6.625 planteles uni y bidocentes posponen el retorno a clases

Sociedad

Autor:

Allen Panchana Macay

Actualizada:

15 Jul 2020 - 0:01

En Manabí los profesores de escuelas uni y bidocentes tratan de mantener la enseñanza con visita a los hogares de los estudiantes. Imagen tomada el 5 de agosto de 2020. - Foto: Cortesía El Diario

6.625 planteles uni y bidocentes posponen el retorno a clases

Autor:

Allen Panchana Macay

Actualizada:

15 Jul 2020 - 0:01

El incremento de contagios de Covid-19 en las zonas rurales de Manabí arruinó los planes para volver a las aulas. En esas zonas la enseñanza virtual resulta imposible por el inexistente acceso a Internet.

El 52% de planteles educativos fiscales de Ecuador es unidocente y bidocente, según el Ministerio de Educación. Hay un total de 6.625 de estos planteles, la mayoría en Manabí (1.114), Loja (625), Guayas (558) y Esmeraldas (454).

En ellos la virtualidad es un fracaso. Debido a la accidentada geografía y la lejanía de los planteles con los centros poblados, el acceso de Internet resulta imposible. 

Por eso las autoridades habían planeado un retorno gradual a las aulas desde el miércoles 15 de julio. Pero el plan se trastoca por los casos de Covid-19 que comienzan a presentarse en sectores alejados del país, muy lejos de las zonas urbanas. 

Este tipo de planteles son importantes. Aunque es un número elevado, en cifras representa el 5% de un total de casi 3,5 millones de alumnos del sistema público, el doble de los que estudian, por ejemplo, en las unidades educativas del milenio. 

Cambio de planes en Manabí

Las autoridades de Manabí habían previsto que desde este miércoles 15 de julio de 2020 reabrieran las unidades educativas (hasta décimo de básica) con menos de 30 alumnos. Pero el acelerado aumento de contagios de Covid-19 motivó cambios en el plan de retorno.  

José Burgos, coordinador zonal de Educación, afirma que Ministerio de Salud Pública, informó sobre el desborde de pacientes en las zonas rurales. “Eso nos obliga a replantear la situación. “La intención es no exponer a los estudiantes ni a la comunidad”. 

Según él, hay mucha dinámica de movilización y es común que personas del campo se trasladen a las ciudades por comercio, para abastecerse de productos u otras actividades.

“Allí se pueden contagiar y llevar el virus hasta sus sectores. Por tanto, la Mesa de Salud del COE provincial recomendó que se suspenda el plan de retorno gradual de estudiantes”. 

252 maestros quieren volver

En junio anterior, 252 maestros de Manabí, de igual número de escuelas, solicitaron volver y estaban en plena inspección de los locales y levantamiento de informe.

“Por ahora todo queda suspendido, igual para Santo Domingo que también es parte de esta zonal. Allá 50 planteles pretendían retornar”, explica el funcionario. 

Aclara, sin embargo, que los maestros sí pueden regresar a los planteles unidocentes y bidocentes desde el 15 de julio, pero “a adecentar la unidad, diseñar un plan de distanciamiento y comprobar que no existan daños en los baños y demás estructuras”. 

Lucía Cedeño, docente de la escuela San Gregorio, en el sector Buena Esperanza, del cantón Santa Ana, dice que con la ayuda de los padres de familia tenían todo listo para retornar.

“A muchos niños en sus casas no les ayudan en las tareas, porque no entienden. Por eso, queríamos volver cuanto antes, al menos, una vez a la semana. Pero hay que respetar los protocolos de salud y esperaremos con calma el retorno”. 

La profesora Irlanda Loor, de la escuela Arnulfo, señala que la comunidad esperaba ansiosa el retorno y ahora tendrán que seguir esperando que la curva de contagios disminuya para retornar a la presencialidad. 

 Un profesor, a caballo

El profesor Sergio Cedeño, de 60 años, visita a sus alumnos en caballo en las zonas rurales de Paján, Manabí.

El profesor Sergio Cedeño, de 60 años, visita a sus alumnos en caballo en las zonas rurales de Paján, Manabí. Cortesía El Diario

Hay maestros en Manabí que, por su cuenta, acuden hasta la casa de sus estudiantes. Ante el limitado acceso a Internet fijo en la provincia (algo más del 30%), la virtualidad ha sido un proceso infructuoso.

Por eso, el Ministerio de Educación entregó casi 100.000 fichas impresas en las provincias de Manabí y Santo Domingo. En ellas se anotaron las tareas que los estudiantes deberán hacer cada semana. Además, pueden reforzar ese contenido con programas radiales y televisivos como Educa y Aprender.

Hay casos impresionantes de esa vocación por enseñar. Sergio Cedeño Ponce, de 60 años y piel tostada por el sol, a caballo, acude hasta las zonas rurales del cantón Paján.

Dedica 10 horas al día a dar clases a sus estudiantes. “Hago mi mejor esfuerzo. No puedo abandonar a mis 18 estudiantes de la escuela Cabo Fausto Espinoza de la localidad de Agua Dulce”. 

Para llegar a dar clases, cabalga dos horas. Y llega con libros y demás material para compartir a sus alumnos. “Les doy las cartillas del Ministerio de Educación. Aquí no tenemos vías, peor vamos a tener Internet”. 

El Oro, a clases en agosto

En la provincia de El Oro, el director del Distrito Atahualpa-Portovelo-Zaruma, Efraín Ordóñez González, asegura que el Ministerio de Educación considera el retorno progresivo a las unidades educativas que tengan hasta 35 estudiantes. 

“Deben reunir las condiciones sanitarias básicas y aplicar los protocolos de bioseguridad, para que posiblemente se permita el ingreso a laborar nuevamente en el sector educativo rural a partir del 17 de agosto”. 

Noticias relacionadas