Estos son los ocho volcanes con mayor actividad en Ecuador

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

12 Nov 2022 - 5:23

Vista del volcán Cotopaxi desde los Chasquis, el 24 de octubre de 2022. - Foto: EFE

Estos son los ocho volcanes con mayor actividad en Ecuador

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

12 Nov 2022 - 5:23

Ecuador es un país atravesado por 90 volcanes, y aunque la mayoría no registra erupciones, hay ocho que están activos.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IG) asegura que en el país hay ocho volcanes activos. Entre los más importantes destacan el Cotopaxi, Sangay y Reventador.

A estos se suman el Tungurahua, Cayambe y el Guagua Pichincha y otros menos conocidos como el Sumaco y el Complejo eruptivo Chacana.

Patricia Mothes, vulcanóloga del IG, explica que estos volcanes son considerados activos porque tienen una historia de erupciones y una tendencia a este tipo de actividad.

Agrega que el IG monitorea constantemente a ese grupo de volcanes para reducir al mínimo el impacto de eventuales erupciones.

  • Cotopaxi

    Vista del volcán Cotopaxi, el 26 de octubre de 2022. Armando Prado

    Los registros del Instituto Geofísico muestran que el volcán Cotopaxi ha tenido siete procesos eruptivos a lo largo de la historia. La erupción que dejó mayores daños fue la de 1887.

    Durante esa erupción, los lahares viajaron a velocidades tan altas que apenas tardaron media hora en llegar a Latacunga, poco menos de una hora al Valle de los Chillos y cerca de tres horas a la ciudad de Baños.

    El director del Servicio de Gestión de Riesgos, Cristian Torres, dice que hay documentos que muestran que los lahares llegaron a la desembocadura del río Esmeraldas en el océano Pacífico.

    Patricia Mothes, del Instituto Geofísico, agrega que el volcán Cotopaxi es el más peligroso del país, pues una erupción puede impactar a provincias como Cotopaxi, Tungurahua, Pichincha, Napo y Chimborazo. “Más de tres millones de personas estarían directamente afectadas”, agrega.

    La vulcanóloga señala que la alerta amarilla en la que se encuentra el volcán permite tener un monitoreo detallado de su actividad.

    “En una hipotética erupción, los flujos piroclásticos pueden llegar a más de 15 kilómetros de la cumbre y llegar rápidamente a las zonas aledañas y en poco tiempo a poblaciones lejanas “, dice.

    Otras consecuencias de una eventual erupción del Cotopaxi son daños a oleoductos, carreteras y redes de agua potable y de luz eléctrica.

     

     

  • Sangay

    Imagen de la emisión de ceniza del volcán Sangay, captada por el ECU911 Macas, el 6 de febrero de 2022. ECU911 Macas

    El volcán Sangay es otro de los volcanes en alerta amarilla y en constante actividad eruptiva desde 2019. Según el Instituto Geofísico representa una mediana peligrosidad para el país, por estar ubicado en el extremo sur, en la provincia de Morona Santiago.

    “En 1628, cuando se produjo la primera actividad eruptiva, la ceniza llegó hasta Riobamba, que quedó a oscuras por un día entero”, dice Patricia Mothes.

    La experta dice que los procesos eruptivos del volcán Sangay también han provocado la caída de ceniza en provincias como Chimborazo, Cañar, Bolívar y Guayas.

    “La historia nos ha ensañado que este volcán tiene actividad constante, pero con poca violencia”, señala.

     

  • Reventador

    Personal de OCP durante la construcción de un nuevo paso lateral (bypass) en el sector de El Reventador, el 4 de febrero de 2021.  Cortesía OCP

    Al igual que el  Cotopaxi y que el Sangay, el volcán Reventador, ubicado en la provincia de Napo, permanece en alerta amarilla.

    La vulcanóloga Patricia Mothes, recuerda que el Reventador está activo desde 2002. “La ceniza que expulsó el volcán aquella vez llegó a Sucumbíos, Cayambe y un poco a Quito”.

    Ella califica al Reventador como un volcán de “entrenamiento” porque su actividad es permanente por largos períodos, pero de baja intensidad.

    “No sabemos con exactitud cuántas erupciones ha tenido, pero es posible que hayan sido tres o cuatro”, indica.

    Durante los primeros días de noviembre de 2022, el Reventador ha expulsado gases y ceniza que han formado columnas de 1.000 metros sobre el nivel del cráter.

     

  • Tungurahua

    A pesar de que la última gran actividad eruptiva del Tungurahua fue en 2017, el Instituto Geofísico señala que se trata de un volcán activo.

    Esto se debe a que la actividad que tuvo “es reciente y hay que tomar en cuenta que en vulcanología  2.000 años no es mucho tiempo por el comportamiento de los volcanes. Las erupciones ocurren entre períodos muy largos”, dice Patricia Mothes.

    Según la experta, las erupciones del Tungurahua no han sido destructivas fuera las comunidades aledañas. “Han sido moderadas y han dejado daños en cantones como Pelileo o Quero, pero que se pudieron recuperar”, agrega.

    Actualmente, este volcán está en nivel de alerta “nula”, según el Instituto Geofísico.

     

  • Guagua Pichincha

    1999 fue el último año que el volcán Guagua Pichincha presentó una intensa actividad eruptiva. El 7 de octubre de ese año se registró una expulsión de gases y vapor que formaron una columna de ceniza en forma de hongo.

    La ceniza de aquel día cayó en Quito y en el noroccidente de la ciudad. Dos días antes, el 5 de octubre, el Guagua Pichincha expulsó tal cantidad de ceniza que produjo una lluvia de este material en la capital.

    Según el Instituto Geofísico, la actividad de este volcán es “nula”, aunque es necesario mantenerlo en constante monitoreo, pues un aumento en su actividad ocasionaría caída de gran cantidad de ceniza en Quito, provocando la paralización de las actividades en la capital.

     

     

  • Cayambe

    “El volcán Cayambe es explosivo”. Así lo define Patricia Mothes, del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

    Se trata de un volcán que presenta actividad constante, pero muy baja desde 1765. Por ello, se lo considera como un volcán con un nivel de alerta “nula”.

    Las últimas emisiones de este volcán hace más de 10 años dejaron capas de ceniza de 1,5 centímetros. “Esto habla de que no es un volcán demasiado peligroso. Su área de influencia se limita a Cayambe y sus alrededores”, explica Mothes.

     

  • Sumaco

    Imagen del volcán Sumaco, el 14 de junio de 2015. Wikipedia

    El volcán Sumaco está ubicado entre las provincias de Napo y Orellana. Se trata de un volcán poco conocido, pues se encuentra en el interior de la Amazonía.

    “No existe mucha información sobre las erupciones de este volcán, pero se habla de que han sido tres o cuatro en 400 años”, dice Patricia Mothes, experta vulcanóloga.

    Agrega que una eventual erupción no ocasionaría grandes afectaciones, debido a su ubicación geográfica.

    “Los mayores daños serían en ríos y algunas comunidades, pero por ahora no registra una actividad intensa”, dice Mothes.

     

  • Complejo eruptivo Chacana

    Se trata de una cadena de montañas de 32 kilómetros de longitud que empieza en Quito y que termina en la Reserva Ecológica Antisana. Mientras que de este a oeste se extiende desde Papallacta hasta la parroquia de Píntag.

    Precisamente, en esa parroquia se han reportado centros de emisión de vapor porque “existen fisuras por las que los gases pueden salir”, dice Patricia Mothes, vulcanóloga del Instituto Geofísico.

    Ella dice que el material pétreo en este complejo es de “excelente calidad para la industria de la construcción”.

    En los últimos 500 años no se ha registrado alta actividad sísmica ni grandes erupciones.

Noticias relacionadas