Nicolás Wettstein: “Mi objetivo en Tokio es ubicarme entre los 20 mejores”

Jugada

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

15 Jul 2021 - 0:05

Nicolás Wettstein, durante una prueba de salto de obstáculos. - Foto: Cortesía Nicolás Wettstein

Nicolás Wettstein: “Mi objetivo en Tokio es ubicarme entre los 20 mejores”

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

17 Jul 2021 - 14:24

El deportista suizo-ecuatoriano participará en la prueba completa de equitación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Será su segunda experiencia, después de estar presente en Río de Janeiro, en 2016.

Nicolás Wettstein monta a caballo desde los cuatro años. La equitación está en su sangre, pues tanto sus padres como sus abuelos lo practicaban.

“Yo soy jinete desde que estaba en la barriga de mi madre” dice Wettstein, quien nació en Basilea, Suiza, pero que estuvo casado con una ecuatoriana por 10 años y por eso decidió representar al país Tricolor como deportista.

Después de practicar varios deportes en su infancia, Wettstein tomó a los 12 años su primera difícil decisión, elegir la equitación como la disciplina que lo llevaría a los Juegos Olímpicos.

Pasarían 23 años para que cumpla su anhelado objetivo. En Río 2016, asistió a su primera cita olímpica. Pero el jinete no detuvo sus aspiraciones y clasificó a Tokio 2021.

“Después de mi experiencia en Río, ahora iré a Japón con la cabeza más calmada. Estoy más tranquilo que hace cinco años, a pesar de la diferente presión mental que ha venido con la pandemia”, explicó para una entrevista a PRIMICIAS.

Nicolás Wettstein, durante la apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Nicolás Wettstein, durante la apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Cortesía Nicolás Wettstein

El caballo, su pareja de aventuras

Para un jinete, su caballo se convierte en su mejor amigo, en su pareja para los momentos más importantes. A Tokio, Wettstein llevará a Altier d’Aurois, un caballo de 11 años que lo conoce desde 2016.

Si los Juegos Olímpicos hubiesen sido en 2020, su pareja hubiera sido Meyer’s Happy, un caballo de 15 años. Pero el cambio de fecha y el gran desempeño de Altier lo han colocado como su compañero para la máxima cita deportiva.

¿Cómo se lleva un caballo desde Europa a Japón? “La logística es terrible. Primero debo llevarlo en camión desde Ginebra hasta Alemania, ahí estaremos 10 días en cuarentena. Después iremos a Bélgica y desde ahí sale el avión rumbo a Tokio”.

Wettstein menciona que si bien sus caballos están acostumbrados a traslados de 15 a 20 horas en camión, la situación es diferente en un avión.

“Son viajes largos sin moverse, es muy difícil para ellos porque son atletas. Mentalmente están preparados, pero les ayudamos con comida especial y agua caliente”.

Nicolás Wettstein, junto a su caballo Altier d'Aurois.

Nicolás Wettstein, junto a su caballo Altier d’Aurois.  Cortesía Nicolás Wettstein

La prueba completa o ‘eventing’

En Tokio, Wettstein competirá en la prueba completa o ‘eventing’. “Es la más increíble de las disciplinas de los deportes ecuestres. Es el triatlón de la equitación, porque se compone de tres pruebas distintas”.

El primer día se realizará la competencia de adiestramiento. En esta prueba, los jinetes y sus caballos realizan movimientos armónicos y sincronizados, simulando una danza al ritmo de una canción. “Es como el patinaje artístico, hacemos figuras y nos califican del uno al 10”.

En la segunda jornada tiene lugar el cross-country. Es un desafío en campo, donde los jinetes deben moverse entre obstáculos naturales para llegar antes a la meta.

En esta prueba es clave la estrategia, ya que los atletas pueden ir por rutas más largas y fáciles, o más cortas y complicadas. “Es pura adrenalina. Debemos balancear entre el riesgo y el cuidado para estar en la mejor posición en los últimos días”.

La tercera prueba es la más conocida dentro de la equitación: el salto. Jinetes y caballos recorren una pista de obstáculos y reciben penalizaciones si provocan la caída de una barra.

“Al final de los tres días, el ganador es el que recibe menos penalizaciones en la suma de las diferentes pruebas”.

Nicolás Wettstein, en una prueba de salto de obstáculos.

Nicolás Wettstein, en una prueba de salto de obstáculos.  Cortesía Nicolás Wettstein

Un deporte caro

Wettstein admite que la equitación es un deporte “muy caro” ya que necesita cuidar de sus caballos y mantener su establo. La mayoría de su financiamiento es por cuenta propia. Wettstein trabaja en una empresa de complementos alimenticios en Ginebra, Suiza.

El deportista también solventa sus gastos con la colaboración del Ministerio del Deporte, a través del Plan de Alto Rendimiento. “Hace ocho años recibo apoyo de ellos, de Federación de Deportes Ecuestres y del Comité Olímpico Ecuatoriano. Es una gran ayuda, la cual quiero agradecer”.

Para reducir costos, Wettstein ha comprado sus caballos por medio de amigos o conocidos. Él los adquiere cuando son jóvenes. “Pago por ellos USD 10.000. No es mucho en comparación con aquellos que los compran cuando son mayores y ya están preparados para competir”.

Nicolás Wettstein con su equipo de entrenamiento.

Nicolás Wettstein con su equipo de entrenamiento.  Cortesía Nicolás Wettstein

Al contrario de otros jinetes que los compran cuando ya están maduros, él prefiere criarlos y pasar varios años con ellos, preparándolos y adiestrándolos. Es un trabajo más pesado, pero le permite ganar confianza con sus futuros compañeros.

“Para aquellos que no entienden este deporte, la mejor manera de comprenderlo es montar un caballo, hacer un galope con una criatura que pesa 600 kilos, saltar obstáculos de 1,60 metros a una velocidad de 36 kilómetros por hora. Solo así puedes entender esta pasión.”

Wettstein también recuerda que “los caballos no hablan”, así que se enfoca en aprender sobre ellos, sobre sus límites, para no lesionarlos y mantenerlos en el mejor nivel.

La edad es solo un número

Wettstein, de 40 años, será el atleta más veterano, junto a Alexandra Escobar, de la delegación ecuatoriana en Tokio 2021. “He aprendido que soy el más viejo, pero no me siento tan viejo. Normalmente tenemos la edad que sentimos en la cabeza“.

En Japón, el jinete cree que “todo puede pasar” aunque también reconoce que el protagonismo se lo llevarán los deportistas alemanes, franceses e ingleses.

“Yo voy a poner todo de mí. Mi objetivo es ubicarme entre los mejores 20 de los 65 participantes. Ir a unos segundos Juegos ya es un regalo enorme”.

Las ambiciones no paran ahí. “Quiero realizar un ciclo olímpico más, quiero ir a París 2024, espero lograrlo en el aspecto físico”.

Si alcanza ese reto, Wettstein llegaría a Francia con 43 años. No es una meta sencilla, pero el deportista está acostumbrado a los desafíos.

“Cumplir mis sueños no ha sido nada fácil. He tenido que tomar decisiones difíciles, como no formar una familia. Sin embargo, soy feliz, porque hago lo que me gusta y estoy cumpliendo ese anhelo que tuve desde pequeño”.

Wettstein será parte de la delegación de 48 deportistas que competirán en Tokio 2021, la más grande en la historia del país.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas