El sistema carcelario está en crisis a escala mundial concluye estudio

Sociedad

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

5 Oct 2021 - 0:03

Imagen aérea de la Penitenciaría del Litoral, tomada durante un sobrevuelo de las Fuerzas Armadas, el 30 de septiembre de 2021. - Foto: @FFAAECUADOR

El sistema carcelario está en crisis a escala mundial concluye estudio

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

5 Oct 2021 - 0:03

Penal Reform International y Thailand Institute of Justice presentaron el informe ‘Tendencias mundiales sobre encarcelamiento 2021’. El documento señala que la crisis carcelaria es generalizada en casi todo el mundo.

Esta es la séptima entrega de este estudio. En esta ocasión, el documento se enfoca en los efectos causados en el sistema carcelario por la pandemia del Covid-19, luego de un año de su declaración.

“La pandemia ha puesto en evidencia el impacto del hacinamiento y de la falta de recursos de las prisiones en sus términos más graves: a través de la pérdida de vidas”.

Según este documento, en el mundo hay más de 11 millones de personas detenidas. Y esta cifra se ha incrementado en un 8% desde 2010.

En el caso ecuatoriano, el aumento de la población carcelaria ha sido mucho más dramático. Según los datos oficiales, en 2008 había 13.125 presos y en 2021 hay 38.999. El incremento es del 197%.

Tanto a escala mundial como en Ecuador, gran parte de este aumento en el número de personas privadas de libertad se relaciona con el sistema penal: cada vez hay más detenidos sin una sentencia.

A escala mundial, el 27% de los reclusos tienen prisión preventiva, es decir, unos 3 millones. Ecuador está dentro del promedio mundial, ya que el 30% de los presos no ha sido condenado.

Hay 14 países en los que el 70% de su población carcelaria está en esa situación.

Hacinados y sin guías

El informe cataloga al sistema carcelario mundial en un situación de “hacinamiento crónico”. Hay 118 países que están operando, desde 2010, por encima del 100% de su capacidad.

Este es el caso de Ecuador. Según el Sistema de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad (SNAI), el país tiene capacidad para 30.099 presos. Y, actualmente, en las 53 cárceles hay unos 39.000 internos. El hacinamiento bordea el 130%.

Sin embargo, hay 11 países donde la situación es mucho más dramática porque el hacinamiento llega incluso al 250% de la capacidad de las prisiones.

Las condiciones de hacinamiento provocan, además, que los cuerpos de seguridad penitenciaria sean insuficientes para el control.

El estándar internacional manda que debe haber un guía por cada nueve detenidos. Según el informe del Penal Reform International y el Thailand Institute of Justice, en el mundo hay una gran desigualdad en este tema.

Existen prisiones con un guardia para cada preso y hay otras en las que cada guía debe estar a cargo de 28 reclusos. Ecuador está casi en el límite negativo de esta clasificación: en promedio, cada guía cuida a 27 detenidos.

El estudio revela que esta situación ha empeorado durante la pandemia.

En el mundo, cerca de 4.000 presos murieron por Covid-19.

Ecuador, el ‘ejemplo’ de violencia

El informe contiene un apartado dedicado únicamente a la seguridad y la violencia en las cárceles.

En este espacio se exponen los motivos por los que las prisiones han vivido motines y enfrentamientos durante el último año.

Desde 2020, la mayoría de los incidentes estuvieron han estado relacionados con las restricciones que se implementaron para evitar el contagio masivo de presos con el coronavirus. En Argentina, por ejemplo, hubo 82 protestas en prisiones entre marzo y diciembre de 2020 por este motivo.

Otro de los motivos para los disturbios fueron protestas de tinte racial. El asesinato de George Floyd en Estados Unidos provocó reacción de la población negra en las prisiones. Ese país resolvió un bloqueo estricto desde el 1 de junio de 2020, afectando a unos 165.000 presos.

Dentro del capítulo de la violencia y la inseguridad, América Latina se lleva una ‘mención especial’. Independientemente de lo que ocurre con el Covid-19, en esta región la violencia sigue relacionada con el mundo de las pandillas y el crimen organizado.

El ejemplo más grave que cita el estudio ocurrió en Ecuador, en febrero de 2021. Un motín en cuatro prisiones provocó la muerte de 19 detenidos. Sin embargo, ese no fue el caso más grave.

El estudio terminó en mayo de este año. Es decir, no contabilizó el enfrentamiento del 28 de septiembre en la Penitenciaría del Litoral, en el que hubo 119 asesinados y es la peor masacre carcelaria de la historia ecuatoriana y la quinta de Latinoamérica.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas