¿Volver a las aulas? Tome en cuenta estas 5 herramientas emocionales

Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

10 Sep 2021 - 13:38

¿Volver a las aulas? Tome en cuenta estas 5 herramientas emocionales

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

13 Oct 2021 - 17:32

Después de un año de la suspensión de clases presenciales, niñas, niños y adolescentes regresarán a sus aulas. ¿Qué sienten? ¿Cómo reaccionarán? ¿Cómo apoyarlos al retorno a una nueva normalidad?

Reencontrarse con los amigos, planear las próximas excursiones o volver a jugar en el patio del colegio marcan el inicio de miles de niños que regresan presencialmente a las aulas. El hilo conductor del año lectivo 2021-2022 será una vuelta paulatina a la normalidad anterior a la crisis del coronavirus.

Y este evento se ha tornado en una necesidad en todos los aspectos.
Así por ejemplo, cifras de la Unicef sostienen que 6 de cada 10 estudiantes comentan que desde el inicio de las clases online, “han aprendido menos”.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la falta de interacciones sociales con compañeros y profesores. Este punto ha generado afecciones en el equilibrio emocional de niños y adolescentes.

Contacto físico: una necesidad

El psicólogo Rafael Silva destaca la importancia de interactuar físicamente en la sociedad pues es parte de la autodefinición de un individuo ya que las personas son seres de aprendizaje por imitación.

Cuando los niños y adolescentes conviven con semejantes dan espacio a procesos emocionales, donde ponen en práctica lo aprendido en el hogar y se aceptan otras experiencias.

Con estos aspectos en mente, Diners Club Ecuador realizó un acercamiento con estudiantes para conocer el impacto social y psicológico de las clases virtuales en los estudiantes, durante la pandemia. En el siguiente video se retrata el sentir de algunos estudiantes con respecto a la virtualidad y presencialidad de su etapa escolar:

Autorregularse, observar, conversar, empatizar y acompañar

Karla Villagómez, psicóloga clínica, menciona algunas de las herramientas emocionales que pueden ayudar a los padres de familia durante el proceso de retorno hacia la presencialidad para apoyar a sus hijos:

El adulto debe mirarse a sí mismo con el fin de evaluar sus emociones y comportamientos, antes de transmitirlos a sus hijos.

En cuestión del regreso a clases, la experta recomienda al padre y la madre entender y autorregular sus sentimientos. Esto con el fin de transmitir tranquilidad y seguridad a los estudiantes desde el amor y el respeto al otro.

El observar con atención permite que los padres identifiquen cambios en el comportamiento de su hijo. Los adultos pueden estar pendientes a reacciones de malestar o sentimientos de inquietud. Emociones propias de enfrentarse a la “nueva normalidad”.

Entre las señales de alerta que los padres deben tomar en cuenta están:

  • El niño o adolescente está más callado que de costumbre.
  • El estudiante se muestra irritable.
  • Les cuesta seguir las conversaciones.
  • No disfrutan de las actividades que antes les gustaba hacer.

En este aspecto es fundamental que los padres escuchen con calma y transmitan cercanía. Para esto, es importante la comunicación asertiva que permite generar vínculos.

De esta forma, una vez identificadas incertidumbres o temores en los estudiantes, se puede dar apertura a un espacio de diálogo con lenguaje amable, positivo y consciente.

Los padres necesitan estar comprometidos a apoyar la educación de los hijos desde la comprensión y la conexión. Especialmente, porque las clases en medio de pandemia pueden generar emociones más intensas.

La empatía con los más pequeños es importante para ayudarlos a reconocer sus emociones. Una forma de lograr esto es poniendo palabras a sus comportamientos.

Igualmente, es válido recordar a los niños que con las medidas de seguridad adecuadas pueden jugar y acercarse a sus compañeros.

Los niños y adolescentes han vivido un año y medio de clases virtuales donde en numerosas ocasiones los padres asumieron un rol activo en el aprendizaje de sus hijos.

Por esta razón, los más pequeños del hogar pueden tener dificultad al distanciarse de sus padres e ir a lugares sin ellos.

Con el fin de facilitar este proceso de transición es importante que el adulto sea paciente, escuche activamente, abrace y sonría a su hijo.

Otra estrategia es enviar a los niños objetos que les recuerden a mamá o papá como pulseras o dibujos.

Finalmente, es oportuno que los padres puedan mantenerse en constante comunicación con la comunidad escolar para su tranquilidad y poder afrontar este desconocido, pero alentador y esperanzador regreso a clases.