Hacienda Monte Carmelo es la primera con huella de carbono neutro en Ecuador

Tecnología

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

15 Nov - 20:16

- Foto: PRIMICIAS

Hacienda Monte Carmelo es la primera con huella de carbono neutro en Ecuador

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

15 Nov - 20:16

Es la tercera ganadería de América Latina que obtiene esta certificación. La comparte con otras dos haciendas en Costa Rica y Colombia.

La hacienda ubicada en la provincia de Chimborazo, es la primera ganadería del país que cuenta con la certificación internacional ‘Huella de carbono neutro’.

El asesoramiento técnico de la empresa Tonicorp contribuyó para que Monte Carmelo se convierta en la tercera hacienda con huella de carbono neutro en Latinoamérica. Una finca en Costa Rica y otra en Colombia también cuentan con este reconocimiento.

La certificación Huella de carbono neutro tiene como objetivo equilibrar la emisión de gases de la actividad productiva para no generar impacto al medio ambiente, a través de iniciativas como:

  • Uso de fertilizantes orgánicos
  • Bajo consumo de electricidad
  • Riego de potreros mediante gravedad sin uso de bombas
  • Siembra de árboles
  • Creación de barreras vivas con efecto de control de vientos que causen erosión
  • Compra de bonos de carbono verde

En junio del 2019 la firma internacional SGS hizo un inventario de los gases de efecto invernadero que la hacienda Monte Carmelo emitió en 2018 y calculó que la finca emitió alrededor de 859 toneladas de CO2.

Para lograr la certificación existían dos vías: equilibrar la emisión de gases con la siembra de árboles en la misma hacienda o la compra de bonos de carbono verde.

Tras analizar las dos opciones Juan Javier Zúñiga, propietario de la hacienda, decidió reducir la contaminación que generaba a través de la siembra de árboles, la optimización de recursos y la aplicación de sistemas de riego por gravedad.

Además, de adquirir los bonos de carbono para apoyar iniciativas ambientales en otro lugares del mundo, en el caso de esta hacienda, en la India. Estos bonos son una iniciativa liderada por la Secretaría de las Naciones Unidas para el cambio climático.

Según Jessica Salguero, técnica de proyectos de Tonicorp, la decisión fue por cuestión de tiempo “el proyecto de reforestación habría tomado al menos un año para que pueda ser calificado por la casa certificadora. La compra de los bonos contribuye con el cuidado del ambiente”.

Más allá de ese mecanismo, Juan Javier Zúñiga pretende sembrar 10.000 árboles nativos para ayudar a neutralizar los gases de efecto invernadero que genera la hacienda.

Noticias relacionadas