LigaPro cambiará el régimen sancionador y lo hará más “severo” en 2021

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

17 Dic 2020 - 0:05

Alberto Díaz, director ejecutivo de LigaPro, en su oficina en Guayaquil, el martes 15 de diciembre de 2020. - Foto: Cortesía LigaPro

LigaPro cambiará el régimen sancionador y lo hará más “severo” en 2021

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

17 Dic 2020 - 0:05

El director ejecutivo de la Liga Profesional, Alberto Díaz, aseguró que el reglamento del control económico sobre los clubes será actualizado en diciembre de este año, en el Congreso de Presidentes, para que sus afiliados logren una mayor estabilidad financiera.

En una entrevista con PRIMICIAS, Díaz explicó cómo ha afectado la pandemia a la LigaPro, cuál ha sido el mayor desafío de los equipos, por qué se salió de las manos el control económico, en qué aspectos se va a actualizar para el próximo año, la relación con GolTV y el sistema del campeonato en 2021.

¿Cómo afectó la pandemia a la LigaPro?

Como a cualquier otra Liga, nos afectó de forma drástica. Los ingresos proyectados no se han podido cumplir con respecto a lo que planeamos a principios de año. También hubo gastos adicionales (pruebas rápidas) para cumplir con todos los protocolos de bioseguridad. Esto no estaba previsto en nuestro presupuesto inicial. Hicimos recortes tremendos en nuestros gastos, superiores al 40%, pero esto nos va a permitir salvar el año económico.

Los clubes también lo tienen bastante complicado. Han hecho esfuerzos por reducir sus gastos, fundamentalmente salarios de sus empleados. Ha sido un año terrible para el fútbol ecuatoriano y mundial.

¿Cómo proyectan la temporada 2021?

Seguirá siendo un año complicado. A diferencia de 2020, no nos va a coger de sorpresa. Ya estamos preparando los presupuestos. Nos veremos en la obligación, una vez más, de tener que maximizar la búsqueda de acuerdos comerciales y reducir gastos, para garantizar la sostenibilidad económica de la institución.

¿Cómo se distribuye el dinero que recibe LigaPro?

Evidentemente hay una partida importante que es la de los salarios. Otra fundamental es el pago de las pruebas rápidas, que son necesarias para que pueda existir la competición.

En un futuro, cuando salgamos de esta situación, nos gustaría ayudar a los clubes pagando viajes, por ejemplo, o subvencionando el costo de los árbitros.

Ayudar a los clubes, ¿estaba pactado a principios de año?

Pactado no, pensado sí. No es lo mismo funcionar con un auspiciante principal y con un contexto económico normal, sin pandemia, a despertarse con el Covid-19. La hoja de ruta nos cambió totalmente.

Usted lleva un año en la LigaPro, ¿con qué se encontró al llegar?

Me encontré con unos cimientos sólidos, de un proyecto que aunque se le critica y trata como si llevara 20 o 30 años, solamente tiene dos. Tenemos problemas de ligas grandes, que siempre van a existir, diferencias entre dirigentes, que siempre van a existir.

Pero hoy por hoy tenemos un proyecto sólido y como un caso de éxito. Explicamos en foros internacionales lo que hacemos para que otras ligas puedan aprender.

¿Por qué Ecuador es visto como un caso de éxito?

Porque en dos años que tiene de vida, ha logrado posicionarse entre los 10 mejores ligas, al menos, en cuanto a organización. Además, fuimos capaces de retomar la competición, cuando había otras, con mayor experiencia, que no lo podían hacer. Hay muchas cosas que mejorar. No podemos pretender pasar de 0 a 100 en un año o dos.

¿Cuál fue el mayor reto en este año?

Cuando llegó la pandemia, el objetivo era claro: volver lo antes posible a la competición, sin poner en riesgo la salud de los empleados, futbolistas y árbitros. Lo conseguimos. Demostramos que tenemos protocolos de bioseguridad dignos de admirar y todo esto sin un coste adicional para los clubes.

¿Qué se debe mejorar en los clubes y en sus administraciones?

Siempre digo que no existe gestión deportiva de ningún tipo sin control económico. A partir de ahí hay un tema que es fundamental: los dirigentes deben entender que se debe contratar conforme al presupuesto económico que tiene cada club. Y con ese presupuesto contratan a los mejores jugadores posibles.

No se fichan jugadores y luego se ve cómo se paga. Eso es esencial. Hay clubes que lo tienen asumido, lo entienden y lo respetan. Hay otros que les cuesta más.

¿Qué es el control económico y en qué consiste?

Es una serie de normas dividas en dos reglamentos diferentes: uno es el reglamento presupuestario y otro es el de control de ejecución del presupuesto.

El presupuestario establece criterios por los cuales el club debe aportar información económica a LigaPro. Esa información es revisada y analizada por el control económico y se aplica el reglamento para proyectar cuáles van a ser los costos que se incluyan en los rubros de la siguiente temporada. De manera que se realiza una operación matemática y se determina el límite de costo de plantel que puede tener cada equipo.

Este límite, en ningún caso, va a poder ser excedido. Es decir, los clubes, cada vez que inscriben a un jugador, deben presentar la información respectiva del contrato del futbolista y nosotros comprobamos que efectivamente no se está excediendo el coste de plantilla del club y damos el visto bueno a la institución.

¿Cómo se manejó en este año el control económico?

Cuando se realizó la aprobación del límite de coste de plantilla de cada club, en febrero de este año, a cada club se le asignó previamente un límite. Hasta ahí iba todo bien. Después vino la pandemia.

Nosotros en LigaPro estuvimos valorando si correspondía realizar un ajuste en la normativa o algún otro tipo de cambio, siempre dentro de lo normativo del reglamento, puesto que previamente ya se habían asignado límites a los clubes. Yo no tengo, como máximo responsable de la parte del control económico, la capacidad legal de cambiar la norma cuando ya había empezado el torneo.

Lo que se hizo desde LigaPro fue acogerse a lo que decía la norma y que ningún club se podía exceder del límite previamente asignado.

¿Por qué hubo problemas de deudas e impagos?

Porque las proyecciones estimadas a principio de año no se han podido cumplir. Pero nosotros desde el control económico, el problema que hemos tenido y que hemos manifestado a nuestros dirigentes es: Alberto Díaz no puede ejercer el control económico a su voluntad.

Ni siquiera lo puedo adecuar semana a semana, ni mes a mes. Necesito el voto de los clubes. Si ellos no me aprueban la reforma, yo no puedo inventarme el cómo se va a manejar esto.

A finales de diciembre he solicitado hacer una actualización importante y severa del reglamento del control económico para que, con esas normativas, se pueda aplicar un control económico acorde a la situación que tenemos hoy en día de pandemia.

Pero había clubes que seguían contratando, a pesar de estar atrasados en los sueldos

Es cierto. Era una incoherencia total. Yo fui el primero en darse cuenta. Lo que pasaba era que yo, con la competición iniciada, no podía cambiar las normas del juego. Había que apelar a la responsabilidad de los dirigentes.

No es responsabilidad de LigaPro que los equipos se hayan endeudado más. Cada club se endeuda y contrata lo que considera que puede pagar. Todos somos mayores y conscientes de que hay un control económico que cumplir y que uno no debe contratar lo que no debe pagar.

Es decir, ¿falta capacidad de gestión deportiva por parte de algunos dirigentes?

Más que capacitar, hace falta gestionar más, desde un punto de vista económico y técnico y no tan pasional. Por supuesto desde LigaPro lo primero que tenemos que hacer es promover la actualización del reglamento del control económico.

Así lo voy a hacer a finales de diciembre y confió en que los clubes que se quejan de la falta del control económico, lo aprueben y voten a favor de la remodelación que voy a hacer, que es la adecuada para enderezar la situación.

¿Cuál será el principal aspecto que se va a cambiar en el reglamento?

Fundamentalmente creo que hay que cambiar el régimen sancionador. Hoy en día funcionamos con un régimen sancionador que no asusta ni a un niño pequeño. Lamentablemente el ser humano funciona mucho mejor cuando tiene miedo al castigo, a la penalización o a la represalia. Cuando llegué me encontré con un régimen sancionador bastante benévolo; es normal que los clubes no entiendan que el control económico es mucho más serio de lo que parece.

El régimen sancionador, bajo mi punto de vista y siempre aplicando un criterio técnico, hay que cambiarlo, actualizarlo y hacerlo mucho más severo. Haremos un Congreso a finales de diciembre. Posiblemente sea abierto para que los periodistas asistan.

¿Las sanciones pueden ser económicas y deportivas?

Nosotros somos contrarios a poner sanciones deportivas en cuanto a puntos o a que se prohíba competir a un club. Eso es propio de un modelo de gestión de hace 15 años.

Mi propuesta va más encaminada a endurecer las sanciones económicas y en caso de incumplimiento, prohibir al club inscribir jugadores durante una, dos y hasta cuatro ventanas de mercados de pases. Eso, en función de la gravedad de la infracción cometida.

¿Cómo está la situación con GolTV y cómo prevén el futuro?

La situación es bastante dura. La verdad es que a cualquier inversor le debe asustar, sea GolTV o cualquier otro, ver que no hay seguridad jurídica en el país donde va a invertir. Lo que no se puede hacer es cambiar los términos de un contrato de manera unilateral y de repente, simplemente, justificar todo por la pandemia.

Yo entiendo que después de la pandemia todas las industrias están pasando por problemas económicos y de tesorería. Estoy de acuerdo en que hay que mostrar flexibilidad, pero la realidad es que el fútbol debe seguir costando lo mismo el día de hoy, que hace seis o siete meses.

Incluso ahora debería costar más, porque lo hemos demostrado. Tenemos un torneo atractivo; estudios demuestran que somos el campeonato de Sudamérica con mayor promedio de goles. La gente disfruta y se entusiasma. Por eso, no consideramos justa la presión a la que está siendo sometida GolTV.

¿Les preocupa que se haya firmado un contrato por 10 años?

Totalmente. Estamos preocupados porque esto es un círculo vicioso que nos afecta a todos. Entonces debemos confiar en que las cableras cumplan con GolTV, de esa manera GolTV va a cumplir con LigaPro, nosotros con los clubes y ellos con sus empleados.

Por eso peleamos día a día. Pero claro, el primer eslabón que está fallando lo tenemos detectado, entendemos también la situación de las cableras, el mensaje que podemos trasladar es trabajar juntos. Tenemos que llegar a un acuerdo de manera urgente.

¿Qué dice GolTV?, ¿hay una solución a corto plazo?

Quiero dejar claro que lo que ha hecho GolTV es mantener su compromiso de respetar su contrato al ciento por ciento. Eso es digno de admirar. Ellos están haciendo un esfuerzo que a lo mejor no tendrían por qué hacerlo. Van a hacer lo imposible por respetar el contrato. Pagan conforme pueden.

No pasa por nuestra cabeza, a día de hoy, abandonar a GolTV. Es nuestro socio estratégico. Acá no pasa por si es que hay un incumplimiento, el vínculo se termina. Es un problema conjunto y tenemos que solucionarlo entre los dos.

¿Cómo va a funcionar el sistema del campeonato en 2021?

En principio, el modelo de la Serie A va a ser el mismo. Con respecto al número de partidos de Serie B estamos por confirmarlo.

Estamos muy contentos con el resultado de la competición que ofrecemos. Evidentemente no vamos a tener problemas de calendarios tan apretados como los que hemos tenido en esta temporada y esto favorecerá en los días de descanso para los jugadores.

¿Qué posibilidades hay de implementar el VAR en todo el torneo?

Siendo realistas nos encantaría poder implementar el videoarbitraje en todos nuestros partidos. Lo que ocurre, una vez más, es que el costo económico es elevado. Desde LigaPro, si no tenemos la capacidad para generar esos ingresos, no podemos comprometernos. Trabajamos en encontrar auspiciantes y valorar fórmulas para ofrecer VAR en todos los partidos.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas