Cinco claves para elegir la modalidad de estudio más conveniente

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

25 Ago 2020 - 0:01

Dos niños que se educan bajo la modalidad de homeschooling en Quito, este 26 de junio de 2020. - Foto: Cortesía Skholé

Cinco claves para elegir la modalidad de estudio más conveniente

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

25 Ago 2020 - 0:01

El 1 de septiembre de 2020 inicia el año escolar en el régimen Sierra- Amazonía. Más de dos millones de estudiantes se alistan para el nuevo período académico.

Cuando falta una semana para el inicio del año lectivo en la Sierra y Amazonía, hasta ahora, el Ministerio de Educación ha decidido que el regreso a clases se mantenga con clases virtuales, para evitar contagios entre los estudiantes.

No se conoce aún y no se ha discutido una fecha para el regreso presencial a las aulas.

Ante eso, el Ministerio de Educación ha aprobado tres modalidades de educación que podrán ser aplicadas en las unidades educativas: en línea, virtual y ‘homeschooling’ o educación en casa, que se suman a la tradicional.

La diferencia entre la educación en línea y la virtual es que la primera ofrece clases en tiempo real, mientras que en la segunda se realizan reuniones esporádicas y se trabaja sobre material disponible en una plaraforma.

En el caso del ‘homeschooling’, los padres son los responsables del proceso educativo del estudiante con la supervisión de un plantel educativo.

La ministra de Educación, Monserrat Creamer, dice que la opción que elijan los padres de familia estará vigente durante todo el ciclo lectivo. El objetivo es que las escuelas puedan planificar sus contenidos de acuerdo a la elección de los estudiantes.

PRIMICIAS conversó con Alegría Crespo y Patricia Hidalgo, expertas en educación, quienes brindan cinco claves para elegir la metodología adecuada para cada estudiante.

  • Priorizar el entorno escolar

    Alegría Crespo dice que los padres de familia deben hacer “todo el esfuerzo posible” para mantener a sus hijos en la escuela y en la modalidad en la que finalizaron el último año escolar.

    El objetivo es que “los chicos no sufran más cambios de los que han experimentado en este tiempo de crisis”. Agrega que la educación virtual, en línea o en casa no estará vigente en el largo plazo.

    “Es por eso que, antes de tomar una decisión, los padres deben analizar el tipo de educación que desean para sus hijos en el mediano y largo plazo”.

    En esta línea, Patricia Hidalgo dice que se debe priorizar el entorno escolar del niño “siempre que no afecte la estabilidad económica y emocional de la familia”.

  • Calidad académica

    Para las dos entrevistadas es fundamental que se priorice la calidad de la educación sobre la metodología. El objetivo, dicen, es que los estudiantes desarrollen sus capacidades académicas, pero también personales.

    Hidalgo dice que “la enseñanza en línea o virtual debe tener el mismo nivel de contenidos que la presencial” para no perjudicar el proceso de aprendizaje de los niños.

    Crespo agrega que los padres de familia deben estar atentos a los contenidos que imparten las escuelas y colegios en las modalidades virtual y en línea.

    “El nivel educativo debe mantenerse para que los niños no decaigan en su desarrollo y mantengan un ritmo de aprendizaje”, agrega Crespo.

  • ¿Padres maestros?

    Si bien los estudiantes realizan tareas o trabajos con la ayuda de sus padres, Crespo puntualiza en que “no todos los padres están capacitados para ser profesores, y menos de sus hijos”.

    Para Crespo es necesario que, quienes apuesten por la educación en casa estén conscientes de que no se trata de hacer unos pocos deberes, sino de dedicarse a tiempo completo a educar a sus hijos”.

    Para esto -señala- es necesario tener “suficientes recursos económicos porque un niño que estudie bajo el sistema de ‘homeschooling’ necesita toda la atención de sus padres”.

    Sin embargo, sostiene que el contacto con otros estudiantes y profesores ayudará a que los niños desarrollen habilidades que les permita socializar en la comunidad.

    Hidalgo tiene un criterio diferente. Si bien cree que no todos los padres tienen vocación para ser docentes, está segura que con organización y dedicación es posible aplicar la educación en casa.

    “Esta alternativa de educación ayudará a muchos niños, cuyos padres tienen grandes temores de enviar a sus hijos a la escuela presencial”, dice.

     

  • Capacidad económica

    La crisis ocasionada por el Covid-19 ocasionó la pérdida de miles de fuentes de empleo. Eso hizo que muchos padres de familia ya no cuenten con la capacidad económica para que sus hijos estudien en una entidad privada.

    Hidalgo dice que es necesario analizar a profundidad la situación económica de cada familia y “decidir si la escuela en la que estudiaba mi hijo realmente brinda herramientas que le ayuden a potenciar su desarrollo en áreas como idiomas, arte, literatura, investigación o matemáticas”.

    El viceministro de Gestión Educación, Andrés Chiriboga, dice que los padres que quieran mantener a sus hijos en la educación privada pueden optar escuelas cuyas pensiones van desde USD 1 hasta USD 60.

    Hidalgo está convencida en que “no se debe priorizar la educación privada sobre el bienestar de toda la familia o, sobre las necesidades básicas”.

  • Escuela fiscal, una opción

    El cambio de una escuela particular a una fiscal puede significar un golpe anímico y psicológico para los niños. Hidalgo, sin embargo, dice que muchas escuelas y colegios  públicos tiene un alto nivel académico que “pueden causar sorpresa a los padres de familia”.

    Es por eso que agrega que “si un niño estudia en la educación pública no tendrá mayores consecuencias en su formación y, más bien, tendrá nuevas experiencia para su vida “.

    Crespo dice que, sin embargo, es necesario los niños tengan un acompañamiento profesional que “siga de cerca su comportamiento para evaluar su adaptación a su nueva escuela”.

Noticias relacionadas