Fuerzas Armadas de Bolivia aseguran que nunca irán en contra del pueblo

Lo último

Autor:

EFE

Actualizada:

9 Nov - 15:38

Un grupo de policías ondea la bandera tricolor de Bolivia en la azotea de una comisaría este sábado en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia) - Foto: archivo EFE

Fuerzas Armadas de Bolivia aseguran que nunca irán en contra del pueblo

Autor:

EFE

Actualizada:

9 Nov - 15:38

Los militares aseguraron este sábado que velarán por la paz en el país, inmerso en una grave crisis política y social desde las pasadas elecciones.

Nota actualizada a las 15:35, con el pronunciamiento de los militares.

“Ratificamos que nunca nos enfrentaremos con el pueblo a quien nos debemos y siempre velaremos por la paz”, subrayó la institución en un comunicado leído en La Paz por el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman.

Los militares recalcaron que garantizan “la unión entre compatriotas“, así como la “convivencia entre hermanos y el desarrollo de nuestra patria”.

“Los actuales problemas generados en el ámbito político deben ser solucionados en el ámbito de los más altos intereses de la patria antes de llegar momentos irreversibles”,

Fuerzas Armadas bolivianas

Kaliman leyó esta declaración, sin posibilidad de preguntas, acompañado del alto mando militar del país, “ante la convulsión social en la que está sumida nuestra amada Bolivia”.

El jefe militar afirmó que los uniformados se encuentran “totalmente cohesionados bajo el mando militar, apegados siempre a la disciplina, orden y respeto a la Constitución”, para la “defensa, seguridad y estabilidad del Estado”.

El Gobierno boliviano declaró este pasado viernes que no tiene previsto movilizar a los militares ante la situación en el país, después de que durante esa jornada comenzaran a extenderse los motines en la Policía Boliviana.

Policías se unen a la protesta y el Gobierno insiste en la tesis del golpe estado

Canales de televisión mostraron a numerosos policías llegando a la sede de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), en cuya puerta fue colocada una bandera boliviana.

Los uniformados aún no han hablado de amotinarse, como ocurrió el viernes en otras regiones como Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz, pero prevén reunirse para analizar la situación.

Grupos de personas contrarias a la reelección del presidente del país, Evo Morales, intentan llegar hasta el lugar para expresar su respaldo a los policías de La Paz, como lo hicieron en la víspera ciudadanos que llegaron hasta las unidades policiales en las regiones donde los uniformados se amotinaron.

Esta situación se produce en medio de la crisis política y social que atraviesa Bolivia desde las elecciones del 20 de octubre.

Morales ha llamado en los últimos días a sus seguidores a defender el triunfo que le dio el órgano electoral, advirtiendo del intento de golpe de Estado, una denuncia recurrente desde que gobierna cuando surgen situaciones críticas a su gestión.

La Cancillería boliviana ratificó esta denuncia durante esta jornada en un comunicado en el que sostuvo que los últimos acontecimientos registrados en el país “que ponen en evidencia la implementación de un golpe de Estado provocado por grupos cívicos radicales”.

El Ministerio de Exteriores también advirtió de que el viernes “algunos grupos policiales se replegaron a sus unidades policiales, abandonando su rol constitucional de velar por la seguridad de la sociedad y las instituciones del Estado”.

La diputada opositora Shirley Franco, que llegó junto a otros legisladores hasta la sede de la UTOP, dijo a los medios que “un golpe de Estado se produce cuando se rompe el orden constitucional, cuando las autoridades no respetan la Constitución”.

“En Bolivia tenemos golpistas a la cabeza de Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS, el partido gobernante)”

Shirley Franco

Haga click en las flechas para ver las fotos del día:

Bolivia atraviesa una crisis desde las pasadas elecciones del 20 de octubre, tras las que el órgano electoral dio vencedor al presidente del país, Evo Morales, para un cuarto mandato hasta 2025, pero la oposición y comités cívicos denuncian fraude a favor del mandatario, exigen su renuncia y nuevos comicios.

Las protestas a favor y en contra de Morales desde entonces causaron al menos tres muertos y 383 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia.