40.603 personas aún esperan el diagnóstico de sus pruebas de Covid-19

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

19 Ago 2020 - 0:05

Ciudadanos en el Centro Histórico de Cuenca, el 25 de junio de 2020. - Foto: API

40.603 personas aún esperan el diagnóstico de sus pruebas de Covid-19

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

19 Ago 2020 - 0:05

El represamiento de las pruebas, además de la poca capacidad que tiene el Gobierno para aplicar un testeo masivo de pruebas PCR de Covid-19 impiden saber con certeza el impacto de la enfermedad en el país.

Desde que inició la emergencia sanitaria en Ecuador, el Ministerio de Salud ha tomado 289.213 muestras a pacientes que sospechan estar infectados de Covid-19.

Aunque el número es bajo en relación al millón de pruebas que ofreció el presidente Lenín Moreno el 1 de mayo de 2020 para los siguientes 80 días, ni siquiera esas se han podido procesar en su totalidad.

Hasta el 18 de agosto de 2020, 40.603 muestras tomadas estaban pendientes de procesar.

Esto porque el Ministerio de Salud (MSP) no cuenta con la infraestructura suficiente para procesar todas las muestras que llegan hasta el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi).

El viceministro de Salud, Xavier Solórzano, confirmó a PRIMICIAS que actualmente el Inspi procesa 2.350 pruebas diarias, a las que se suman las de laboratorios privados y de las universidades.

“Las pruebas, en su mayoría, están procesadas pero hay un rezago en el ingreso de resultados”, señala el funcionario.

El epidemiólogo Mario Paredes dice que este retraso tiene dos consecuencias.

  • Un subregistro en el número de contagios de Covid-19 reportados.
  • La imposibilidad de cortar el avance del virus por la falta de información fiable.

“Un porcentaje de esas 40.603 personas serán positivas y posiblemente no han tomado ninguna medida de aislamiento para no contagiar a sus contactos”, agrega Paredes.

Otras personas que quizá estén recuperadas de la enfermedad aún esperan un diagnóstico, y otros, probablemente, se aislaron preventivamente sin estar contagiados.

El médico explica que “si el número de pruebas sin procesar no se reduce drásticamente será imposible conocer el número real de personas con la enfermedad”.

Pero el represamiento de las pruebas no es el único problema que tiene el Ministerio de Salud para transparentar las cifras de contagios. Además, el número de pruebas que se aplican en la ciudadanía es insuficiente.

Países de la región como Colombia, Argentina y Chile realizan 22 y hasta 104 pruebas por cada 1.000 habitantes, respectivamente. En Ecuador, esta tasa es de 16 pruebas por cada 1.000 habitantes.

El epidemiólogo de la Universidad UTE, Daniel Simancas, considera que las pruebas se realizan generalmente a las personas que presentan síntomas, dejando de lado a los pacientes asintomáticos que también pueden transmitir el virus.

En ciudades como Quito, el porcentaje de pacientes asintomáticos ha llegado hasta el 85%, lo que refleja la peligrosidad de este grupo de personas.

Simancas agrega que también “es necesario un testeo masivo”. Recuerda que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC) recomiendan hacer seguimiento a 10 contactos de cada caso positivo, cuando hay restricciones moderadas; y a 19 contactos cuando no hay restricciones”.

Los dos médicos hacen referencia a la Organización Mundial de la Salud, entidad que asegura que se puede considerar que el ritmo de contagios disminuye cuando menos del 10% de las pruebas tomadas da resultados positivos.

En Ecuador, este indicador se sitúa en alrededor del 30% y hay provincias como Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas que superan el 40%.

Un millón de pruebas que no llegaron

Los 80 días que se puso de plazo el presidente Lenín Moreno para realizar un millón de pruebas feneció el 20 de julio de 2020, hace casi un mes. En ese tiempo se tomó menos de la tercera parte de las muestras ofrecidas: 289.213.

No es la única oferta incumplida en lo que respecta a toma masivas de pruebas de Covid-19. También a inicios de mayo, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, ofreció que el Municipio tomaría 1.500 pruebas diarias.

La cifra real, sin embargo, bordea apenas las 300 pruebas diarias.

La asesora técnica de la Secretaría de Salud, Linda Guamán, dice que la oferta del alcalde se cumpliría desde la semana del 24 de agosto de 2020 cuando el laboratorio privado Onelabt pase a procesar 1.250 muestras diarias.

Estos tests se sumarán a los 300 que procesa la Universidad Central, a los 300 del hospital Quito Sur y a los 150 que, hasta el momento, realiza la universidad UTE.

Noticias relacionadas