Palacios: “Las canchas de Juego Limpio tienen el logo del gobierno anterior”

Jugada

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

20 Jun 2022 - 0:05

Sebastián Palacios atiende una entrevista con Primicias, en junio de 2022. - Foto: Israel Mora

Palacios: “Las canchas de Juego Limpio tienen el logo del gobierno anterior”

Autor:

Santiago Guerrero Vinueza

Actualizada:

20 Jun 2022 - 0:05

Sebastián Palacios lleva un año en funciones y está convencido que el deporte ecuatoriano ha mejorado. Reconoce dificultades con dirigentes en algunas federaciones y cuenta que el proyecto Juego Limpio no quedó financiado.

Sebastián Palacios no duda cuando se le pregunta si el deporte ecuatoriano ha cambiado en los últimos 12 meses. Destaca que el gobierno haya declarado al deporte como política de Estado y dice que la clave está en ver al deportista como el eje.

Sin embargo, el ministro del Deporte acepta que todavía hay problemas en algunas federaciones que complican la participación de los deportistas en distintos eventos y que se ha encontrado con varios problemas jurídicos en la administración.

Por ejemplo, revela que solo se construyeron 52 de las 1.000 canchas que se ofrecieron en el proyecto Juego Limpio y que, por ahora, organizar el Mundial de la FIFA en 2030 es inviable.

¿El incentivo tributario para el deporte ha funcionado bien?

El Ministerio de Economía da un techo de USD 35 millones de proyectos certificados este año. Hay ese techo porque el incentivo provoca que se recaude menos en impuesto a la renta. A estas alturas del año tenemos una calificación de USD 20 millones, la idea es que eso se certifique, es decir que se entregue el auspicio. No nos podemos quedar solo con calificar los proyectos. Luego viene la certificación. Este año la proyección es que se certifiquen más de USD 15 millones.

¿Por qué siguen existiendo problemas en varias federaciones como la de box, baloncesto, ajedrez, halterofilia?

Los problemas en algunas federaciones se relacionan con temas de elecciones y se dan porque muchas veces se tiene la expectativa de que esas federaciones son públicas y que el Ministerio las puede manejar. Pero la Ley define que los organismos deportivos son privados y gozan de autonomía y por eso el Ministerio no puede intervenir. Lo que sí hacemos es control del uso de los recursos públicos. Este año hemos implementado un modelo de asignación de recursos a los organismos deportivos, que son casi 600 en el país. Se les entrega más de USD 50 millones al año, por eso es importante controlar que se administre bien. Se estaba usando el recurso para cosas que no se debían usar.

Pero estos problemas perjudican a los deportistas

Ahí está la responsabilidad que deben tener los dirigentes. No se puede ser dirigente por intereses personales, políticos o económicos. Hemos visto mucho empirismo, hemos visto dirigentes que no conocen sobre su deporte y aún así han sido elegidos presidentes de sus federaciones.

¿Cuál es la situación de los Centros de Alto Rendimiento?

Los encontramos vacíos, dañados, sin mantenimiento y lo peor, sin que los deportistas los usen. Están en un proceso de liquidación y de ahí podremos implementar nuestro modelo de gestión. En resumen, el de Carpuela va a recibir recursos públicos porque es el único que tiene un estudio que dice cuánto cuesta la rehabilitación. El resto no lo tiene. Para rehabilitar el de Carpuela se necesita USD 4 millones. Invertiremos ese recurso para que el CEAR de Carpuela sirva para todos los deportistas de alto rendimiento. El resto se convertirán en ciudades deportivas para que lo usen deportistas, ciudadanía, escuelas, colegios, etc.

¿Para cuándo está previsto que funcione el CEAR de Carpuela?

Ya está siendo utilizado. A pesar de que está en proceso de liquidación, hemos logrado obtener un acta de uso de ocupación provisional, porque era inaudito que no se pueda usar. Hemos hecho un mantenimiento con los pocos recursos que tenemos. La idea es que desde 2023, ya podamos asignarle un presupuesto.

¿Y cuál es el plan deportivo para el CEAR de Carpuela?

El problema es que cuando se concibieron los CEAR, no se hizo un análisis a fondo. Entonces, pasaron cosas como que en Esmeraldas y en Carpuela se hicieron diamantes de béisbol, que nunca se usaron. Se cometieron errores de concepto, como hacer pistas atléticas sin las medidas internacionales. Son cosas que no se pueden entender, pero pasaron y están todos vigilados por la Contraloría, muchos han tenido sanciones, pero al final, el deportista es el perjudicado. Vamos a trabajar para recuperarlo y poder recibir a los deportistas.

Es decir, deportistas como Richard Carapaz y Neisi Dajomes ya podrían ir a entrenar a Carpuela?

Claro. Un CEAR debe tener un espacio médico de primera, donde se hagan evaluaciones, pruebas y que vayan nuestros deportistas, como algo obligatorio dentro de ser un deportista de alto rendimiento que recibe recursos públicos.

El proyecto Juego Limpio del gobierno anterior ofreció 1.000 canchas de fútbol en todo el país. ¿Se hicieron todas?

No, para nada. El financiamiento que nosotros encontramos para 2021 daba para pagar a los contratistas de 52 canchas. Uno se imaginaría que había el financiamiento para las 1.000 canchas y eso no es verdad. Tanto es así, que solo se construyeron 52.

¿Cuáles fueron los problemas con los que se encontraron en Juego Limpio?

Algunos. El más complejo es que había que pagar a los contratistas que construyeron. Dispusimos al área técnica y jurídica que revisen que se cumpla la ley y que se pague. Otro problema es que decidieron que el césped sintético debía ser azul y que debía tener el logotipo con el eslogan del gobierno anterior y el nombre del presidente pegado en el césped. Eso encareció enormemente el precio, pero así estaban los términos de referencia y el contratista tuvo que cumplir.

Juego Limpio también proponía organizar el Mundial de la FIFA 2030, ¿eso es viable?

Los sueños están para cumplirse. Si nos lo proponemos lo logramos. Sin embargo, con todas las necesidades que existen y entendiendo que el 80% de la infraestructura en el país está caduca o dañada y que hace falta mucha inversión de recursos, creo que hay que dar varios pasos para lograr un objetivo así. Por ahora, un Mundial no está entre los planes del Ministerio en este momento.

¿El nuevo Plan de Alto Rendimiento lo deja conforme?

Definitivamente. No solo es el alto rendimiento, aparte tenemos el proyecto Hincha de mi Barrio, que llega a la base, a los barrios, a esos niños y jóvenes que si no estarían jugando fútbol o voleibol quién sabe qué estarían haciendo. Son barrios vulnerables, donde prima la delincuencia, el consumo de drogas. Como gobierno vemos al deporte como una estrategia para salir de la pobreza.

El Comité Olímpico dijo que el Ministerio no entregó el presupuesto completo para los Juegos Bolivarianos, ¿qué pasó?

Los Juegos Bolivarianos de Valledupar tienen un presupuesto asignado por el Ministerio de USD 900.000. En la última edición, en 2017, se tuvo una inversión de USD 700.000, más USD 200.00 por auspicios que gestionó el COE. Nosotros igualamos esos USD 900.000. ¿Por qué el COE no gestionó más auspicios? No es un presupuesto pequeño. Quién define a qué equipo llevar es el COE, de acuerdo a las posibilidades de resultados. A los Juegos Bolivarianos Ecuador tiene que ir a figurar. Para eso entregamos USD 900.000.

Richard Carapaz hizo una crítica después de ganar la medalla en Tokio, ¿ha cambiado el deporte ecuatoriano desde entonces?

A Richard lo entiendo como deportista y por todo lo que le pasó. Yo me retiré del deporte por un problema dirigencial. La forma en la que construimos el Plan de Alto Rendimiento es un gran cambio, hicimos una construcción participativa. El deporte ha cambiado por esta visión de mirar a los deportistas como el centro. Eso hace que cambie todo. Dejamos de lado el tema político, los problemas dirigenciales. Que eso signifique que los problemas se acabaron, es imposible, sería mentir. Tenemos que hacer que el sistema deportivo funcione.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas