Perezosos gigantes que vivieron en Ecuador habrían muerto intoxicados

Tecnología

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

26 May - 0:05

Investigadores cubriendo de yeso los fósiles de los osos perezosos gigantes. - Foto: Cortesía de La Brea Tar Pits

Perezosos gigantes que vivieron en Ecuador habrían muerto intoxicados

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

26 May - 0:05

Un equipo de paleontólogos encontró los fósiles de 22 perezosos gigantes que murieron hace aproximadamente 20.000 años, durante la Edad de Hielo.

Los restos de los perezosos terrestres gigantes fueron encontrados en la zona denominada Tanque Loma, en la península de Santa Elena, hace 10 años.

Sin embargo, a inicios de 2020, se publicaron los resultados de la investigación de cómo y en qué condiciones fallecieron estos animales.

El estudio, que estuvo a cargo de la paleontóloga estadounidense Emily Lindsey, revela cómo vivía esta especie en un entorno nada parecido al actual.

La paleontóloga de la Universidad de California en su investigación, publicada en la revista Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, sostiene que de los fósiles encontrados 15 eran adultos, cinco jóvenes, y un par eran tan pequeños que podrían haber sido recién nacidos o incluso fetos.

Los restos hallados se conservaron, durante al menos 20.000 años como si hubieran sido rodeados de asfalto. Pero los investigadores aseguran que no encontraron ninguna evidencia para afirmar que murieron dentro de un pozo de alquitrán.

Según el paleontólogo de la Universidad Politécnica Nacional, José Luis Román, los fósiles tienen esas características por haber estado expuestos a una cantidad considerable de petróleo.

Fósiles encontrados en Santa Elena por un grupo de investigadores.

Fósiles encontrados en Santa Elena por un grupo de investigadores. La Brea Tar Pits

El estudio sostiene que la muerte de la manada de perezosos gigantes pudo ser por una sequía, pero también debido a una enfermedad provocada por beber agua contaminada con sus propios excrementos.

Román explica que estos animales, al parecer, vivían en manadas y que comían, tomaban agua y defecaban en el mismo sitio.

“Es probable que, al vivir alrededor de un lago o un río, se hayan intoxicado o envenenado con sus propias heces” explica el experto.

La paleontóloga a cargo de la investigación, Emily Lindsey dijo al medio Gizmodo que “los animales murieron en un entorno acuático y los huesos se conservaron de forma fortuita gracias al asfalto filtrado“.

Román asegura que “la península de Santa Elena es conocida como una localidad donde existe una gran cantidad de fósiles”. Y, que especialmente, “en Tanque Loma aún hay mucho por estudiar y por descubrir”.

Noticias relacionadas