Municipio de Quito pide manejar la emisión de salvoconductos

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

16 Abr 2020 - 12:28

Policía y Fuerzas Armadas controlan la circulación en Quito el 19 de marzo de 2020, durante la cuarentena por la propagación del coronavirus. - Foto: José Jácome / EFE

Municipio de Quito pide manejar la emisión de salvoconductos

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

16 Abr 2020 - 12:28

El alcalde Jorge Yunda dice que el uso irresponsable de los salvoconductos es uno de los mayores problemas que enfrenta la ciudad en la emergencia sanitaria.

El coronavirus infectó, hasta el jueves 16 de abril de 2020, a 682 personas en la ciudad, según cifras del Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

Una de las causas del contagio es la indisciplina de la ciudadanía que, según el alcalde Yunda, se debe al uso irresponsable de los salvoconductos para salir a las calles.

Es por eso que el funcionario pidió al COE el manejo de la emisión de los salvoconductos.

Según Yunda, la Alcaldía tiene experiencia en esta área debido a que la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) cuenta con un protocolo para expedir salvoconductos para los vehículos que circulan en la ciudad durante la aplicación de la medida de restricción vehicular ‘Hoy no circula’.

Agregó que la demora en la llegada de las 200.000 pruebas rápidas y de PCR se debe a que existe una alta demanda de estos insumos.

Ratificó que estas pruebas serán aplicadas en el personal médico, policías, agentes de tránsito, periodistas y trabajadores que laboran “en las calles”.

Además, dijo que el Municipio está a la espera de un acuerdo con el Gobierno central para recibir USD 40 millones por concepto de la devolución de Impuesto al Valor Agregado (IVA) que le corresponde a los gobiernos autónomos descentralizados.

El alcalde de Quito informó que el Manual de Supervivencia Poscuarentena está “casi listo para que pueda regir una vez que la ciudad retome parcialmente sus actividades”.

Yunda calcula que la ciudad deberá vivir con medidas de salubridad, al menos, por los próximos dos años.

Noticias relacionadas