Edgardo Bauza, el hombre que cambió el fútbol

Jugada

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

16 Oct 2021 - 0:05

Edgardo Bauza, durante un entrenamiento de Liga de Quito, el 30 de junio de 2008, antes de jugar la final de la Copa Libertadores. - Foto: Reuters

Edgardo Bauza, el hombre que cambió el fútbol

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

16 Oct 2021 - 0:05

Dos imágenes podrían resumir el paso del ‘Patón’ por Liga de Quito. La primera, cuando fue sacado en patrullero del estadio Casa Blanca, después de perder ante Olmedo, en abril de 2007. Y la segunda, cuando levantó el trofeo de la Copa Libertadores, en el Maracaná de Río de Janeiro, en julio de 2008.

Hay jugadores y entrenadores que dejan huella por donde van. Uno de ellos es Edgardo Bauza. El ‘Patón’ escribió una historia inolvidable y sus triunfos con Liga de Quito cambiaron para siempre el fútbol ecuatoriano.

El entrenador rosarino llegó al país casi en silencio. El 28 de julio de 2006 fue anunciado por Liga Deportiva Universitaria, al día siguiente aterrizó en el aeropuerto Mariscal Sucre y el 31 de julio dirigió su primer entrenamiento en el Complejo de Pomasqui. Ahí empezó todo.

Bauza no había ganado nada como entrenador hasta ese momento. Más bien llegó a la capital ecuatoriana con perfil bajo. Había dirigido su querido Rosario Central, Vélez Sarsfield y Colón de Santa Fe en su país y Sporting Cristal en Perú.

Su carrera no era promisoria. En algún momento hasta se dedicó a ser comentarista de fútbol en televisión y participaba, junto a otros entrenadores, en un programa de Fox Sports dirigido por Fernando Niembro.

Pero Liga le cambió la vida y él le cambió la vida a Liga. La temporada 2006 no fue del todo exitosa y a pesar de que había un plantel lleno de estrellas, Liga Deportiva Universitaria terminó en tercer lugar en el campeonato local.

En 2007 llegaron los problemas. La campaña no empezó bien y para el 22 de abril de ese año, Liga ocupaba el octavo lugar entre 10 equipos, después de perder ante Olmedo en Ponciano.

La hinchada se cansó y en la general sur baja, los aficionados colgaron una bandera que decía “Bauza puto, deja de robar”, mientras el resto del estadio coreaba: “¡Sí se va, sí se va, Bauza sí se va!”.

El ‘Patón’ abandonó el estadio escoltado por un grupo de agentes de la Policía Nacional y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), para evitar que lo lincharan.

Todos los integrantes de la Comisión de fútbol de Liga querían que Bauza se vaya, pero Rodrigo Paz se impuso. El histórico dirigente confiaba en el trabajo del entrenador argentino y convenció al resto de que los resultados iban a llegar. Así fue. Liga ganó el campeonato ecuatoriano ese año.

Cuando empezó la temporada 2008, nadie se imaginaba lo que iba a suceder. Edgardo Bauza armó un equipo a su medida. Trajo a José Francisco Cevallos, aunque nadie en Liga lo quería. Dejó ir a Christian Lara, para darle ese lugar a Damián Manso. Llegó Claudio Bieler, confió en Joffre Guerrón y Luis Bolaños. Se consolidó Norberto Araujo.

Partido a partido, la ‘U’ se fue creciendo en la Copa Libertadores. Fue el primer equipo en clasificarse a los octavos de final y a partir de ahí empezó a dar golpe tras golpe.

Primero cayó el Estudiantes de la Plata de Juan Sebastián Verón. En cuartos de final, Liga despachó a San Lorenzo de Almagro, que tenía un plantel millonario, armando por Marcelo Tinelli. En semifinales, los ‘albos’ eliminaron al poderoso América de México.

Y en la final, todo fue de ensueño. Liga goleó 4-2 a Fluminense en Quito y se quedó con el título después de una actuación inolvidable de José Francisco Cevallos en el Maracaná.

Tras el último penal, la señal de televisión enfocó a Bauza. El ‘Patón’ no podía creer lo que había logrado. Se tomó el rostro y se puso a llorar. Ese día cambió la historia del fútbol ecuatoriano.

De ahí en adelante, Bauza siguió dejando un legado. Llevó a Liga Deportiva Universitaria a ser subcampeón del mundo, después de hacerle un partidazo al Manchester United de Cristiano Ronaldo, Carlos Tévez y Wayne Rooney.

Después de ese partido, que se jugó en el estadio internacional de Yokohama, Edgardo Bauza se fue de Liga, aunque volvería apenas un año después. El ‘Patón’ regresó para la temporada 2010 y para volver a ganar.

Ese año ganó la Recopa Sudamericana y el campeonato nacional. Y se quedó en Liga hasta 2013. El ‘Patón’ se fue de la ‘U’ para seguir haciendo historia, pero en otros lugares.

Sus récords son numerosos. En 2008, Diario El País de Montevideo le entregó el premio a mejor entrenador de América, en la tradicional votación realizada por periodistas de todo el continente.

En ese mismo año, la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) lo designó como el tercer mejor entrenador del mundo.

Edgardo Bauza se convirtió en el primer entrenador en la historia en clasificar a semifinales de la Copa Libertadores, con cuatro equipos diferentes: Rosario Central (2001), Liga de Quito (2008), San Lorenzo (2014) y Sao Paulo (2016).

Solo cuatro entrenadores han ganado la Copa Libertadores con dos clubes diferentes: Carlos Bianchi (con Vélez en 1994 y Boca Juniors en 2000, 2001 y 2003), Paulo Autuori (con Cruzeiro en 1997 y Sao Paulo en 2005), Luiz Felipe Scolari (con Gremio en 1995 y Palmeiras en 1999) y Edgardo Bauza (con Liga de Quito en 2008 y San Lorenzo en 2014).

En el libro el ‘Método Bauza’, escrito por Ariel Ruya, el rosarino dice que Quito es su “lugar en el mundo”. Y así fue. Siempre que pudo, volvió al Ecuador a pasar vacaciones y a vivir. En Quito se casó, invirtió, construyó un hogar. Y en Liga, se quedó para siempre.

A los 63 años, Edgardo Bauza se retiró de la dirección técnica por “razones de salud”, según explicó el mismo ‘Patón’, en una extensa carta publicada por su hijo Maximiliano, en sus redes sociales.

Allí, Bauza explica: “Entendí y acepté que para mi propio bienestar y para el de mi familia, debía apartarme del trabajo que me apasiona y con el que conviví durante tantos años, luego de mi etapa de futbolista”.

El ‘Patón’ agradeció a los jugadores, dirigentes, empleados y clubes y selecciones por los que pasó. A su equipo de trabajo, a su gran amigo José Daniel Di Leo, a su familia. Y también hace dedicatoria especial. “Mi recuerdo especial es para Rodrigo Paz, quien sinceramente fue mi segundo padre“.

En realidad Edgardo Bauza no se fue del fútbol. Estará en cada hincha de Liga que recuerde ese equipo fantástico que ganó la Libertadores en el Maracaná, o esas vueltas olímpicas en Casa Blanca. El ‘Patón’ será recordado por cada aficionado que entienda que siempre es posible cambiar la historia.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas