Hugo Quinatoa, de estar en coma a dar pelea en la Vuelta al Ecuador

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

14 Dic 2021 - 0:05

Hugo Quinatoa, con la camiseta verde como líder de las metas volantes, después de la Etapa 4 de la Vuelta al Ecuador, el 11 de diciembre de 2021. - Foto: Ministerio del Deporte

Hugo Quinatoa, de estar en coma a dar pelea en la Vuelta al Ecuador

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

14 Dic 2021 - 10:36

En 2017, el ciclista ecuatoriano sufrió una caída en una competencia de ciclismo de montaña; se golpeó los pulmones y estuvo en coma por una semana. Cuatro años después y con mucha perseverancia, Quinatoa se subió al podio como líder de las metas volantes, tras la Etapa 4 de la Vuelta.

Hugo Quinatoa tiene 24 años y nació en Cayambe. Es el mayor de cinco hermanos y viene de una familia muy humilde, dedicada, sobre todo, al cultivo de flores.

Empezó en el ciclismo a los 15 años. Recuerda que en su barrio, Juan Montalvo, organizaban carreras por fin de año con todos los chicos. Él nunca faltó. Por eso, su madre hizo un préstamo de USD 100 y le compró su primera bicicleta.

En uno de esos eventos, Manuel Cacuango, uno de los organizadores, se fijó en el joven deportista y lo invitó a formar parte de la Liga Cantonal de Cayambe, la cual contaba con una escuela de ciclismo.

Pero la falta de dinero para comprar los implementos era un impedimento. “Entrenaba tres o cuatro meses y paraba. A veces no tenía dinero para trasladarme a la escuela. Era duro porque yo me ilusionaba mucho”, admite Quinatoa en diálogo con PRIMICIAS.

De todas formas, fue parte del equipo Saitel, con el que corrió por una temporada. Paralelamente, Quinatoa trabajaba como fumigador en una florícola. El objetivo era ayudar a su madre a comprar comida y materiales para la escuela de sus hermanos.

Si bien quería dedicarse de lleno al deporte, el cayambeño también se ilusionaba con estudiar en la universidad en Ibarra. Pero, otra vez, las dificultades económicas empañaron sus intenciones. Aún así, Quinatoa señala: “Me gustaría estudiar veterinaria o ingeniería mecánica“.

En 2017, la vida le puso una prueba compleja a Quinatoa. En una válida de ciclismo de montaña, la llanta delantera se le trabó en un hueco y salió disparado. Como consecuencia se golpeó los pulmones, perdió la respiración y terminó en coma.

El ecuatoriano reconoce que ha sido el obstáculo más importante a lo largo de su carrera. “Pero tuve una buena recuperación con el apoyo de mi familia y mi esposa”.

Al poco tiempo después, Quinatoa se convirtió en papá de Nicolás, quien hoy tiene cuatro años y todos los días pasa con su abuela, mientras sus padres salen a trabajar.

Hugo conoció a Byron Guamá allá por 2018, mientras salía a entrenar por Cayambe. Recuerda que se hicieron buenos amigos y a partir de ese momento no dejaron de hablar. Admite que el ‘Patrón’ es su máximo referente.

En 2020, Guamá y Quinatoa fundaron Bytrik Store, una tienda de bicicletas y otros implementos deportivos. Hugo se encarga de la parte mecánica y también de la comercialización. Ese es su único sustento, que a su vez le ha permitido entrenar con mayor tranquilidad.

Hugo Quinatoa trabaja de lunes a sábado, mientras que los domingos se dedica a las carreras. En cambio, su esposa hace trámites del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

“Lo más extremo que he hecho por el ciclismo es dejar de comprar cosas para mi hijo o mi mujer por adquirir repuestos para la bicicleta, porque es un deporte muy caro”, señala con la voz entrecortada Quinatoa.

Pero también insiste en que la falta de recursos ha sido un impedimento para su crecimiento en el ciclismo, ya que necesita guantes, gafas, casco y suplementos vitamínicos.

Un sueño: la Vuelta al Ecuador

Con la edición de 2021, Hugo Quinatoa ha participado en tres Vueltas al Ecuador. Para su primera participación (2018) renunció a su trabajo y entrenó por un mes. Dice que sufrió demasiado porque “el nivel era muy fuerte”. Pero gracias al apoyo de Guamá sobrellevó la situación y la terminó.

Para la segunda, en 2020, y ya con más experiencia, se preparó durante 60 días y su objetivo pasó por llegar a todas las metas junto al pelotón. Lo cumplió.

Y en lo que va de la tercera, en 2021, la Vuelta ha sido una montaña rusa para Quinatoa. En la Etapa 1 se cayó y su bicicleta, que ya venía desgastada, se rompió en la parte del manubrio. “Tuve que parcharla con taipe porque no tenía repuestos“, confesó.

Además venía con la cadena suelta, lo que significaba un doble esfuerzo para completar las etapas. De todas formas, en la cuarta jornada Quinatoa dio la gran sorpresa y se convirtió en el líder de las metas volantes, con lo cual se subió al podio y vistió la camiseta verde.

Quinatoa corre para el equipo Oro y Grana, de Pichincha, un plantel que solo se formó para la edición 38 de la Vuelta al Ecuador. Su meta, sostiene, es mostrarse ante el mundo y que todos conozcan su potencial.

El corredor cayambeño se dejó ver en las primeras cinco etapas, pero este lunes 13 de diciembre en la etapa reina, sufrió más de la cuenta. Quinatoa llegó a más de 50 minutos del vencedor, Steven Haro.

Para esta Vuelta, lo que más le ha costado al corredor es adecuar su dieta. Entre risas, cuenta que le gusta mucho el hornado y las papas fritas. Precisamente ese tipo de comidas ya no puede ingerir, además de descansar mínimo ocho horas al día.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas