Qatar 2022 expuso el éxito de las selecciones juveniles de Ecuador

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

14 Ene 2023 - 5:29

Moisés Caicedo celebra su gol en el partido de Ecuador ante Senegal, el 29 de noviembre de 2022. - Foto: EFE

Qatar 2022 expuso el éxito de las selecciones juveniles de Ecuador

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

14 Ene 2023 - 5:29

La selección ecuatoriana de fútbol fue la más joven de Sudamérica y la tercera con menor promedio de edad en el Mundial de Qatar 2022. El 64,3% de todo el plantel jugó al menos un campeonato mundial juvenil antes de pasar al equipo absoluto.

Más de la mitad de los convocados de Ecuador para el Mundial de Qatar hubiesen podido participar en Copas del Mundo juveniles.

El estudio ‘Aprovechar el poder de las selecciones nacionales juveniles: un camino de desarrollo de jugadores hacia la Copa Mundial de la FIFA’, realizado por el Observatorio de Fútbol CIES en colaboración con el Alto Rendimiento de FIFA, señala que 14 de los tricolores en Qatar eran elegibles para jugar los últimos cuatro Mundiales juveniles.

De ese número, 12 jugaron torneos internacionales juveniles, es decir, el 85,7%.

Ecuador tuvo en Qatar 2022 la nómina con menor promedio de edad en su historia en los mundiales: 26,4 años. Ghana fue la más joven, con un promedio de 25 años y 109 días, seguida por Estados Unidos, cuya generación no superó los 25 años y 215 días.

Desde 2020, la FIFA ha visualizado el desarrollo de las categorías formativas en Ecuador. Un grupo de expertos se encargó de recolectar datos y entrevistar a miembros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

A partir de ese trabajo surgió un reporte del estado de las categorías formativas, competiciones, estrategias de identificación de talento, educación de entrenadores, infraestructura y trabajo de selecciones nacionales juveniles y absolutas.

Después del análisis, el grupo de FIFA sugirió algunas recomendaciones (no se especificaron) y el departamento de alto rendimiento ya planea trasladar todos esos apuntes a la acción. Otro de los objetivos es ejecutar estrategias a largo plazo para mejorar el futbol juvenil.

El Mundial de Qatar, una vitrina positiva para los jóvenes

Según el estudio de FIFA, el 76,7% de los 159 jugadores del Mundial de Qatar, nacidos entre 1997 y 2002, tenían presencia internacional juvenil hasta la categoría Sub 21.

El objetivo del informe fue “examinar cómo las asociaciones nacionales utilizan sus selecciones nacionales juveniles como vía de desarrollo para sus selecciones absolutas”.

Bajo ese parámetro, los 159 jugadores del estudio provienen de 24 asociaciones nacionales, todas las cuales se clasificaron para al menos uno de los cuatro torneos juveniles: las Copas Mundiales Sub 17 de 2017 y 2019, y las Copas Mundiales Sub 20 de 2017 y 2019.

“En la previa del Mundial de Qatar se habló mucho del desarrollo juvenil en las selecciones que clasificaron y, para tener datos concretos de cada país, se hizo este estudio. En definitiva, para conocer cómo diferentes equipos han dado oportunidades al talento joven para disputar estos torneos“, explica la ecuatoriana Karina Barriga, analista de fútbol en FIFA.

De las 32 selecciones que disputaron el Mundial de Qatar, 24 participaron en al menos uno de los cuatro torneos juveniles.

De esos equipos, cuatro clasificaron para los cuatro (Francia, Japón, México y Estados Unidos) y cuatro accedieron a tres (Argentina, Ecuador, Corea del Sur y Senegal).

Mientras que nueve selecciones llegaron a dos de los torneos y los siete restantes clasificaron solo a uno.

Barriga, quien se desempeña como analista del ecosistema del fútbol a nivel global, considera que la aparición de jugadores jóvenes, sobre todo en Europa, tiene que ver con la calidad y cantidad de competiciones de alto nivel.

Pero sobre todo, gracias a un sistema de registro de futbolistas “más transparente y detallado” que en otras regiones como Sudamérica o África.

Con este sistema, añade la ecuatoriana, las federaciones locales pueden estar al tanto de dónde está cada jugador y la cantidad de torneos disputados.

“En Europa cuentan con sistemas avanzados de identificación de talentos. Eso ayuda a darle seguimiento al jugador desde las categorías inferiores para no perderle el rastro”.

En cambio, en otros países, el sistema de identificación es “menos estructurado”, lo cual genera complicaciones para seguir cada año la carrera de un jugador. Barriga asegura, además, que la irregularidad en competiciones y la falta de datos hacen que “se pierda la pista”.

Por otra parte, señala que en la mayoría de países de Sudamérica y África se presentan muchos problemas de identidad y edad de los futbolistas. Pero la FIFA ya tiene como meta capacitar a sus asociaciones miembro acerca de las distintas herramientas para registrar jugadores desde sus inicios.

La conclusión que sacó FIFA del estudio fue que casi la mitad de los 159 jugadores del Mundial de Qatar que habrían sido elegibles para jugar en las últimas cuatro Copas Mundiales Sub 17 o Sub 20 jugaron en esas competiciones juveniles (46,5%).

Barriga sostiene que se ha mejorado sustancialmente el desarrollo del fútbol juvenil en todo el mundo. Y añade que este aspecto se vio reflejado en el último Mundial por el voto de confianza de los entrenadores y los dirigentes.

Además, insiste en que “FIFA ve con buenos ojos el trabajo de Ecuador en las formativas” porque los “números lo avalan”. También dice que, más allá del éxito con la nueva generación de jugadores, la FEF “no se puede confiar” y estos análisis merecen hacerse de forma constante.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas