Barrios: “Bandas gastan USD 1 millón para ingresar armas a las cárceles”

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

18 Feb 2022 - 0:04

La Comisión de Diálogo Penitenciario y Pacificación se reunió en la Gobernación del Guayas. Guayaquil, 9 de febrero de 2022. - Foto: Carolina Mella

Barrios: “Bandas gastan USD 1 millón para ingresar armas a las cárceles”

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

18 Feb 2022 - 0:04

El sacerdote Luis Barrios, miembro de la Comisión de Diálogo Penitenciario, aseguró que solo en la Penitenciaría, las bandas pagaron USD 200.000 a policías para ingresar armas.

Mientras el Gobierno espera la aprobación de planes de acción policial para entregar los USD 9 millones prometidos en enero para la seguridad en Guayaquil, las bandas delincuenciales gastan USD 1 millón para ingresar armamento a las cárceles del país.

Así lo asegura el sacerdote Luis Barrios, miembro de la Comisión de Diálogo Penitenciario y Pacificación, quien agrega que solo en la Penitenciaría del Litoral, las bandas pagaron USD 200.000 a miembros de la Policía para obtener armas.

Barrios, profesor en el John Jay College de la Universidad de Nueva York, llegó por primera vez a Ecuador hace 15 años para ser mediador entre las pandillas de Los Ñetas y Latin Kings, que se enfrentaban en Guayaquil.

En entrevista con PRIMICIAS, el sacerdote puertorriqueño analiza la situación de los centros penitenciarios de Ecuador, luego de su visita en diciembre de 2021.

¿En el escenario actual del sistema carcelario, qué significa pacificar las cárceles?

Para traer paz hay que reconocer, aunque sea doloroso, que las cárceles en Ecuador no rehabilitan a nadie. Las cárceles en Ecuador son unos métodos de castigo y el castigo no cambia la conducta, sólo la inhibe. 

Esta es una situación muy compleja que requiere medidas complejas. No hay respuestas simplistas, esto tiene muchas ramificaciones. 

Hay una serie de grupos en conflicto que responden a un poder de territorio y a la venta y transportación de drogas, donde están involucrados, tanto privados de la libertad, como los agentes de la Policía y administradores de cárceles. Esto hace más complejo todo. 

“Hay una serie de ambientes que generan violencia, es como buscar la fiebre en la sábana”.

Luis Barrios

El hacinamiento produce una economía de la corrupción, porque hay que vender la comida, buscar la manera para que entren las personas que van a visitar, buscar la manera de quién te va a dejar dinero, y se crean estos grupos de extorsión para responder al hacinamiento. 

Es una serie de violaciones a los derechos humanos, no hay suficiente comida, gente durmiendo en el piso, unos tienen una colchoneta, otros no.

No tienen acceso a servicios médicos como debe ser. No tienen un trabajo educacional o laboral que los mantenga ocupados. 

Por desgracia ser mujer agudiza las cosas, también se les duplica a las personas GLBTI.

Dicen los expertos que para negociar se debe saber qué quiere el otro. ¿Qué quieren ellos para que no haya más conflictos?

De las demandas que son viables, la preocupación principal es el hacinamiento. El presidente (Guillermo) Lasso nos compartió el primer día que nos instalamos, que se podía resolver sacando a los que ya no deben estar ahí. 

Por ejemplo, los que tienen el 60% de la sentencia cumplida. Nosotros hemos encontrado personas que tienen el 100% cumplido y todavía están ahí. 

Parte de conseguir esa paz es tener un censo penitenciario, que diga quién es el detenido, dónde está, cuál es la sentencia, cuánto tiempo lleva ahí, la condición de salud, la edad. 

Y esto último es importante porque encontramos personas de 90 años. Personas que no tienen ninguna movilidad y alguien tiene que llevarlos al baño y bañarlos.

¿Qué es lo que hace una persona en esas condiciones ahí adentro? y no se está contribuyendo a una rehabilitación. 

“Las cárceles en Ecuador son una escuela de delincuencia, si alguien entró por robar algo, pues sale experto en otras fechorías, como el narcotráfico”.

Luis Barrios

El estar ociosos es algo de lo que se quejan mucho. Por ejemplo, los detenidos podrían construir con maderas, muebles y otras cosas, pero es una mafia, sobre todo de la Policía, que le vende la madera con sobreprecio. 

Por eso proponemos crear cooperativas de trabajo y de crédito entre los PPL, y sus familiares, que monten unas microempresas, para evitar que el tráfico de drogas sea la única opción dentro de las cárceles para generar un ingreso. 

También hay proyectos de educación, pero no son completamente gratis. ¿De dónde van a sacar la diferencia? Eso debe cambiar porque este es un proyecto para su reinserción en la sociedad.

Ha hablado de corrupción que involucra policías y personal administrativo de las cárceles ¿La Comisión será capaz de entregar nombres de quienes forman parte de esa estructura y poder limpiar eso?

Dar nombres en un sistema de justicia criminal, como ocurre en Ecuador, sin las pruebas suficientes, es atraer una represalia. La Comisión corre riesgo, los que estamos afuera estamos más seguros, pero los que están ahí están expuestos todos los días. 

Cuando hablamos con los privados de libertad, ellos saben quiénes son. Por eso estamos proponiendo que se cree una escuela penitenciaria y cambiar todo el sistema que está obsoleto.

En otros lugares hay guías que no usan uniformes, ni armas para estar dentro de las cárceles, porque son especialistas en derechos humanos, en mediación, en resolución de conflictos.

Tienen directores de cárceles que no son militares, ni policías, que tienen experiencia en administración con enfoque humano, ya que se supone que es un proyecto de rehabilitación.

Pero esto también viene acompañado de salarios dignos, de que puedan combatir directamente los sobornos de la economía clandestina dentro de la cárcel.

El Estado dice que ya tiene el control de las cárceles. ¿Es así?

El Estado no tiene ningún control de esas cárceles, lo tienen los detenidos. Y es una tensión constante, es un terreno minado. 

Los privados de la libertad dicen que es un espectáculo cómo revisan a sus familiares cuando los visitan y el abuso contra las mujeres de desnudarlas, buscar en la comida. Pero ¿cómo ingresas 30 rifles en un cuerpo humano? Eso vino por otro lado. 

Los detenidos te lo dicen, pagamos USD 20.000, USD 50.000. En la (cárcel) Regional nos dijeron claramente “pagamos casi USD 200.000 para que trajeran armas largas y granadas”.

Dijeron que tienen un presupuesto de USD 1 millón. Pero en el Litoral (Penitenciaría) fueron USD 200.000 que se los repartieron a miembros de la Policía para que ayudaran a pasar las armas.

“Nos reunimos con líderes y uno de ellos llega con 20 guardaespaldas y armas largas. Nos están mirando de lejos los policías. Todas esas armas para proteger a sus líderes”. 

Luis Barrios

Donde hay grupos diversos es donde se nota más tensión, porque un grupo quiere eliminar al otro.

Una de las respuestas que tienen los privados de libertad es que si se quiere tener paz, que dividan a las cárceles en grupos. Uno para Los Choneros, otro para Los Lagartos y para Los Tiguerones. Así ya no se van a pelear porque ya no es territorial. 

Por desgracia, a veces hay que escoger entre dos males, el menos malo. 

¿Qué es lo que van a entregarle al Gobierno al final?

Lo que hemos discutido fuertemente es que no queremos hacer un diagnóstico de las cárceles, podemos hacerlo, porque nos hemos metido donde nadie más lo ha hecho, pero ya hay dos buenos informes. 

Más allá de hablar de la problemática, vamos a dar unas propuestas concretas. 

“Vamos a crear el diseño de una escuela penitenciaria. Vamos a hacer una microempresa bajo el formato del cooperativismo, con la colaboración también de la industria”. 

Luis Barrios

Vamos a hacer recomendaciones sobre alternativas de encarcelación, debe haber una manera de cómo evaluar a una persona que fue hallada culpable.

Pero por ejemplo, si eres una persona adicta a las drogas, ¿qué haces en la cárcel, en lugar de estar en un centro de rehabilitación de adicciones? 

No queremos dejarle con un diagnóstico o más papeles de los que ya tienen. Además, vamos a medir la seriedad del Gobierno, hasta ahora, en teoría, hay seriedad. 

¿Hay voluntad política?

Al pan, pan y al vino, vino. El censo penitenciario ya debería estar listo, pero no lo está. No estoy aquí para pasar el tiempo, vamos a hacer el trabajo, porque estos son seres humanos.

Noticias relacionadas