Cuencanos conducen a la ofensiva y esta es la razón

Sociedad

Autor:

Jackeline Beltrán

Actualizada:

22 Ene 2023 - 5:22

Vehículos circulan por la avenida España, en Cuenca. - Foto: Xavier Caivinagua

Cuencanos conducen a la ofensiva y esta es la razón

Autor:

Jackeline Beltrán

Actualizada:

22 Ene 2023 - 5:22

Aquella forma ofensiva de conducir de los ciudadanos ha provocado que los accidentes de tránsito se incrementen en Cuenca en los últimos tres años.

Las conductas ofensivas son comunes en los cuencanos a la hora de conducir, un patrón que se agrava debido al caos vehicular que soporta la ciudad.

Ir a exceso de velocidad, manejar en sentido contrario, no ceder el paso a peatones, irrespeto de las señales de tránsito son algunas de las infracciones en la ciudad, según datos de la Agencia Nacional de Tránsito. 

Estas conductas muestran un estilo más ofensivo de conducción, explica Ricardo Amay, instructor de manejo de Cuenca desde hace 15 años.

“En los cursos les enseñamos que siempre deben ir a la defensiva”, asegura Amay.

Algunas de las prácticas que denotan una conducta ofensiva son: el exceso de velocidad, gritar a otros conductores, o pasarse las señales y la luz roja.

Daniel Cárdenas, exsecretario de Movilidad de Cuenca y experto en seguridad vial, expresa que hay un factor clave que ha alterado a los cuencanos en los últimos años: el creciente caos vehicular

“El crecimiento acelerado del parque automotor provoca más atascos. Estos generan en el conductor lo que se conoce como la ira del camino”, detalla Cárdenas.

Se refiere a la angustia o estrés que sienten las personas cuando están frente al volante. 

El estrés de manejar en Cuenca

“Quienes conducen pueden sentir seguridad, pero casi al mismo nivel les genera estrés, agobio y nervios”, detalla una encuesta de percepción, desarrollada para el Plan de Movilidad 2015-2025 de Cuenca.

Según este informe, un 58% de los encuestados dejaría el vehículo particular por problemas con el tráfico. Esto ocurre entre las personas que se desplazan en el centro histórico de Cuenca y sus alrededores.

Pablo Osorio, sociólogo y experto en Movilidad, explica que ese estrés tiene mucho que ver con el tiempo que ahora pasan los cuencanos al volante.

“Hace dos o tres años, por ejemplo, quienes viven en Challuabamba, no tenían idea que tendrían que esperar en cada redondel de 10 a 15 minutos. Eso significa 30 minutos más en el desplazamiento”, dice Osorio.

Actualmente, los cuencanos pasan más tiempo en medio de atascos, que ocurren tanto en el centro histórico como en las vías periféricas.

Mientras que en sectores como los Tres Puentes, el tiempo de espera se duplica en horas pico.

Por ejemplo, un trayecto de 4 kilómetros, desde la Avenida de las Américas a la Universidad del Azuay, que atraviesa ese punto, en horario normal, toma 10 minutos. A las 18:30, esa misma ruta tarda de 20 a 40 minutos.

Esa dinámica se repite en los otros nudos de tráfico en Cuenca, donde el tiempo de desplazamiento puede llegar a ser dos o tres veces más.

Por ello, el exsecretario de Movilidad, Cárdenas, señala que cuando el usuario debe llegar a una determinada hora al lugar de destino, es cuando surgen conductas más agresivas.

“Si un redondel está muy congestionado, al principio el conductor tiene precaución, pero cuando el tiempo pasa y los carros no avanzan, el nivel de percepción de riesgo empieza a bajar”.

Daniel Cárdenas, exsecretario de Movilidad del Municipio.

Accidentes más comunes

Además, Cárdenas indica que cuando el conductor está estresado reduce su concentración, disminuye su visión de las señales de tránsito, tiende a hacer maniobras bruscas, o se distrae más con el celular.

Todo lo anterior aumenta el riesgo de accidentes de tránsito.

En 2022, en Cuenca ocurrieron 917 accidentes de tránsito. La mitad fueron a causa de conductas consideradas ofensivas.

Las causas de siniestros que más aumentaron en ese periodo son: conducir a exceso de velocidad, no ceder el derecho de vía a otros vehículos, y manejar en sentido contrario.

En tanto que los accidentes por conducir distraído (con el celular, por ejemplo) disminuyeron en comparación con 2019. Pero en 2022 dejaron 12 fallecidos.

Otra de las causas más comunes de siniestros es manejar bajo efectos del alcohol. El año pasado hubo 179 accidentes por esa razón y ocho fallecidos.

Noticias relacionadas