Domingo, 03 de marzo de 2024

Karla Jaramillo, un camino con altas y bajas hacia París 2024

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

1 Dic 2023 - 6:15

Ha sido un año de enseñanzas y experiencias para la marchista ibarreña, quien cree que su punto más alto aún está por venir y no se da por vencida en el sueño por sus segundos Juegos Olímpicos.

Karla Jaramillo, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 15 de noviembre de 2023.

Autor: Felipe Núñez

Actualizada:

1 Dic 2023 - 6:15

Karla Jaramillo, durante una entrevista con PRIMICIAS, el 15 de noviembre de 2023. - Foto: Israel Mora / PRIMICIAS

Ha sido un año de enseñanzas y experiencias para la marchista ibarreña, quien cree que su punto más alto aún está por venir y no se da por vencida en el sueño por sus segundos Juegos Olímpicos.

Obtener la marca mínima para clasificar a Juegos Olímpicos se ha convertido en una epopeya, un único objetivo, para los atletas de élite de Ecuador. A menos de un año para el comienzo de los Juegos, el tiempo es cada vez menor para obtener este cupo.

Es una situación que puede resultar estresante, que pone a los deportistas al límite. Pero, en medio de toda esta presión, Karla Jaramillo se muestra tranquila, segura de los avances que ha demostrado en este 2023.

"Ha sido un año bueno, lo he aprovechado para poder llenarme de experiencias, cada competencia me ha llevado a ser mejor", analiza en una entrevista con PRIMICIAS.

La ibarreña de 26 años debe buscar la clasificación en los 20 kilómetros, la única distancia individual que se disputará en París, pero también ha competido esta temporada en los 35 kilómetros, un reto adicional, que le causa orgullo y satisfacción.

"He tenido que subir y bajar cargas, hasta en lo emocional, pero eso es el deporte y eso es la vida, nos da estas pruebas, algunas largas y fuertes, como los 35 kilómetros, y otras más rápidas, como los 20 kilómetros".

Karla comenzó su año en el Nacional de Marcha, donde se ubicó cuarta en los 20 kilómetros. Luego compitió en Dudince, Eslovaquia, y finalizó en el puesto 12 en los 35 kilómetros.

Después se ubicó en la posición 13 en los 20 kilómetros en Rio Maior, en Portugal, y terminó en el puesto 35 en La Coruña, en España, en la misma distancia. Finalmente, disputó el Mundial de Atletismo en Hungría y llegó en la posición 32 en los 35 kilómetros.

"Creo que aún no he llegado a mi punto más alto, ha sido un año irregular, con subidas y bajadas, con cosas externas a lo deportivo, pero ya me siento fuerte y visualizándome para hacer la marca olímpica (01:29:20)".

Karla Jaramillo, durante los Juegos Suramericanos de Asunción.

Karla Jaramillo, durante los Juegos Suramericanos de Asunción. COE

Para París, solo tres marchistas ecuatorianas podrán clasificarse. Glenda Morejón hasta ahora es la única en haber cumplido con el tiempo, por lo que quedan dos cupos para nuestro país.

Entre las rivales de Karla para ganar estos puestos están: Doménica Valdez, Magaly Bonilla, Johana Ordóñez, Paola Pérez y Paula Torres.

"Ecuador es cuna de marchistas, ahora vienen de todas las provincias. Todas tenemos el sueño y yo, como el resto, también me preparo y me esfuerzo".

La ibarreña explica que ha terminado la "etapa general" de su entrenamiento, bajo la guía de Giovan Delgado.

"Hemos hecho caminatas largas y también hemos corrido, vamos fortaleciendo el cuerpo. Además, hemos trabajado la parte psicológica. Yo siempre he dicho que debemos unir cuerpo, mente y espíritu para que todo esté en armonía".

"La marcha es mi refugio, cuando marcho me olvido de todo lo extra, me oxigeno, es lo mío, es lo que hago, es lo que soy".

Karla Jaramillo, marchista ibarreña.

Se viene un semestre a todo o nada para Karla. La ecuatoriana buscará la marca olímpica en el Nacional de Marcha, el Panamericano, el Mundial, el Gran Premio de La Coruña o en Rio Maior.

"(Llegar a París) sería un honor, un privilegio, mis segundos Juegos Olímpicos, sería un sueño hecho realidad", anhela la marchista.

Karla Jaramillo, durante una entrevista con PRIMICIAS, en Quito.

Karla Jaramillo, durante una entrevista con PRIMICIAS, en Quito. Israel Mora