La vida que surge en la pandemia: 90.000 nacidos desde marzo

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

5 Sep 2020 - 0:03

Uno de los módulos de inscripción de nacimientos en la agencia principal del Registro Civil, en el centro de Guayaquil, el pasado 28 de agosto de 2020. - Foto: PRIMICIAS

La vida que surge en la pandemia: 90.000 nacidos desde marzo

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

5 Sep 2020 - 0:03

De marzo a agosto de 2020 se han inscrito en Ecuador 89.477 nacimientos. Los padres tienen hasta tres meses para realizar ese trámite, según la Ley Orgánica de Identidad y Datos Civiles.

En los momentos más grises, hay quienes, también, han visto la esperanza. Y en plena pandemia. Una estadística que ha pasado a segundo plano, aunque marca el futuro y el sosiego.

Casi 90 mil mujeres, de marzo a agosto de 2020, han dado a luz en Ecuador. Esos nacimientos se han inscrito paulatinamente. Un número que supera al de las defunciones.

Pese a la emergencia sanitaria, que se declaró el 16 de marzo de 2020, el Registro Civil nunca dejó de atender. Desde ese mes y hasta agosto de 2020 se han inscrito 89.477 nacimientos en las 24 provincias del país (ver infografía).

El número de inscripciones de nacimiento en lo que va de 2020, sin embargo, es menor si se compara con el mismo período del año anterior. Hay varias lecturas para ello: padres que no han hecho todavía el trámite de inscripción, por temor a contagiarse de Covid-19.

30% menos de inscripciones

Entre enero y agosto de 2019 en Ecuador se inscribieron 193.000 nacimientos, según el Registro Civil. Mientras que en el mismo periodo de 2020 esa cifra es de 133.500, lo que representa una diferencia del 30%.

Las autoridades aseguran que eso obedece a que en abril, mayo y junio, los meses más duros de la pandemia, las inscripciones en el Registro Civil disminuyeron drásticamente.

“Sin duda se vio afectado el servicio porque cuando nacía un niño los padres se guardaban en las casas”, explica a PRIMICIAS Vicente Taiano, Director del Registro Civil.

Para inscribir a un recién nacido no se necesita que el bebé esté presente en el trámite. Pero Taiano señala que los padres temían contagiarse y luego llevar la enfermedad a su casa.

Es lo que le ocurrió a Maoli Plaza, una madre primeriza que dio a luz a su hija en junio. Su plan era parir en casa, al norte de Guayaquil, con ayuda de una ginecóloga. Sin embargo, complicaciones en la dilatación lo impidieron.

“Tuve que salir de emergencia al hospital Universitario y allí me practicaron una cesárea”, cuenta Plaza, quien recuerda con angustia aquellos días porque un mes antes se contagió de Covid-19.

Ese terror la obligó a esperar por dos meses antes de que inscriba a su hija en el Registro Civil. “No fue una prioridad en ese momento, esperamos que todo mejore antes de volver a salir”.

Turnos para inscribir 

Para mejorar el servicio, el Registro Civil adoptó un sistema de turnos para que los padres se acerquen e inscriban a sus hijos. De esa manera se evitan aglomeraciones en las agencias.

Vicente Taiano asegura que la inscripción de nacimiento fue el primer servicio que se reanudó en el Registro Civil durante la emergencia sanitaria.

El funcionario agrega que la importancia de que un recién nacido pueda inscribirse radica en el ejercicio de los derechos de identidad.

Derecho a identidad, nombre y ciudadanía

El artículo 45 de la Constitución establece que “las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la integridad física y psíquica; a su identidad, nombre y ciudadanía”.

La partida de nacimiento y la cédula garantizan justamente ese principio.

Cuando un bebé nace los padres tienen hasta tres meses para realizar la inscripción del nacimiento, según el artículo 31 de la Ley Orgánica de Identidad y Datos Civiles. Luego de ello rige una inscripción extraordinaria.

Ambos trámites son presenciales y sin costo alguno. Los padres deben llevar el certificado de nacido vivo -que entregan en las casas de salud- y las cédulas de ciudadanía de los dos.

El Director del Registro Civil espera que a medida que la gravedad de la pandemia disminuya, el número de inscripciones se normalice.

En junio de 2020, por ejemplo, se registró 2% más de partidas de nacimiento que en el mismo mes de 2019. Sin embargo, en julio y agosto se volvió a notar una diferencia a la baja.

Eso obedece -dice- porque incrementaron los casos de coronavirus en Quito y las provincias de la Sierra Centro.

En Guayaquil las cifras se estabilizan

El pasado 22 de agosto Lady se convirtió en la primer mujer en dar a luz en el hospital Los Ceibos de Guayaquil desde el inicio de la pandemia.

El pasado 22 de agosto Lady se convirtió en la primer mujer en dar a luz en el hospital Los Ceibos de Guayaquil desde el inicio de la pandemia. Cortesía Hospital Los Ceibos

En Guayaquil la situación se ha normalizado. Un ejemplo de ello fue que el 22 de agosto de 2020 se dio el primer nacimiento en el hospital Los Ceibos, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Desde el 16 de marzo los partos en este hospital del IESS se habían suspendido.

Esta casa de salud fue una de aquellas que solo atendía pacientes con Covid-19. Pero hoy, cuando esos casos están la baja, las mujeres embarazadas han vuelto.

La atención de partos se reanudó formalmente el 11 de agosto de 2020. “Se brinda asistencia a las mujeres embarazadas que acuden de manera espontánea con trabajo de parto avanzado”, señala el hospital en un comunicado.

Atender partos en los hospitales era inusual. Algunos, incluso, pedían -antes de ingresar- pruebas Covid-19 negativas. Por eso, algunas mujeres optaron por el parto en casa.

Hay casi 90.000 historias diferentes. En unos tiempos signados por el miedo y la incertidumbre, hay 90.000 nacimientos en Ecuador que dan esperanza.

Noticias relacionadas