Ministerio de Salud acelera la aplicación de vacunas del cuadro básico en niños

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

6 Oct 2021 - 0:05

Un padre de familia Y su hijo en el centro de salud Las Casas, en el centro norte de Quito, el 5 de octubre de 2021. - Foto: API

Ministerio de Salud acelera la aplicación de vacunas del cuadro básico en niños

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

6 Oct 2021 - 16:26

En Ecuador cerca del 25% de niños menores de dos años no tiene el esquema completo de vacunación por la reciente falta de estos compuestos.

Liliana Gómez tuvo que esperar más de 30 días para que su hijo de tres meses de edad reciba la primera dosis de la vacuna contra el rotavirus en el centro de salud de Conocoto, ubicado en el suroriente de Quito.

El pequeño recibió la vacuna con retraso, pues el esquema de vacunación expedido por el Ministerio de Salud establece que los recién nacidos deben recibir este compuesto a los dos y a los cuatro meses de edad.

Pero en esta ocasión se tuvieron que aplicar con retraso, porque el anterior Gobierno no planificó esa compra ni de otras vacunas esenciales como las del neumococo, hepatitis B y poliomielitis.

A estas se suma la pentavalente, que se aplica para prevenir enfermedades como la difteria, la tosferina, el tétanos y la meningitis. Todas tienen un esquema por edades que debería cumplirse sin modificaciones.

Para corregir este problema, el Ministerio de Salud destinó USD 17 millones en la compra de 3,8 millones de dosis de las diferentes vacunas que necesitan los niños menores de dos años.

Además, redujo excepcionalmente los períodos entre los que se deben aplicar las primeras dosis y sus respectivos refuerzos:

  • Niños mayores de dos meses nacidos antes del 1 de agosto de 2021:
    • Rotavirus: primera dosis y un refuerzo a las cuatro semanas.
    • Neumococo: primera dosis, un refuerzo a las cuatro semanas y otro luego de cuatro semanas de la segunda dosis.
    • Pentavalente: primera dosis, un refuerzo las cuatro semanas y otro luego de cuatro semanas de la segunda dosis.
    • Antipoliomielitis: primera dosis, un refuerzo a las ocho semanas y otro luego de cuatro semanas de la segunda dosis.
    • Sarampión, rubeola y parotiditis: primera dosis a los 12 meses de edad y refuerzo a las cuatro semanas.
  • Niños que nacieron luego del 1 de agosto de 2021:
    • Rotavirus: primera dosis a los dos meses y un refuerzo a los cuatro meses de edad.
    • Neumococo: primera dosis a los dos meses, un refuerzo a los cuatro meses de edad y otro a los seis meses.
    • Pentavalente: primera dosis a los dos meses, un refuerzo a los cuatro meses de edad y otro a los seis meses.
    • Antipoliomielitis: primera dosis a los dos meses, un refuerzo a los cuatro meses de edad y otro a los seis meses de edad.
    • Sarampión, rubeola y parotiditis: primera dosis a los 12 meses de edad y refuerzo un mes después.

Cristina Aldaz, gerenta Institucional del Plan Nacional de Vacunación, explica que el objetivo de reducir los tiempos de aplicación de las dosis apunta a que los niños “no corran el riesgo de quedarse sin las vacunas”.

La funcionaria explica que, por ejemplo, la vacuna contra el rotavirus tiene un tiempo máximo de aplicación. La primera dosis se puede aplicar hasta que el niño tenga tres meses y 29 días. Mientras que la segunda dosis puede administrarse hasta que tenga siete meses y 29 días.

“Fuera de ese tiempo, los niños no pueden recibir esta vacuna y corren el riesgo de desarrollar cuadros graves de diarrea”, agrega Aldaz.

“Hay evidencia científica para adelantar las vacunas”

Sobre la aplicación de las vacunas en tiempos menores a los habituales, Cristina Aldaz asegura que “hemos recogido suficiente evidencia científica que indica que los niños no sufrirán efectos secundarios, ni disminuirá la efectividad de las vacunas”.

En esto coincide el presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, Fernando Aguinaga. Él dice que la mejor opción es reducir los intervalos entre las dosis en momentos en los que se supera una fase de escasez de vacunas.

Sostiene que esa medida “es mejor a que los niños no sean vacunados”.

Lo importante, dice Aldaz, es que los padres de familia lleven a sus hijos a los 1.900 centros de salud que hay en el país para que reciban las vacunas que necesitan y evitar complicaciones en su salud.

El 25% de menores de dos años no tiene todas las vacunas

El Ministerio de Salud detalla que al 25% de niños menores de dos años le falta al menos una vacuna del cuadro básico. Esto significa que unos 160.000 niños no están protegidos contra enfermedades como diarrea, hepatitis, meningitis o neumonía.

Cristina Aldaz, del Ministerio de Salud, dice que aunque la cobertura alcanza al 75% de este grupo poblacional, el porcentaje cae al 60% en vacunas como la varicela y la fiebre amarilla que se aplican pasado el primer año de edad.

“Los padres de familia están muy pendientes de las vacunas que deben recibir sus hijos hasta cuando cumplen un año. Luego de eso hay cierto descuido”, agrega.

Aldaz espera que la compra de esas 3,8 millones de dosis permitan superar definitivamente la escasez. Asegura que los padres de familia ya no tendrán que recorrer los centros de salud del país para encontrar las vacunas, al menos, hasta el primer trimestre de 2022.

Noticias relacionadas