Quito reduce testeo y funcionarios tienen “miedo” de comprar más pruebas

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

15 May 2021 - 0:05

Médicos de la Secretaría de Salud realizan pruebas para detectar Covid-19, el 13 de abril de 2021. - Foto: Municipio de Quito

Quito reduce testeo y funcionarios tienen “miedo” de comprar más pruebas

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

15 May 2021 - 0:05

La Secretaría de Salud del Municipio de Quito no ha adquirido pruebas de detección de Covid-19 desde noviembre de 2020. Sin testeo masivo no se pueden plantear estrategias locales de contención de la enfermedad.

Uno de los mecanismos más efectivos para enfrentar el Covid-19, en ausencia de un programa de vacunación masivo, es la aplicación masiva de pruebas diagnósticas en la población.

Eso permite monitorear el avance de la enfermedad en las parroquias o barrios y en función de eso tomar decisiones orientadas a reducir los contagios.

Pero el Municipio de Quito ha minimizado esa estrategia. La propia secretaria de Salud, Ximena Abarca, lo reconoce:

“El número de pruebas realizadas en el Distrito Metropolitano de Quito es inferior a las que se realizan en capitales como Bogotá, Lima y Buenos Aires”, admitió en la sesión del Concejo Metropolitano, del 11 de mayo de 2021.

En lo que va de 2021, Quito apenas ha utilizado 25.517 pruebas PCR por cada 100.000 habitantes, mientras que en Buenos Aires, la tasa es de 155.599 pruebas por cada 100.000 habitantes. Es decir 1,5 pruebas por cada ciudadano.

En Bogotá ha aplicado 68.636 pruebas por cada 100.000 habitantes y Lima 80.168 por cada 100.000 habitantes, según datos compartidos por la Secretaría de Salud.

Quito está más cerca de ciudades como La Paz, o Caracas donde las tasas son de menos de 20.000 pruebas por cada 100.000 habitantes.

Abarca dice “tenemos un déficit de pruebas a escala nacional, a pesar de que Quito es la ciudad ecuatoriana en la que se hacen más pruebas”.

O al menos lo era. En las últimas semanas, la Secretaría de Salud ha reportado el número de muestras más bajo del año. Apenas 889 en la semana del 24 al 29 de abril y 695 entre el 1 y el 7 de mayo.

El descenso fue muy rápido, pues a inicios de abril se tomaron hasta 1.847 muestras semanales.

La disminución se debe a que el Municipio ha cerrado sus puntos de triaje ante la escasa demanda y porque el personal de esos puntos pasó a dar apoyo en los puntos de vacunación del Ministerio de Salud.

El epidemiólogo Alberto Narváez sostiene que el Municipio comete un error al dejar de realizar pruebas justo en medio de un repunte. Según el Ministerio de Salud, Quito pasó de tener 456 casos diarios en marzo de 2021 a 595 en abril.

Ante la falta de pruebas, dice el médico, “el Municipio no podrá plantear estrategias de vigilancia epidemiológica para cortar el avance de la enfermedad, pues no tendrá información sobre las zonas donde se producen rebrotes”.

“Si la ciudad no dispone de vacunas suficientes, el testeo masivo es la principal estrategia para reducir los contagios y las muertes”.

Funcionarios con miedo

Que el Municipio de Quito no disponga de la suficientes pruebas diagnósticas para Covid-19, no es parte de una estrategia deliberada.

“Los funcionarios de las áreas técnica, financiera y jurídica tienen miedo de firmar documentos que den paso a la adquisición de tests“, dice Abarca.

Según la secretaria de Salud, eso tiene que ver con el juicio por presunto peculado por la compra de 100.000 pruebas que enfrenta el alcalde, Jorge Yunda, la misma Abarca y otras 12 personas.

Por eso, desde finales de 2020, la Secretaría de Salud no ha adquirido pruebas diagnósticas y ha buscando convenios con universidades para mantener el testeo.

El último acuerdo, firmado con la Pontificia Universidad Católica (PUCE), finalizó en abril de 2021. Ese convenio permitió que la ciudad disponga de 30.000 pruebas desde noviembre de 2021.

El director de investigación de la PUCE, Hugo Navarrete, lamenta que el acuerdo haya terminado, pues “la ciudad necesita identificar los nuevos casos para aislarlos”.

Con esos antecedentes, la estrategia por la que ha apostado la Secretaría de Salud es conseguir donaciones de organismos nacionales e internacionales.

La asesora técnica de la entidad municipal, Linda Guamán, confirmó que la Fundación Bloomerg donó al Municipio 4.450 pruebas de antígenos que serán aplicadas hasta junio de 2021.

Al mismo tiempo, la Secretaría de Salud busca acceder a un fondo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para adquirir más pruebas de antígenos y dejar de lado, por el momento, las pruebas PCR.

El concejal Fernando Morales (Concertación) dice que el Municipio de Quito no puede quedarse sin pruebas y peor en medio de un rebrote.

Morales dice que los funcionarios que se nieguen a facilitar la compra de pruebas deberían removidos de sus cargos.

Noticias relacionadas