Qué se necesita para ser voluntario para recibir la vacuna contra Covid-19

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

11 Sep 2020 - 0:05

Ilustración tomada el 10 de abril de 2020 de una jeringa con una posible vacuna contra el Covid-19. - Foto: Reuters

Qué se necesita para ser voluntario para recibir la vacuna contra Covid-19

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

11 Sep 2020 - 8:10

Ecuador buscará 20.000 voluntarios para ser parte del proyecto Solidarity Vacunas, liderado por la OMS, que llegará al país con tres vacunas para medir su efectividad.

En noviembre de 2020 está previsto que inicie la aplicación de tres vacunas contra Covid-19 a unos 20.000 voluntarios ecuatorianos.

El proceso, sin embargo, iniciará en octubre cuando la Universidad San Francisco de Quito empiece el reclutamiento de los participantes con el apoyo del Ministerio de Salud.

Como lo informó PRIMICIAS el 9 de septiembre de 2020, la elaboración de los protocolos médicos y éticos para este estudio están en su fase final, con el objetivo de que Ecuador no se quede fuera del proyecto liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El investigador de la Universidad San Francisco y coordinador de la iniciativa, Enrique Terán, adelantó a este Diario los requisitos que deberán cumplir los voluntarios que deseen ser parte del proyecto.

  • El principal grupo objetivo serán hombres y mujeres de 20 a 50 años. Sin embargo, también se reclutarán personas de otros grupos etarios.
  • Los voluntarios no deben tener enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión.
  • Los participantes deber ser personas que no tengan o hayan tenido Covid: se trata de una vacuna preventiva que busca medir su eficacia en personas sanas.
  • En este proyecto no habrá retribución económica.
  • La OMS entregará un seguro médico a los 20.000 voluntarios para garantizar atención profesional ante un efecto secundario.
  • Habrá una leve evaluación médica antes de la aplicación de las dosis. Terán explica que “el objetivo es medir la eficacia de la vacuna sin que el voluntario sea sometidos a tratamientos previos”.

El investigador de la Universidad de las Américas, Rodrigo Henríquez, explica que, “normalmente, en este tipo de ensayos clínicos el 50% de los participantes recibe las vacunas y el otro 50%, una sustancia placebo”.

Henríquez dice que, de esta forma, se verifica que la vacuna tenga un real impacto en los voluntarios.

Pocos riesgos

El farmacólogo Enrique Terán asegura que los riesgos que corren los voluntarios en la tercera fase de investigación son mínimos.

Esto “porque las vacunas han atravesado dos fases previas en las que se ha validado su eficiencia para ser colocadas en grandes poblaciones”, dice.

En esto coincide el profesor de la UDLA, Rodrigo Henríquez, quien agrega que “una vacuna que se encuentra en la fase tres es porque no produce efectos graves secundarios”.

Aunque los médicos aseguran que los efectos secundarios son mínimos, anticipan que los voluntarios pueden sentir:

  • Dolor y enrojecimiento en el lugar de aplicación.
  • Fiebre.
  • Dolor muscular y de cabeza.

¿Ecuador debe participar en el proyecto?

“Hemos visto que mucha gente rechaza el proyecto, pero se trata de una iniciativa que ha sido desarrollada desde hace más de tres meses con rigurosos procesos“, dice el farmacólogo Enrique Terán.

Por eso sostiene que la aplicación de las dosis en el país servirá para “ganar tiempo y que el Gobierno o las empresas privadas adquieran la vacuna que se adapte a las características de los ecuatorianos”.

En esta línea, el profesor de la UDLA, Rodrigo Henríquez, califica como positiva la iniciativa.

“Ecuador conocerá de primera mano los efectos de las vacunas y podrá adelantarse a la compra de las dosis que requiera la población”.

Terán también dice que ya se han realizado acercamientos con el Ministerio de Salud para aprobar los protocolos de seguridad y ética que son necesarios para el ensayo clínico.


También le puede interesar: