Escaso alumbrado público aumenta la percepción de inseguridad en Guayaquil

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

13 Nov 2020 - 0:03

Moradores denuncian falta de iluminación en el suroeste de Guayaquil. Foto del 26 de agosto de 2020. - Foto: @antonioandres88

Escaso alumbrado público aumenta la percepción de inseguridad en Guayaquil

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

13 Nov 2020 - 0:03

Moradores de algunos sectores de Guayaquil se quejan de la falta de alumbrado. CNEL tiene en marcha algunos proyectos para contrarrestar esto. Un arquitecto dice que en Guayaquil solo se ilumina lo turístico.

Melanie Rosenthal vive en Urdesa, en el norte de Guayaquil, y en agosto reclamó a las autoridades locales por el deficiente alumbrado público en la calle Las Monjas. Le preocupaba un puente que estaba “totalmente a oscuras”.

Rosenthal defiende su idea de que existe una relación importante entre la iluminación y la seguridad. Su barrio demandaba mejor alumbrado como una estrategia para frenar los robos a peatones que estaban sucediendo en el puente. 

En octubre, dos meses después de su reclamo, las luminarias fueron cambiadas. No está segura si influyó su constante pedido en redes sociales, si otro vecino se unió al reclamo, o si fue iniciativa municipal.

En todo caso el problema no se resolvió. Una semana después del cambio, las luminarias de afuera de su casa dejaron de funcionar.

Esta problemática no es exclusiva de Urdesa, sino que se repite en otros sectores de la ciudad.

En octubre, un grupo de vecinos del barrio Garay se quejó de la falta de alumbrado en su sector, estableciendo también una relación con el aumento de la delincuencia. Las quejas de los ciudadanos son similares en el centro de Guayaquil.

También en sectores del norte, como La Alborada, donde en agosto los vecinos expusieron a los medios que muchas de las lámparas de alumbrado público estaban dañadas.

Guayaquil, como una vitrina

Para el arquitecto Vicente Gaibor, el Municipio de Guayaquil funciona como una inmobiliaria. Se refiere a que “se busca vender ideas de proyectos, así como una sensación de bienestar y de progreso”.

Algo que cataloga como constante en el discurso socialcristiano, un partido que tiene casi tres décadas al frente la alcaldía de la ciudad.

“La iluminación en Guayaquil está pensada como la de una vitrina: se ilumina lo lindo, lo atractivo, lo turístico, lo que se quiere vender”. 

Así, los sectores pobres, o los que no han sido parte de la regeneración urbana, quedan relegados.

Como ejemplo menciona lo iluminado que luce por dentro el Parque Centenario, en el centro, durante las noches, a pesar de que a esas horas está cerrado. Mientras, las calles aledañas al parque tienen una iluminación deficiente y están posicionadas como zonas en las que hay prostitución y drogadicción.

Esa decisión está basada en una mirada estética, opina el arquitecto. “No hay una verdadera planificación que permita conectar la iluminación con la seguridad”, insiste. 

Gaibor dice no estar seguro de que el alumbrado condicione la seguridad, “pero definitivamente cambia la percepción”. Asimismo, apunta a que otra forma de contrarrestar la inseguridad es que los ciudadanos ocupen el espacio público.

Relación entre seguridad e iluminación

Algunos estudios en diferentes países del mundo ya han explorado este tema.

Una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 2019 realizada en Santiago de Chile, mostró que al contar con una hora más de luz solar en primavera, “los delitos caen un 20%, impactando especialmente los robos violentos y de vehículos”.

Asimismo, un estudio realizado en 2016 en Nueva York, experimentó con el uso de torres de luz de alta intensidad alrededor de algunos barrios pobres de la ciudad. Con dichas luces -se concluyó- el crimen se redujo en por lo menos un 36%, incluyendo asesinatos, asaltos, hurtos de vehículos y robos.

Eso impulsó la instalación de focos LED permanentes alrededor de conjuntos habitacionales en diferentes partes de la ciudad estadounidense.

Ningún estudio similar se ha realizado en Guayaquil. Aunque no hay números, la percepción ciudadana se inclina a que la realidad no sería distante a lo que muestran esas investigaciones.

Proyectos en marcha

En septiembre, la  Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) anunció que hasta finales de 2020 tiene proyectado ejecutar más de 100 proyectos de iluminación. Y mencionó como prioritarios tres barrios del sur de Guayaquil:

  • Paraíso de la Flor
  • Isla Trinitaria
  • Los Esteros

Asimismo el 6 de noviembre de 2020, Celec anunció que tres cooperativas de Mapasingue Oeste, un sector popular en el norte de la ciudad, cuentan con mejor iluminación pública.

Noticias relacionadas