Desprendimiento de la Placa de Nazca provocó el terremoto en Perú

Tecnociencia

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Nov 2021 - 0:05

La iglesia de Loja sufrió daños en su estructura tras el sismo de 7,5 grados en Perú, la mañana del 28 de noviembre de 2021. - Foto: Ecu-911 Loja

Desprendimiento de la Placa de Nazca provocó el terremoto en Perú

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Nov 2021 - 0:05

Ecuador se ubica en una zona de frecuentes sismos, muchos de los cuales ocurren por el choque entre la placa de Nazca y la plataforma continental sudamericana.

El terremoto de 7,5 grados registrado el 28 de noviembre de 2021, a 98 kilómetros de Santa María de Nieva, en la Amazonía peruana, fue provocado por un desprendimiento de la Placa de Nazca, que ya ha penetrado unos 100 kilómetros en Sudamérica.

La Placa de Nazca es una placa tectónica oceánica en la cuenca del Océano Pacífico oriental, ubicada frente a la costa oeste de América del Sur.

El sismo, que también afectó a 19 provincias de Ecuador, tuvo una profundidad de 131 kilómetros, por lo que las consecuencias en la superficie no fueron devastadoras.

Este tipo de movimientos telúricos, con intensidades superiores a los siete grados, son frecuentes en esta zona y se caracterizan por la profundidad, así como por su amplio radio de percepción. Por eso sus efectos llegaron a sentirse en la parte sur de Ecuador.

En esta zona del Océano Pacífico ya se han producido terremotos con efectos similares al ocurrido el 28 de noviembre, como en 1971 y el más reciente en 2019, que tuvo una intensidad de 8 grados.

“Como no está tan cerca de las ciudades, estos terremotos no han sido destructores”, asegura el experto sismólogo Hugo Yépez, porque la placa de Nazca canaliza la energía dentro del océano.

El sismo del domingo tuvo una particularidad, fue sostenido y duró más de lo usual por dos fenómenos: Cuando se registran intensidades superiores a 7 grados, el fraccionamiento de la placa es largo y los movimientos telúricos prolongados.

Esto ocurrió en el terremoto de 2016 en Manabí y Esmeraldas, en Ecuador. Ese día, dice Yépez, se rompieron en total 100 kilómetros de placa. El domingo fueron 80 kilómetros desprendidos.

“El proceso de rotura alcanza una velocidad de propagación de 2 o 3 kilómetros por segundo, cuando se rompen 100 kilómetros durará 45 segundos”, sostiene el experto.

La zona de destrucción de la Placa de Nazca se ubica frente a las costas de Sudamérica y a lo largo del Cinturón de Fuego.

Este proceso de penetración oblicua dura millones de años y el resultado de este fenómeno es la Cordillera de Los Andes, “que no es más que una arruga relacionada a la compresión de Sudamérica que se monta sobre el fondo del Océano Pacífico”, explica Yépez.

Por eso, los sismos serán frecuentes, como el registrado en Quito el 23 de noviembre y que tuvo una intensidad de 4,52 grados en la escala de Richter.

La creación de nueva placa en la dorsal del Pacífico es permanente y tiene una velocidad de 6 centímetros por año.

“Esos sismos son profundos. No hay década sin que se produzcan tres o cuatro”.

Hugo Yépez, experto en sismología.

Terremotos en la zona norte de Ecuador

En la zona norte de Ecuador, la situación es distinta por la influencia de la Placa Continental, donde los terremotos son destructores.

Según la historia sísmica en esta zona, los grandes terremotos destructores comenzaron en 1645 en Riobamba. En 1668 se destruyó Ibarra; en 1698, Ambato; en 1757, Latacunga; en 1797, Riobamba y en 1920 los sismos afectaron a Tulcán.

En esta zona se han generado grandes terremotos por la influencia de la Placa sudamericana y el bloque Norandino, donde se registran sismos superficiales, pero potentes.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas