La transmisión comunitaria de Covid-19 es más notoria en cinco provincias

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

9 Dic 2020 - 0:05

Ambiente en julio de 2020 en los exteriores del Hospital del IESS, al sur de Quito, en el que se reciben cientos de casos sospechosos de Covid-19 - Foto: API

La transmisión comunitaria de Covid-19 es más notoria en cinco provincias

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

9 Dic 2020 - 9:50

El Ministerio de Salud alertó sobre un incremento acelerado de contagios en provincias como Galápagos, Azuay, Manabí, Pichincha e Imbabura.

El Ministerio de Salud asegura que la transmisión de Covid-19 en Ecuador se mantiene desde marzo de 2020 en una fase de transmisión comunitaria. Esto significa que las autoridades no logran establecer el origen de los casos porque el virus circula en la comunidad.

Así, los nuevos pacientes se han contagiado fuera de su entorno familiar o laboral, es decir, mediante el contacto con desconocidos. Esto dificulta la implementación de un cerco epidemiológico.

Este comportamiento del virus, según el Ministerio de Salud, es más notorio en Galápagos, Azuay, Manabí, Pichincha e Imbabura.

En estas provincias hay un “mayor crecimiento de contagios en los últimos ocho días debido a la búsqueda activa, a las aglomeraciones y al irrespeto hacia las medidas de bioseguridad”, dice la autoridad sanitaria.

Por ejemplo, Galápagos llegó a los 2.563 pacientes por cada 100.000 habitantes, mientras que la tasa de contagios en Azuay es de 1.392 casos por cada 100.000 habitantes.

En Pichincha, que con 71.024 casos confirmados es la provincia con más contagios del país, y también con la tasa más alta del continente, con 2.198 por cada 100.000 habitantes.

Según el exdirector médico del Hospital Carlos Andrade Marín, Mauricio Espinel, la transmisión comunitaria es particularmente delicada en un mes de alta movilidad de personas como diciembre.

El SARS-CoV-2 es un virus que se mueve con las personas. Entonces, si hay más traslados, la posibilidad de contagio se incrementa”, dice el médico.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, insiste que los hospitales públicos están preparados para recibir a nuevos pacientes en el caso de un nuevo despunte en los contagios.

El problema de los asintomáticos

La transmisión comunitaria que vive el país tiene que ver, en gran medida, con la dificultad de identificar a pacientes asintomáticos, que no tienen síntomas, pero sí peden contagiar.

El Ministerio de Salud sostiene que estos pacientes son los causantes de la mayoría de los nuevos brotes, pues algunos de ellos al creer que están sanos relajan las medidas de bioseguridad.

Con el objetivo de frenar el aumento de estos contagios, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, anunció que se aplicarán pruebas de antígenos en el cerco epidemiológico de los casos confirmados.

En una primera fase se utilizarán 80.000 de estos tests y en los próximos días “llegarán cientos de estas pruebas”, agregó el funcionario.

Navidad sin abrazos

El director ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, advirtió el 7 de diciembre de 2020 que los rebrotes de Covid-19 por las fiestas de Navidad son un riesgo real. Por eso que pidió evitar los abrazos.

Ryan reconoció la dureza de la medida. “Es terrible que desde la OMS hagamos un llamado a no abrazarnos, pero es la cruda realidad”. El funcionario dijo esto en el contexto de un aumento de contagios en Europa y América Latina.

Ahora, la OMS y la comunidad internacional ponen sus esperanzas en la vacuna. El 8 de diciembre de 2020, el Reino Unido comenzó con la aplicación masiva de las dosis a personas de la tercera edad.

Noticias relacionadas