Manos a la fachada

Contenido Patrocinado

Autor:

Contenido Patrocinado

Actualizada:

29 May - 18:07

Manos a la fachada

Autor:

Contenido Patrocinado

Actualizada:

29 May - 18:07

El exterior de su casa es su carta de presentación. Cuando de pintarlo se trata nada está escrito en piedra. Antes de elegir colores o marcas preste mucha atención a la preparación de la superficie.

El mantenimiento de la fachada de una casa renueva la energía del espacio y mejora la autoestima de los ocupantes. Por otro lado, los dueños del inmueble esperan que su inversión permanezca mucho tiempo.  Para que esto suceda y no se decepcionen, en el corto plazo, es necesario considerar algunos aspectos.

  1. Limpiar la superficie.  La pintura no se adhiere a paredes contaminadas con polvo, grasa o humedad.  Por eso es importante que el soporte sobre el que va a aplicar la pintura esté adecuadamente tratado.
  2. Corregir las imperfecciones.  Los cambios bruscos de temperatura y los movimientos generan fisuras y grietas en las fachadas.  Es preciso usar una masilla de relleno elástica.
  3. Una vez corregida la superficie colocar fijador para mejorar la adherencia.  
  4. Aplicar, al menos, dos manos de pintura.
  5. Las pinturas en base a resina acrílica son ideales para exteriores por su durabilidad y resistencia.
  6. En caso de fachadas muy deterioradas, los expertos recomiendan el uso de pinturas elastoméricas debido a que, además de decorar, protegen a la superficie de la humedad. 

A considerar:

  • La pintura va a durar lo que indica el fabricante únicamente si se siguen las técnicas adecuadas para preparar la superficie.
  • Las filtraciones externas afectan el interior de la vivienda con hongos y eflorescencias que producen alergias a quienes viven en la casa.
  • Elija marcas de pinturas que le garanticen calidad, durabilidad y protección de su fachada por varios años.  Es importante usar productos para exteriores.

No lo haga:

  • No prepare la superficie con fondos artesanales que generalmente ocupan carbonato y resina. Hacerlo causa desprendimiento temprano de la pintura.
  • No pinte en días con pronóstico de lluvia.  Respete los tiempos de secado, que suelen ser de 4 horas, entre cada aplicación.
  • No extienda el rendimiento por metro cuadrado que recomienda el fabricante, porque afectará la durabilidad del producto y la protección de la fachada.
  • Cuando se trata de una obra nueva, no pinte antes de 30 días sobre el enlucido o empastado.