión. Por viajar, conocer otros países y culturas. Por la gente que ha encontrado en el camino en estos 17 años de carrera.

Y reflexiona, “en el fútbol no todos alcanzan a llegar”.

Regresar a Quito también le permitió volver a visitar a los amigos, los que dejó en Liga y los que hoy le cobijan.

Y ya se acostumbró a los temblores, a los cambios bruscos de clima, al frío. Al encebollado y a la arepa, que jamás faltan en su casa.

Noticias relacionadas