Elizabeth Bravo apunta a estar entre las ocho mejores en Tokio 2020

Jugada

Autor:

Daniel Sánchez

Actualizada:

28 Dic 2019 - 0:03

Elizabeth Bravo tendrá que puntuar en dos competencias durante el primer semestre de 2020 para asegurar su cupo en Tokio. - Foto: Cortesía

Elizabeth Bravo apunta a estar entre las ocho mejores en Tokio 2020

Autor:

Daniel Sánchez

Actualizada:

28 Dic 2019 - 0:03

La triatlonista ecuatoriana llegará a sus terceros Juegos Olímpicos con la experiencia y preparación suficientes como para alcanzar un diploma olímpico en Tokio.

Para Elizabeth Bravo, el deporte se convirtió en una profesión gracias al Plan de Alto Rendimiento que implementó la Secretaría del Deporte en 2011. Eso le permitió planificar su trabajo para clasificar a Londres 2012, sus primeros Juegos Olímpicos.

En la capital británica se ubicó en el puesto 49 de 55 participantes. “Sentía vergüenza, pero la gente se me acercaba y se sorprendía de lo que conseguí, porque destacaban que solo lo mejor del mundo estaba en esa competencia”.

Su entrenador, Francisco Tirado, fue el responsable de que Bravo no se retire y cumpla un nuevo ciclo olímpico rumbo a Río de Janeiro 2016. La triatleta dio a luz en enero de ese año, retomó su nivel y clasificó a la Olimpiada en la última prueba puntuable, antes del cierre de inscripción.

Viajó a Río de Janeiro con su bebé y su familia y llegó con un objetivo: “no quería que me lastraran, es decir que en la bicicleta las primeras me superen con una vuelta en el trayecto, lo logré y además mejoré en dos puestos mi posición de Londres”.

Tokio, su mejor ciclo

Elizabeth Bravo no detuvo su carrera después de Río de Janeiro. Se ha mantenido en constante entrenamiento y ya alista su tercera participación en Juegos Olímpicos.

Tokio es su nuevo objetivo. Aunque ha sido su mejor ciclo, no han faltado los problemas. “En un entrenamiento en 2018 me caí de la bicicleta, me rompí el cúbito y el radio en 10 pedazos y tuve un corte en la pierna”.

La recuperación le tomó dos meses y cuando parecía que superaba los inconvenientes, en un entrenamiento en carretera en enero de 2019, la atleta se luxó el tobillo y tuvo que volver a parar.

A pesar de ello, sus resultados la ubican en el puesto 45 del ranking de la Unión Internacional de Triatlón (ITU por sus siglas en inglés) y 48 en la simulación de clasificación a Juegos Olímpicos que la organización publica semanalmente.

Es decir, la triatleta cuencana tiene casi asegurado un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio, al que ingresan las 50 mejores de la disciplina.

Este puesto lo alcanzó con los triunfos que logró en las competencias en Salinas (Ecuador), Santo Domingo (República Dominicana) y Monterrey (México). Así como la medalla de bronce en los Juegos Sudamericanos en Cochabamba (2018) y el décimo lugar en los Panamericanos de Lima (2019).

Sus terceros Juegos

Su meta en Tokio es ambiciosa, pero basada en sus últimos resultados. “Mi objetivo es muy alto, quiero estar entre las mejores ocho del mundo y tener un diploma olímpico“.

La estrategia de Elizabeth Bravo es ir al mismo ritmo del pelotón. “Si llego en el primer grupo de la bicicleta podré hacer algo grande“, señala la triatlonista sobre el plan que tiene con su entrenador, que también es su esposo.

Bravo sabe que será una competencia complicada por las altas temperaturas que se pronostican. La ecuatoriana viajará tres semanas antes para aclimatar su cuerpo y establecer su plan de alimentación e hidratación para no dejar cabos sueltos.

“No hay que descuidarse, estar concentrados para no dejar detalles como la hidratación y espero que la organización no acorte la carrera. Por la temperatura podrían bajar de 15 a 5 kilómetros la distancia, lo que me perjudicaría porque mi fuerte es correr”.

Su futuro

Elizabeth Bravo cumple 33 años en enero de 2020 y cree que todavía puede realizar otro ciclo olímpico. Es una decisión que debe tomar con su familia, ya que debe invertir mucho dinero en su participación en distintos eventos.

En caso de retirarse de la actividad profesional, la cuencana quiere dedicarse a la fisioterapia. Ella es licenciada y máster en fisioterapia del deporte.

Además, la atleta trabaja con un grupo de deportistas. Su objetivo a largo plazo es formar a niños y jóvenes, para que sean las nuevas promesas del triatlón en el Ecuador.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas