Jerson Stacio y su historia de superación luego un problema cardíaco

Jugada

Autor:

Doménica Figueroa

Actualizada:

1 Mar 2022 - 18:45

Jerson Stacio junto al director técnico Tabaré Silva, en el año 2019. - Foto: @Jersonstacio34

Jerson Stacio y su historia de superación luego un problema cardíaco

Autor:

Doménica Figueroa

Actualizada:

2 Mar 2022 - 15:52

Aunque su corazón no se detuvo de forma literal, su vida como futbolista profesional sí. El jugador Jerson Stacio se retiró en octubre de 2007 tras haber sido diagnosticado con una hipertrofia ventricular izquierda (engrosamiento de la pared de la cámara de bombeo principal del corazón).

Para el oriundo de Guayaquil pero criado en Ventanas, Provincia de Los Ríos, su vida era el fútbol. Pero un diagnóstico médico lo alejó de las canchas y sus planes cambiaron radicalmente. La dirección técnica es una de sus actuales actividades.

Jerson Stacio cuenta en una entrevista con PRIMICIAS que desde los 14 años se preparó para ser futbolista profesional y que nunca pensó que un problema en el corazón lo iba a obligar a retirarse.

Su niñez y juventud la vivió en Ventanas y el 10 de noviembre 1992, cuando la selección de su cantón jugó un “amistoso por las festividades y mi intención era ser parte de ese equipo”. Fue su momento. El joven jugador tuvo “una actuación destacada”.

Tanto así que fue convocado por Carlos Cubi y Dusan Dráskovic para la Selección nacional Sub 17. Su salto lo llevó incluso a disputar un torneo sudamericano en Colombia con la ‘Tri’.

En 1993 “salí de la Selección y automáticamente el Club Sport Emelec se fijó en mi y compró mis derechos deportivos”. Después, la carrera de Jerson Stacio despuntó en clubes como:

  • Valdez Fútbol Club (1994)
  • Emelec (1995)
  • Aucas (1996)
  • Deportivo Quevedo (1997)
  • Macará (1998)
  • Audaz Octubrino (1999 – 2000)
  • Deportivo Cuenca (2001 – 2006)
  • Aucas (2007)

Tras jugar en distintos equipos ecuatorianos y quedar campeón con el club ‘Morlaco’ en 2004, el defensa central pasó al Aucas sin saber que ese sería la última camiseta que vestiría.

2007 fue un año duro para Jerson Stacio. Todo marchaba bien hasta el mes de octubre y durante una práctica el futbolista, que en ese entonces tenía 30 años, aseguró que se sintió mal.

Luego de un entrenamiento me dio un preinfarto” cuenta el exdefensa central que detalla que durante la práctica tenía adormecido el brazo izquierdo, lo conversó con el médico de Aucas que pensó que era un problema muscular y bajó la intensidad de su esfuerzo físico.

Posterior a eso, salió del entramiento del estadio de Chillogallo, se subió a su carro y se sintió peor. Llamó a su seguro médico que lo direccionó a la Clínica Pichincha y describe que logró llegar hasta el parqueadero y se desmayó.

“Terminé en la clínica internado. Luego de todos los exámenes que me hicieron determinaron que tenía una hipertrofia ventricular izquierda y que tenía que dejar la actividad deportiva”.

El ejemplo que le dieron su padre y su padrastro, que también eran futbolistas, quedó atrás. Su vida cambió y de un día para otro dejó el deporte que tantas alegrías le dio.

“Corría el riesgo de sufrir una muerte súbita en el campo de juego”.

Jerson Stacio

Y aunque Jerso Stacio asegura que no recibió un apoyo psicologíco tras esta noticia, el consuelo que tuvo fue quedarse en Aucas como asistente técnico por el resto de la temporada. “Fue para que no sienta el abandono de la actividad y en algo me ayudó”.

Después dirigió en Macas entre 2008 y 2009, para luego retornar a su amado Deportivo Cuenca. Incluso fue asistente del estratega argentino Luis Soler entre 2010 y 2012.

También fue asistente de Pablo Bravo y Fabián Frías, en Gualaceo SC (Serie B) y tuvo el cargo de supervisor en las formativas del Cuenca.

Ese “cambio” de futbolista a ser parte del cuerpo técnico lo considera como “una transición” distinta y no tan sencilla, pues le costó mucho ya no jugar. Pero también sabe que era la única opción con tal de seguir viviendo.

La dirección técnica ahora es parte de su día a día. El guayaquileño estudió para ser DT en el Instituto Superior Tecnológico de Fútbol de la FEF, en su ciudad natal.

Y este año será nuevamente parte del cuerpo técnico del Deportivo Cuenca. Esta vez en la Sub 19. Jerson Stacio llegó al cargo tras conversar con Luis Fernando Saritama, el director deportivo del ‘Expreso Austral’.

Pero su sueño y objetivo principal es llegar al primer equipo y sacarlo campeón de la primera categoría bajo su dirección.

Su faceta como emprendedor

El ecuatoriano de 45 años confiesa que aún siente dolores en el pecho, que según los médicos es normal. Pero su afectación hizo que además de la dirección técnica busque otras opciones para vivir.

Una de ellas es la marisquería ‘El Profe’. Este local lo abrió en Cuenca y sirve comida costeña. Lo inauguró en 2020 cuando se quedó sin trabajo.

Ha sido su sustento pero también cuenta que últimamente “por el tema de la pandemia han bajado las ventas”, pero confía que su clientela continúe visitándolo.

Ya con 21 años radicado en la ‘Atenas del Ecuador’, Jerson Stacio no quiere tener solo un restaurante. Pues también se dedica a la siembra y producción de cacao.

Pero como plan a futuro busca exportar su café molido al exterior. “Fui a Estados Unidos el año pasado, llevé una cantidad de café molido y lo pude vender sin problema. Ahora quiero exportarlo por mayor”.

Y en honor al tiempo que ha vivido en Cuenca, al amor que siente por la ciudad y por el equipo en el que jugó, el nombre de su café oficialmente será: ‘Expreso Austral’.

El nombre es futbolero, tiene que ver con la ciudad y la región y es también para causar un poquito de impacto”, afirma.

Con dos emprendimientos y un cargo técnico, Jerson Stacio ve el 2022 como una oportunidad más de vida y llena de trabajo. Aunque su meta principal no dejará de ser la de dirigir al plantel principal de Deportivo Cuenca, en el futuro.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas