Martes, 27 de febrero de 2024

Jhonatan Amores, a pelear hasta el final por el cupo olímpico

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

24 Nov 2023 - 6:20

En medio de un cambio de distancia, de los 50 a los 20 kilómetros, y de un complicado año con enfermedades, el atleta de Machachi sueña con la clasificación a Juegos Olímpicos.

Jhonatan Amores, durante una entrevista con PRIMICIAS en Quito, el 15 de noviembre de 2023.

Autor: Felipe Núñez

Actualizada:

24 Nov 2023 - 6:20

Jhonatan Amores, durante una entrevista con PRIMICIAS en Quito, el 15 de noviembre de 2023. - Foto: Israel Mora / PRIMICIAS

En medio de un cambio de distancia, de los 50 a los 20 kilómetros, y de un complicado año con enfermedades, el atleta de Machachi sueña con la clasificación a Juegos Olímpicos.

Para un marchista de élite, cambiar una vez de distancia es un reto importante, significa modificar la estrategia, el ritmo y el calendario de competencias. Y si eso ya es difícil, más complicado es cambiar dos veces de distancia y ese es el caso de Jhonatan Amores.

El deportista nacido en Machachi comenzó su carrera en los 20 kilómetros, pero para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 vio una buena oportunidad de clasificarse para los 50 kilómetros. Cumplió con su objetivo y además se acomodó a esta distancia.

"En Tokio estuve hasta el kilómetro 34 en el pelotón y, cuando acabé la prueba, me decía que para París tenía que buscar estar más adelante", recuerda en una entrevista con PRIMICIAS.

Sin embargo, el Comité Olímpico Internacional decidió eliminar la distancia de 50 kilómetros de su programa y dejar solamente la de 20. Por segunda vez en su carrera, y en apenas tres años, el ecuatoriano tuvo que cambiar nuevamente de modalidad.

A pesar de esta transición, el deportista de 25 años se mantiene optimista y explica que hay un lado bueno de esta situación: él aún recuerda cómo era competir en los 20 kilómetros y cree que este cambio le puede ayudar a sacar su "explosividad".

"No soy un marchista de edad mayor, aún tengo esa noción de competir en una distancia menor, tengo esa agresividad de cuando era más pequeño, de no estar resguardándome, de competir duro desde el principio, eso no se me ha ido".

"Los 50 kilómetros eran una distancia de mucha mentalidad, en cambio, los 20 kilómetros son de sensaciones y de llegar al final con la explosividad máxima".

Jhonatan Amores, marchista ecuatoriano.

Y además de la adversidad de cambiar de distancia, este año Jhonatan tuvo algunas complicaciones en su salud, que lo afectaron en su objetivo de la marca olímpica.

"Inicié el año con el Nacional de Marcha, pero estaba enfermo, aun así, creo que hice una marca aceptable para estar con gripe y defensas bajas".

Luego viajó a Europa, para probarse ante los mejores atletas del mundo. "Sabía que mi proyección estaba avanzada, pero en Portugal me dio una infección estomacal".

No se rindió y compitió en La Coruña, en España, donde mejoró su marca por tres minutos. "Estaba en el camino correcto".

Y finalmente disputó el Sudamericano en Brasil, donde nuevamente bajó su tiempo y ganó la medalla de plata.

Jhonatan Amores, con su medalla de plata del Sudamericano de Marcha.

Jhonatan Amores, con su medalla de plata del Sudamericano de Marcha. CDP

El reto de los segundos Juegos Olímpicos

Para Jhonatan Amores, es "admirable" el nivel de los marchistas en nuestro país. Daniel Pintado y David Hurtado lideran la lista, ambos fueron campeones en los Juegos Panamericanos y tienen la marca mínima para París 2024.

Un tercer marchista también ha establecido el tiempo mínimo, Jordy Jiménez. Y aquí está el reto, ya que solo tres atletas masculinos por país podrán clasificar en los 20 kilómetros.

Por lo tanto, Jhonatan tendrá que superar el tiempo de aunque sea uno de sus compatriotas si quiere llegar a sus segundos Juegos Olímpicos.

"Nunca se había visto este nivel. Esto me motiva, me dice que necesito mejorar. Me ha cambiado completamente el chip", reconoce el deportista oriundo de Machachi.

Su primer objetivo será superar el 01:20:08 que Jordy Jiménez tiene actualmente. La lucha por el cupo sigue hasta el 30 de junio de 2024, así que cualquier marchista ecuatoriano podría mejorar esta marca hasta entonces.

Jhonatan se ha marcado una ruta clara para conseguir ese cupo olímpico. Su objetivo es claro, si no lo consigue en una competencia, lo hará en la siguiente, y sino, en la siguiente, hasta la última oportunidad.

El primer paso será el Nacional de Marcha, en febrero. "Ahí voy a mejorar mis marcas, demostraré el mejor nivel de mi vida. Si no lo obtengo ahí, la idea será conseguirlo en Europa".

Habrá varias oportunidades en el viejo continente. Primero en República Checa, luego en Portugal y, tal vez la más importante, en La Coruña en España.

"Creo que el pico de forma lo encontraremos en La Coruña. Además, todos los ecuatorianos iremos allá, así que creo que será dónde se decida".

Para Jhonatan Amores, las claves de este camino hacia París serán la paciencia y la perseverancia. Ir paso a paso, siempre con el objetivo en mente.

"Es cuestión de adaptarse, de tener mente positiva, me estoy demorando más en obtener la clasificación olímpica a París, pero el camino está ahí y las posibilidades son amplias", afirma con seguridad.

Jhonatan Amores, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 15 de noviembre de 2023.

Jhonatan Amores, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 15 de noviembre de 2023. Israel Mora / PRIMICIAS