Covid-19: faltan camas y ahora llegan pacientes más complicados

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

30 Jun - 0:05

Una ambulancia ingresa al área de emergencia del hospital Carlos Andrade Marín, en Quito, el 29 de junio de 2020. - Foto: EFE

Covid-19: faltan camas y ahora llegan pacientes más complicados

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

30 Jun - 0:05

Los hospitales de la red pública de salud están recibiendo a pacientes de Covid-19 que llegan con complicaciones porque tienen hipertensión o diabetes.

La noche del sábado 27 de junio de 2020, Gladys Serrano tuvo fiebre, tos y dificultad para respirar.

Con el paso de las horas, los síntomas fueron empeorando. Su fiebre llegó a 39 grados y casi no podía respirar. Su hija, Andrea Pérez, no tuvo otra opción que llevar a Gladys a un hospital.

Aunque Pérez prefiere no mencionar los nombres de los hospitales en los que no quisieron recibir a su madre, sí señala que fueron tres casas de salud públicas del centro y norte de Quito.

La mayor ironía: “en todos los hospitales nos dijeron que no había camas para pacientes leves y, peor aún, para pacientes complicados”, dice Pérez.

Agrega que en un hospital tuvo que esperar seis horas en los pasillos de la sala de emergencia para que su madre fuera atendida.

Hasta las primeras horas del domingo 28 de junio, Serrano todavía no podía acceder a una cama de hospitalización porque otros 10 pacientes estaban en la lista de espera antes que ella.

Una situación similar fue la que tuvo que vivir Marcelo Samaniego con su madre, Esthela Armendáriz. Ella tampoco fue recibida en un hospital público del norte de Quito.

A Samaniego no le quedó otra opción que acudir a una clínica privada. “Tuvimos suerte al llegar porque un paciente fue dado de alta y era la única cama disponible”, agrega.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, dice que “ningún paciente se ha quedado sin atención”, aunque reconoce que las 806 camas de hospitalización y las 288 camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en Quito están llenas.

Qué pasa en las clínicas privadas

Algo similar ocurre en los hospitales y en las clínicas privadas de Quito, donde las 23 camas de cuidados intensivos y las 400 camas de hospitalización también están copadas.

La directora de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados de Ecuador, Ana Delgado, dice que “las clínicas y los hospitales privados que son parte de esta asociación y que pueden recibir a pacientes con Covid-19 trabajan a su máxima capacidad desde mediados de junio”.

Zevallos explica que hasta el lunes 29 de junio de 2020, unas 50 personas esperaban para ser ingresadas a las camas de las UCI, pero que, al no haber disponibilidad, fueron atendidas en las salas de emergencia para estabilizarlas.

El gerente del hospital del IESS Quito Sur, Danilo Calderón, confirma lo dicho por Zevallos y dice que unas 25 personas permanecen en las salas de emergencia de este hospital a la espera de una cama para ser ingresadas, mientras que otras 300 personas están hospitalizadas y 75 más se encuentran cuidados intermedios.

Alrededor de 220 personas acuden cada día al hospital del IESS Quito Sur con problemas respiratorios.

Zevallos dice que en los próximos días se instalarán camas, tanto hospitalarias como de UCI, para atender la demanda, aunque está convencido de que la pandemia está controlada.

Oxígeno, urgente

Desde los primeros días de junio, los hospitales públicos, sobre todo los que pertenecen al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), reciben a pacientes con cuadros clínicos más graves.

El coordinador de hospitalización del Hospital Carlos Andrade Marín, Roberto Beletanga, dice que “muchos pacientes llegan ahora con un cuadro clínico más complicado y con necesidad de oxígeno”.

Beletanga dice que esto se debe al desconfinamiento y a las aglomeraciones de personas en ciertas zonas de la ciudad, lo que ha hecho que se incrementen los casos de enfermedades respiratorias.

El médico agrega que “pacientes con diabetes o hipertensión han dejado el aislamiento y muchos de ellos se han contagiado de Covid-19”, por lo que sus cuadros médicos son preocupantes.

Este criterio es compartido por el gerente del Hospital del IESS Quito Sur, Danilo Calderón, quien dice que “el 10% de los pacientes que llega al hospital necesita cuidados intermedios, es decir, oxígeno o ventilación mecánica” para que su salud no se vea comprometida.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, asegura que las personas deben acudir a los centros de salud más cercanos “apenas presenten algún síntoma asociado al Covid-19 para controlar la enfermedad”.

El alcalde de la Quito, Jorge Yunda, en cambio, pide que la ciudadanía acate las recomendaciones de bioseguridad para evitar que la curva epidemiológica se eleve.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas