“Desde el momento en el que fui mamá, supe que nunca iba a estar sola”

Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

3 May 2021 - 10:00

“Desde el momento en el que fui mamá, supe que nunca iba a estar sola”

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

3 May 2021 - 10:00

La maternidad se ejerce desde escenarios muy diversos. Que madre solo hay una nos han dicho siempre, pero hoy le damos la vuelta a esa frase. Y es que las hay románticas, fashionistas, golosas, eufóricas, con superpoderes… ¿Cómo es la tuya?

“Me dicen Giovanna o Giovy, tengo 49 años, soy profesora desde hace 16. Pero, aunque me titulé en docencia, puedo decir que mis hijas fueron mis primeras maestras y alumnas. Mientras crecían me ayudaron a darme cuenta de cosas que estaban mal en mí para corregirlas.

Como profesora he podido lograr algo que muchas veces los padres no pueden: llegar a sus hijos ygenerar confianza. El sentir los abrazos de los pequeños, sus besos y oírlos equivocarse cuando me dicen mami o mamá en vez de profe, para mí es un halago, una emoción, es volver a vivir una etapa.

Uno llega a sentir tanto amor por los sus alumnos que sus problemas se vuelven también nuestros problemas.

Entonces, buscas herramientas para sacar sus miedos y tristezas, a través del afecto. 

¿El color de la maternidad? Desde que me enteré de que mis hijas venían,  para mí la maternidad ha sido de un color rosa. Algo tierno, dulce, suave. No sé si yo estuve psicológicamente preparada o las esperé tanto, con tantas ansias, que la verdad fue bonito, fácil. 

Mis hijas son mi mayor orgullo, desde que les salió el primer diente o empezaron a caminar, cada momento de su vida me enorgullece. Incluso en la etapa que se encuentran ahora, cuando estoy a punto de convertirme en suegra. El hecho que tengan una linda relación, un grupo de amigos, que puedan expresarse y ser felices, me llena más que cualquier cosa. 

El legado que mi madre me dejó y que yo le estoy enseñando a mis hijas es no rendirse.

Las cosas se pueden poner duras, pero les he enseñado que mientras más difícil es algo, hay que intentarlo más ganas. 

La canción que me recuerda a ellas, ahora, en esta etapa es Mi deseo de Silvestre Dangond porque relata la vida de un padre con su hija en cada una de sus etapas.

Si tuviera que elegir entre una princesa o una guerrera, sería una guerrera. Creo que a las princesas las vemos como personas delicadas, que tienen todo y no luchan en la vida. Y yo la guerrera que conozco y admiro es mi mami.

¿Un aprendizaje que me ha dejado la pandemia? Bueno, algo que me he dado cuenta en este tiempo es que, desde el momento en el que fui mamá, supe que nunca iba a estar sola. 

Este tiempo de la pandemia ha sido de unión y de descubrimiento

He disfrutado cada etapa de la vida de mis hijas. Ellas se vincularon más conmigo y yo en su vida, en sus sentimientos, en las nuevas experiencias, en sus estudios, en su edad. 


La pandemia fue un respiro. Antes con el trabajo llegábamos cansadas y aunque queríamos hablar nos quedábamos dormidas. Con miedo y todo, pero estamos viviendo esta etapa a plenitud.”

  • ¿Cómo sería un día perfecto para usted?

En la cama con mis hijas y mi perrita. No sé si viendo una película, pero si conversando, riéndonos mucho. Viendo los WhatsApp de todas, molestándonos, sin cocinar, porque eso nos quita mucho tiempo. 

  • ¿¿Si le regalaran un día de golosinas cuál serían las que no podrían faltar?

¿La que no puede faltar? La papa frita. No soy muy golosa. Pero papas fritas creo que sería lo primero que compraría. 

  • ¿Qué dedicatoria tendría tu próximo ramo de flores y a quien se lo daría?

Pienso que me gustaría dárselo a mi madre… Y la dedicatoria seria, que la admiro, que la amo y que nunca olvidaré sus enseñanzas. 

  • Regalo ideal ¿Vino o chocolates?  ¿Por qué?

Unas papas fritas y un vino estarían perfectos

Giovanna del Rosario Guerra, 49 años