El oso de anteojos: los sembríos de maíz amenazan el hábitat de esta especie

Tecnociencia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

8 May 2021 - 0:05

El oso de anteojos habita en toda la Cordillera de los Andes. - Foto: Fundación Oso Andino

El oso de anteojos: los sembríos de maíz amenazan el hábitat de esta especie

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

9 May 2021 - 10:18

Los osos andinos o de anteojos se encuentran en seis países de Latinoamérica. En Ecuador, su existencia está en peligro debido a las plantaciones agrícolas.

Armando Castellanos lleva 26 años trabajando con los grandes mamíferos andinos, y actualmente se encuentra en Manteles, Patate (Tunguarahua) estudiando a los osos de anteojos.

En ese sector, el 2 de mayo de 2021 fueron grabados dos osos andinos subidos en un árbol. Estaban cerca de varios sembríos en una comunidad tungurahuense.

Castellanos explica que esta especie habita desde el noroccidente de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina.

Y en Ecuador están en casi toda la Cordillera de los Andes. Pero en el país, al igual que ocurre en otros vecinos de la región, los osos andinos viven amenazados.

En entrevista con PRIMICIAS, Castellanos menciona que en Manteles (Tungurahua) hay una destrucción del hábitat de esta especie. Esto ocurre por el avance de los sembríos de maíz en la zona.

Castellanos expresa que esta destrucción ocurre desde hace 90 años. “La gente ha ido avanzando y obviamente durante ese proceso se iban a topar con osos, que se comen sus maizales”, añade.

Por otra parte, Castellanos, presidente de la fundación Oso Andino, dice que el video de los dos osos se hizo viral en redes sociales, porque un ciudadano captó a los animales mientras estaban cerca de las plantaciones.

Capturas y monitoreo

“Este 5 de mayo de 2021 atrapamos una osa de anteojos en sector, esto fue apenas hace dos horas. Ya le pusimos en collar satelital, la llamamos Alejandra“, cuenta Castellanos a PRIMICIAS, mientras espera que el mamífero se estabilice para poder soltarlo nuevamente a su hábitat.

Pero, ese no fue el único collar que Castellanos ha colocado durante su investigación en Manteles. El 23 de abril capturaron a “DeeAnn” otra osa andina.

Castellanos explica que el objetivo de colocar estos collares es estudiar cómo viven estos animales.

“Los collares sirven para monitorear sus movimientos, sus desplazamientos y para identificar cuánto bosque o páramo necesitan para vivir”, agrega el investigador.

Además, dice que mediante el monitoreo satelital pueden advertir a las comunidades cuando se acercan los osos a sus maizales.

La caza ha disminuido

Según Castellanos, los ciudadanos saben que ahora pueden ser multados por cazar especies en peligro. “Deben pagar entre USD 3.000 y USD 4.000 y pueden recibir entre cinco y 10 años de cárcel”, señala.

Debido a estas sanciones, la caza de osos ha disminuido y con ello la población de osos ha aumentado. Pero, persisten las quejas por la destrucción del hábitat de la especie.

“Estamos buscando aliados con la empresa privada para recompensar a las comunidades”, dice Castellanos. Según él, las personas han invadido el espacio de los osos y ahora es tiempo de pagar un peaje.

Noticias relacionadas