Tres claves para entender qué es la acidificación de los océanos

Sociedad

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

8 Jun 2019 - 0:05

Los océanos absorben una cuarta parte de todo el CO2 producido cada año en el mundo. - Foto: The Nature Conservancy

Tres claves para entender qué es la acidificación de los océanos

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

8 Jun 2019 - 0:05

El aumento de las emisiones de CO2 no solo calienta el planeta. También ha ocasionado que los océanos se tornen más ácidos. Este desbalance afectará las especies marinas y con ello la pesca mundial. Hoy se celebra Día Mundial de los Océanos para, dice la ONU, recordar a todo el mundo el gran papel que los océanos juegan en nuestras vidas.

Cada año los humanos generan más de 36 mil millones de toneladas de CO2. La mayoría por el uso de combustibles fósiles y la generación de energía. Una cuarta parte de este CO2 es absorbido por los océanos.

Según las cifras de Naciones Unidas, 13 millones de toneladas de plástico se filtran en el océano cada año, lo que provoca, entre otras daños, la muerte de 100.000 especies marinas cada año.

“A pesar de que la mayoría de los plásticos se supone que quedan intactos durante décadas o siglos después de su uso, los que se deterioran acaban convirtiéndose en microplásticos y los peces y otros animales marinos acaban consumiéndolos; pasando, de esta manera, a la cadena alimentaria mundial”, advierte la organización internacional.

Este 8 de junio, cuando se celebra el Día Mundial de los Océanos, las Naciones Unidas dice que es un momento para tomar conciencia sobre la salud de los grandes mares.

La científica Lisa Suatoni, de la organización The Natural Resources Defense Council (NRDC), explica por qué la acidificación de los océanos es mucho más que un término difícil.

  • ¿Qué significa que los océanos se vuelvan más ácidos?

    Desde la Revolución Industrial, los océanos acumulan unas 500 mil millones toneladas de CO2.

    “Dicha absorción altera la propiedad química de los océanos y produce acidificación de los mares, se vuelven más ácidos y menos alcalinos”, dice Suatoni. 

    La amenaza es seria para criaturas con exoesqueletos o caparazones de carbonato de calcio como moluscos, crustáceos y corales. 

    Otro efecto ocurre con el pez payaso, conocido como Nemo por la película de Walt Disney, que tiene más trabajo para detectar la presencia de los depredadores.

    A los tiburones, además, se le hace difícil cazar a su presa.

  • ¿Qué efecto tiene este cambio en los humanos?

    La industria pesquera, dice la FAO, depende directa e indirectamente de la abundancia de especies marinas. Casi 200 millones de personas en el mundo viven de la pesca.

    En el Golfo de México, la contaminación ha acelerado la acidificación de las aguas a un ritmo mayor de lo que la comunidad científica esperaba.

    En el Pacífico, que baña las costas ecuatorianas, más acidez en el océano empobrece la calidad del plancton, motor de la vida en el mar.

    Ecuador, por ejemplo, es el segundo productor de atún en el mundo. La industria local procesa 500 mil toneladas del producto al año. 

     

  • ¿Qué pueden hacer los humanos para frenar el problema?

    La primera medida es reducir las emisiones de carbono, minimizando el uso de combustibles y favoreciendo fuentes de energía renovable.

    En 2018 las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron 2,8% con respecto a 2017, según el proyecto Global Carbon.

    A nivel individual, toda persona debe esforzarse por reducir su huella de carbono optando por medios de transporte sustentable y evitando los desechos (plásticos, en especial).

    Otras ideas son ajustarse a prácticas de cultivo y jardinería orgánicas o biológicas, y comprar alimentos provenientes de fincas sustentables.

Noticias relacionadas