Quinto intento para usar la exsede de Unasur: un centro de biodiversidad

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

5 Dic 2021 - 0:04

El abandonado edificio exsede de la Unasur, al norte del Quito, el 21 de agosto de 2020. - Foto: EFE / José Jácome

Quinto intento para usar la exsede de Unasur: un centro de biodiversidad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

5 Dic 2021 - 0:04

El camino para que el Ministerio de Ambiente la utilice aún tiene obstáculos. El edificio está legalmente en manos del Ministerio de Cultura, pero la Prefectura aún tramita la recuperación de los predios.

Los 20.000 metros cuadrados de construcción del edificio que fue la sede de la moribunda Unasur están abandonados. Después de solo cinco años de uso, las instalaciones están vacías desde octubre de 2019, aunque legalmente la sede regresó al Estado en mayo de 2020.

Ahora, el gobierno del presidente Guillermo Lasso planifica instalar ahí un Centro de Biodiversidad a cargo del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, junto con el Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio).

Según la cartera de Estado, el Centro de Biodiversidad, contará con salas de exhibición dinámicas, rincones sensoriales, espacios de bioeconomía, un observatorio de la biodiversidad, un biocine y colecciones científicas.

A continuación PRIMICIAS le presenta los planos del proyecto, haga clic sobre los números para saber a qué actividad se destinará cada espacio:

Aunque sigue siendo un proyecto, el Estado compara al futuro Centro de Biodiversidad con museos como el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, el BioMuseo de Panamá, el Museo de Historia Natural de Londres y el Centro de Biodiversidad Naturalis de Países Bajos.

“Será el Centro de Intercambio y Negocios de la Biodiversidad, en el cual personas naturales, asociaciones y toda iniciativa, podrán contar con un espacio de encuentro, intercambio y comercio de productos relacionados con la biodiversidad, generando un polo de desarrollo y conexión local y regional”, explica un comunicado enviado por Ambiente.

La Cancillería contó a PRIMICIAS que el gobierno espera que esta infraestructura “se convierta en uno de los Centros de Biodiversidad más importantes a escala mundial, y a su vez, en un atractivo turístico emblemático para el Ecuador”. Y esperan que genere “un polo de desarrollo científico, económico y cultural”.

PRIMICIAS solicitó los detalles del proyecto, como plazos y financiamiento, al Ministerio de Ambiente y hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

El quinto intento de utilizar un edificio de USD 43 millones

El mantenimiento de la exsede de Unasur le cuesta al Estado alrededor de USD 700.000 anuales. Sin embargo, el plan del Gobierno de Guillermo Lasso está todavía supeditado a que se finiquiten unos escollos legales y administrativos.

Cuando Ecuador denunció el Tratado Constitutivo de Unasur pidió que se devuelva el edificio al Estado central. Sin embargo, la sede y su complejo se construyeron sobre nueve predios donados por la Prefectura de Pichincha a la Cancillería.

Ese acuerdo entre Gustavo Baroja y Ricardo Patiño, las respectivas autoridades de ese entonces, tiene una cláusula que establece que si los predios no se destinan a ese fin serán revertidos al gobierno provincial.

Por lo tanto, desde que Lenín Moreno decidió abandonar la Unasur, la prefecta Paola Pabón, de las filas del correísmo, “solicitó en reiteradas ocasiones(…) dialogar sobre la situación del inmueble para poder llegar a un acuerdo para el uso compartido del mismo“.

Entonces conformaron una comisión entre ambas entidades, pero, según la Prefectura, la Cancillería hizo caso omiso de sus propuestas y cedió las instalaciones en comodato al Ministerio de Cultura.

El entonces ministro Juan Fernando Velasco pidió la sede el 19 de junio, para ubicar ahí más de 46.000 reservas de arte y arqueológicas del Edificio Aranjuez. Esto no se concretó y el edificio permanece vacío.

Según la Prefectura la suscripción de ese convenio “se llevó a cabo de manera unilateral y arbitraria, irrespetando los acuerdos alcanzados en el seno de la comisión”. Ante lo cual el gobierno provincial “se vio obligado a presentar un proceso legal, solicitando la revocatoria de la donación(…). Actualmente, este proceso legal está abierto, en espera de resolución por parte del sistema de justicia“.

Además, una vez que el presidente Lasso asumió su mandato, la prefecta Pabón asegura que envió “varias comunicaciones a Cancillería, al Ministerio del Ambiente y al Instituto Nacional de la Biodiversidad, para informarles sobre el estado de la situación”.

Según la entidad, la propuesta presentada por el Instituto Nacional de la Biodiversidad “representa una importante oportunidad para reactivar el turismo en la provincia pues conjuga con la Ciudad Mitad del Mundo”.

Pero, la Prefectura contó a PRIMICIAS que, hasta el momento, no han recibido respuesta de las distintas dependencias del gobierno nacional y que cualquier propuesta debe ser analizada en una mesa de diálogo “abierto, transparente y participativo entre los distintos actores involucrados”.

Mientras tanto, la administración actual está tramitando la devolución del comodato de Cultura a la Cancillería, para que esta pueda a la vez traspasarlo al Ministerio de Ambiente, informó a PRIMICIAS el subsecretario de Memoria Social, Alfonso Espinosa. Esperan que el proceso esté listo hasta febrero de 2022.

Las ideas previas para reemplazar la función de la exsede de Unasur

Durante la administración de Lenín Moreno, el Mandatario propuso como primer plan para darle uso al edificio que se transforme en una universidad indígena. Ya en julio de 2018, desde Latacunga, se hizo el anuncio.

Supuestamente, ahí iba a funcionar la sede de la Universidad Pluricultural de las nacionalidades y pueblos Amawtay Wasi.

Después, en septiembre de 2019, el presidente Moreno también propuso oficialmente que Ecuador sea sede del bloque regional creado para reemplazar a Unasur, Prosur, aunque no especificó que sería el edificio en la Mitad del Mundo, era el único que contaba con las características para acoger un proyecto de ese tipo.

El presidente Lenín Moreno en Santa Cruz, el 11 de marzo de 2021.

El presidente Lenín Moreno en Santa Cruz, el 11 de marzo de 2021. Presidencia.

En medio de la pandemia de Covid-19, su tercer vicepresidente, Otto Sonnenholzner, dijo que el gobierno pensaba usar las instalaciones para albergar a los ciudadanos que dieran positivo al virus.

El último intento del pasado gobierno fue darle vida a la propuesta del Ministerio de Cultura, para que el edificio sea una reserva artística y arqueológica. Tampoco sucedió. Así, la administración actual busca darle un quinto intento a la búsqueda de utilizar el edificio que estuvo operativo durante casi cinco años y lleva vacío, otros dos.

Y eso sin contar con que otras entidades del Estado también han puesto su mirada en el edificio. El 20 de agosto de 2021, el presidente de la Corte Nacional de Justicia, la presidenta y los vocales del Consejo de la Judicatura recorrieron el exedificio de Unasur, “para constatar el estado de las instalaciones, donde se busca sea la nueva sede del máximo órgano de administración de justicia del país”, informó entonces la Corte.

Noticias relacionadas