Cerco epidemiológico por sospecha de nueva cepa de Covid-19

Sociedad

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

8 Ene 2021 - 0:04

Un paciente sospechoso de portar la nueva cepa de Covid-19 fue asilado en el Hospital Martín Icaza, de Babahoyo, en enero de 2021. - Foto: Cortesía

Cerco epidemiológico por sospecha de nueva cepa de Covid-19

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

8 Ene 2021 - 0:04

Uno de los dos pacientes sospechosos llegó a Ecuador desde Reino Unido el 12 de diciembre de 2020. Ingresó por el aeropuerto de Guayaquil y presentó una prueba de Covid-19 negativa. El 3 de enero de 2021 tuvo síntomas y se activó el cerco epidemiológico.

El distrito Quevedo-Mocache, en Los Ríos, mantiene activo el cerco epidemiológico ante la sospecha de dos casos sospechosos de personas infectadas con la nueva cepa del SARS-Cov-2, importada desde Reino Unido.

Se trata de un hombre, de aproximadamente 50 años, quien llegó a Ecuador desde Gran Bretaña el 12 de diciembre de 2020 y se instaló en el cantón Valencia, donde visitó a sus familiares.

Uno de ellos, de 28 años, también permanece en observación en el Hospital del IESS de Quevedo, por la misma sospecha.

El primer paciente, que está bajo vigilancia médica en el Hospital Martín Icaza de Babahoyo, entró por el aeropuerto de Guayaquil y presentó una prueba de Covid-19 negativa.

Esta disposición rige desde la emergencia sanitaria como requisito para ingresar al país, según el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional.

Bryan Serrano, director de Gestión de Riesgos del Municipio de Babahoyo, explicó a PRIMICIAS que la persona arribó al país en buen estado de salud.

“Aquí comienza a presentar los síntomas (el 3 de enero de 2021), acude al Hospital del IESS en Quevedo y posteriormente al Martín Icaza, en Babahoyo”.

Bryan Serrano, director de Gestión de Riesgos del Municipio de Babahoyo.

Según los protocolos, todas las personas que llegan desde Reino Unido deben someterse a una vigilancia médica.

Si se detectan síntomas, dijo Serrano, se activa un cerco epidemiológico con el paciente para realizar las evaluaciones clínicas.

Las muestras fueron enviadas el 6 de enero al Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi), encargado de identificar la huella de un agente infeccioso, dentro del proceso denominado genotipificación.

Este proceso dura entre 6 y 10 días.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, sostuvo el 7 de enero de 2021 que “vamos a esclarecer los casos y llegar a la verdad… Está en análisis la muestra, no sabemos si responde a la nueva variante”.

Lo hizo durante la firma del convenio de cooperación entre el Ministerio de Salud y la Universidad San Francisco de Quito para para incrementar la vigilancia epidemiológica del COVID-19 y sus variantes.

Fernando Espinoza, director del Centro de Investigaciones de la Universidad Espíritu Santo (UEES), aseguró que se necesita hacer una secuencia del genoma del virus que tiene el paciente.

“Es importante hacer un cerco epidemiológico y no asustar a la población”.

El 14 de diciembre de 2020, Reino Unido reportó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre un incremento en el número de casos contagiados con una variante del coronavirus.

Por ello, el Ministerio de Salud ecuatoriano decidió hacer pruebas rápidas de antígeno a los pasajeros que llegan en vuelos internacionales e implementó el aislamiento obligatorio por 10 días a quienes tengan resultados positivos.

“No hay cómo cerrar las fronteras, tenemos que aprender a vivir con el virus, que no es más letal, sino que se propaga más rápido”.

Fernando Espinoza, director del Centro de Investigaciones de la UEES)

Espinoza insiste en la necesidad de definir si es confiable que las pruebas PCR presentadas en los aeropuertos del país hayan sido tomadas con diez días de anticipación o deben reducirse a cinco, para que sean más precisas.

Noticias relacionadas