Barrio ‘7 puñaladas’, el origen de peligrosas bandas delictivas en Manabí

Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

16 Sep 2021 - 0:04

Moradores del barrio San José de Manta, juegan a "la mona" en la esquina de un lugar llamado '7 puñaladas' que le pusieron ese apodo después de un crimen en los años 70. Manta, 15 de septiembre de 2021. - Foto: Carolina Mella

Barrio ‘7 puñaladas’, el origen de peligrosas bandas delictivas en Manabí

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

16 Sep 2021 - 0:04

Varios barrios de Tarqui, la primera parroquia urbana de Manta, fueron la cuna de Los Queseros, Los Corvicheros y Los Choneros. PRIMICIAS recorrió el sector conocido como ‘7 puñaladas’, el más peligroso.

“¿Va a 7 puñaladas?”. El taxista, alarmado, pregunta insistentemente, con tono de advertencia.  El barrio se llama San José, en Tarqui, la primera parroquia urbana de Manta.

El lugar queda a orillas del mar y ‘7 puñaladas’ es el reducto de la delincuencia, donde se gestaron las bandas más peligrosas de Ecuador.

Al llegar, el escenario resulta disímil. Los niños juegan a las carreras de carros en la esquina de una casa, mientras un hombre se mece en una hamaca, bajo el techo en un día soleado.

Todo transcurre con aparente normalidad: unos hombres juegan con las cartas a “La Mona”, un invento que salió de este lugar, parecido al 40 quiteño. Todos cuentan la historia de sangre de las 7 puñaladas de manera diferente, como justificando el nombre del barrio.

“Fue porque mataron a un taxista con siete puñaladas en esa esquina”, espeta uno de los moradores más antiguos. Y otro replica:  “No… No era un taxista, sino un señor que vendía pescado al que le llamábamos ‘Pescadito Fresco’ y lo mataron”.

“El asesino también ya falleció”, remata un vecino.

Ninguno quiere dar su nombre. La prudencia permite sobrevivir aquí.

En medio del juego de cartas, ellos permanecen alertas a cualquier ruido y de la presencia de carros y extraños. Al intentar preguntar más, la respuesta es un largo silencio.

Estamos en un barrio particular. San José dio origen a bandas criminales como Los Queseros, Los Corvicheros y Los Choneros, que tienen en zozobra a Ecuador. Bandas que se han tomado las cárceles del país y que se han extendido por todo el territorio nacional, en una disputa por el mercado del microtráfico.

El 'Callejón del Diablo', en el barrio 9 de octubre, en el sector 7 puñaladas, en Manta. 15 de septiembre de 2021.

El ‘Callejón del Diablo’, en el barrio 9 de octubre, en el sector 7 puñaladas, en Manta. 15 de septiembre de 2021. Carolina Mella

Desde una esquina, uno de los fundadores del barrio San José señala las casas donde vivían los líderes de cada banda. A pesar de ser rivales, prácticamente convivían en espacios muy cercanos.

El testigo, que omite su nombre, cuenta que hace una década los moradores despertaban con muertos en las aceras. Los miembros de las bandas se peleaban entre sí, aunque entonces la violencia no escalaba fuera de esos círculos.

Hoy, la crueldad no tiene nombre: acribillados, decapitados, desaparecidos. En 2010, por ejemplo, asesinaron a 80 personas en Manta. En 2011, 84 y desde 2020 se ha evidenciado una espiral de violencia. 

Los barrios San José, San Agustín, 9 de Octubre, El Paraíso, La Victoria, a los que tan solo los separa una calle, son zonas donde se cometen estos crímenes que tienen en alerta al puerto manabita. 

Y el punto de partida para que estos barrios sean tomados por las bandas fue justamente el crimen de las 7 puñaladas, explica uno de sus habitantes. 

Así ocurrió el crimen

‘Pescadito fresco’ y otro grupo de hombres “estaban bebiendo cuando se desató una riña”, relata un testigo. Él, ya con muchos tragos, fue a la casa ubicada a unas cinco cuadras, pero el criminal lo siguió y en la esquina le dio siete puñaladas y lo mató”.

El crimen, que ocurrió hace casi 40 años, fue uno más de los que no hay estadísticas.

“Eso fue la gota que derramó el vaso, porque el barrio ya era dañado, y el crimen le dio una fama equivocada”, cuenta un vecino, resignado y con vergüenza. 

“Los jóvenes, en su ignorancia, comenzaron a sentirse orgullosos de vivir en el barrio ‘7 puñaladas’ y comenzaron a delinquir más.  Empezó a llegar la droga, llegaban carros a comprarla, seguían a quienes tenían dinero para asaltarlos… Ahí llegó el sicariato”, recuerda un morador.

Los Queseros desaparecieron en la guerra con Los Choneros, cuando estos recién empezaban a configurarse. A los últimos de la familia de Los Queseros, los mataron en la cárcel por orden de Los Choneros.

“Por estas calles pasaba con un revólver en su moto “JL” -Jorge Luis Zambrano, el fallecido líder de Los Choneros-, y los chicos del barrio se conocían entre ellos porque incluso habían ido juntos al colegio”, afirma otro entrevistado.

Eso fue antes de que JL o “Rasquiña” se convirtiera en el líder de Los Choneros.

Todos eran jóvenes de unos veinte años.  Por ejemplo, Los Corvicheros “paseaban con su canasta de mimbre vendiendo corviches, pero un día cambiaron los corviches y se pusieron a vender polvo, como microtraficantes”.

Los crímenes en San José ya no se cuentan a diario, pero todavía ocurren. El último fue en abril de 2021, cuando sicarios dispararon 56 veces a Miguel Ángel Luna, alias ‘Lolo’, que pertenecía a la banda de Los Choneros.

Aquí, al pie del Pacífico y con el olor salinero que pega fuerte, se gestaron las mayores mafias de Ecuador. Esas que tienen al país contra las cuerdas y que tienen a varias ciudades -como Guayaquil y Durán- intervenidas por la policía y los militares tratando de aplacarlas.

Todas esas mafias salieron de este reducto de Manta, el ‘7 puñaladas’.

Noticias relacionadas