‘Vuelan cabezas’ en la maternidad del Guasmo, donde se cobraba hasta por información

Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

25 Mar 2022 - 0:05

Mujeres embarazadas en la maternidad Matilde Hidalgo de Procel, del Guasmo Sur. Guayaquil, 22 de marzo de 2022. - Foto: Ministerio de Salud

‘Vuelan cabezas’ en la maternidad del Guasmo, donde se cobraba hasta por información

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

25 Mar 2022 - 9:11

La intervención del Ministerio de Salud a la Maternidad Matilde Hidalgo de Procel, en el Guasmo de Guayaquil, empezó por la remoción del gerente, la directora médica y el cambio de los guardias de seguridad.

Gran parte de quienes ocupan cargos directivos en esa casa de salud son sospechosos, por permitir la corrupción en ese hospital, por ser parte de ella o de impedir, por negligencia, su erradicación.

Hay que cambiar al director administrativo financiero, al responsable de compras, de talento humano y de asesoría jurídica. Estos dos últimos están vinculados directamente con un proceso de régimen disciplinario”, dice Andrés Corral, subsecretario de Provisión de Servicios de Salud del Ministerio.

Según Corral, en diciembre de 2021 el hospital tenía evidencias de que uno de los camilleros cobraba para asignar camas, por lo que se le inició un proceso de visto bueno para desvincularlo.

Sin embargo, negligencias de ese personal administrativo echaron abajo el procedimiento. “El hospital no estaba al día en las aportaciones patronales, y esa responsabilidad recae sobre el gerente”, explica Corral.

“El proceso administrativo, de visto bueno, es largo, riguroso. Si se comete un error, incluso el tiempo de notificación del funcionario, se puede caer”, dice Corral. “Por eso, por pedido de la ministra, lo asumirá a escala nacional el Ministerio de Salud, ya no el hospital”.

Por el momento la administración está encargada a Patricia Macías, quien deberá hacer una selección del nuevo personal.

En la maternidad se cobra hasta por fotos de los bebés

En la maternidad Matilde Hidalgo de Procel, del Guasmo, los guardias eran quienes decidían qué paciente entraba y qué no. Las puertas del hospital permanecían cerradas, y el control lo tenía el personal de seguridad.

Separar a los usuarios de los servicios del hospital por este filtro, propició que el engranaje de corrupción estuviera mejor coordinado: cobros por cama, medicamentos, insumos, información y hasta por una foto o video del recién nacido.

“El hospital no debe funcionar de esa forma, debe estar abierto, facilitando a los usuarios tanto a consulta externa como emergencias”, dice el subsecretario.

Los guardias de seguridad fueron cambiados, pero son solo un eslabón de la red.  

“Empezaría por personas externas al hospital que contactaban a los guardias y ellos a los camilleros; los camilleros con enfermeras y auxiliares. De algún modo, esta red garantizaba la atención de quienes pagaban. Podrían estar involucrados también médicos”, explica Corral

Todo está en investigación en la Fiscalía y por ahora cuatro personas tienen procesos administrativos internos para su desvinculación.

La Defensoría del Pueblo se comprometió a hacer el seguimiento y presentó un informe junto al Comité de Usuarias de la Maternidad. El mismo se envió al Ministerio de Salud para que amplíe la investigación.

En el documento exhorta “la vigilancia de otras instituciones como Agencia de Aseguramiento de Calidad, sensibilizar al personal que trabaja en la maternidad para mejorar la calidad de atención“, dice Rosa Vera, directora del Comité de Usuarias de la Maternidad Matilde Hidalgo de Procel, que denunciaron estos hechos de corrupción desde agosto de 2021.

Noticias relacionadas