Once cóndores andinos en Ecuador portan rastreadores satelitales

Tecnología

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

26 Jun - 20:00

Cóndor - Foto: Cortesía de Fundación Cóndor Andino Ecuador

Once cóndores andinos en Ecuador portan rastreadores satelitales

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

26 Jun - 20:00

Con tecnología de punta los expertos de Fundación Cóndor Andino pueden identificar con mayor precisión las áreas y las dinámicas del movimiento de los cóndores los Andes ecuatorianos. Esto, combinado con el trabajo de campo, ha ayudado a la identificación de dormideros, nidos y un censo nacional con cifras precisas sobre la población de estas aves.

Once cóndores de los Andes ecuatorianos portan rastreadores satelitales desde 2012.

En estos años, gracias a la tecnología, los investigadores han podido establecer sus hábitos, como las horas en las que buscan comida o duermen, y los lugares importantes para su conservación, como nidos y condoreras (dormideros).

Los cóndores cubren un territorio de alrededor de 30 mil kilómetros cuadrados en el que se reproducen, buscan alimento y duermen.

Estas grandes aves pueden recorrer 300 kilómetros por día.

Antes de que existieran los rastreadores satelitales, la investigación era muy compleja porque los humanos no están en capacidad de cubrir ese territorio, explica Fabricio Narváez, coordinador del proyecto de Fundación Cóndor Andino.

“Los rastreadores satelitales le dieron un vuelco de 180 grados a la investigación del cóndor en Ecuador”, agrega.

La tecnología que está detrás

Los rastreadores son dispositivos que se les colocan las aves para registrar su posición geográfica. Los hay dos tipos:

  • Los que se colocan en la espalda del cóndor, tipo mochila.
  • Los que se incrustan, con una pequeña perforación, en la membrana en las alas de los cóndores.  

La información con los puntos satélitales enviados por estos dispositivos se puede monitorear desde el celular o la computadora.

El software es una especie de Google Maps en el que los investigadores pueden ver, a manera de puntos, la ubicación de las aves.

Cada hora, el equipo de la Fundación registra un punto. El registro comienza a las 06:00 de la mañana y termina a las 19:00.

Los expertos reciben cada día una base de datos con la información satelital que luego se usa para analizar hábitos, actividad, movimientos y las rutas de las aves.

Esta información les llega directamente a sus correos electrónicos.

Así se ve el rastreo satelital en una computadora

1.Rastreo Satelital de los cóndores marcados y monitoreados por el Peregrine Fund y la Fundación Cóndor Andino Ecuador
2. Chunka en liberación, abril 2015.

1.Rastreo Satelital de los cóndores marcados y monitoreados por el Peregrine Fund y la Fundación Cóndor Andino Ecuador 2. Chunka en liberación, abril 2015. 1. Cortesía Fundación Cóndor Andino Ecuador 2. Fotografía de Hernán Vargas

Cada uno de estos equipos de rastreo tiene una vida últil de dos años. En Ecuador, sin embargo, algunos aparatos han durado hasta 4 años.

Costo

Los rastreadores satelitales se importan de Estados Unidos y pueden costar entre USD 3.900 y USD 4.200 cada uno.

Además, la fundación paga una tarifa por mantener la señal de los datos satelitales en los dispositivos. El costo del servicio varía pero está en alrededor de USD 300 mensuales por equipo.

Es decir, el costo de mantener rastreado a un cóndor durante dos años es cercano a los USD 10 mil.

Hay 14 nidos en los Andes ecuatorianos

Desde 2012 se ha podido identificar casi el 90% del hábitat del cóndor andino en los andes ecuatorianos, explica Narváez.  

Antes de la llegada de los rastreadores, los expertos tenían que preguntar a los pobladores de zonas cercanas si habían visto cóndores para seguirles la pista, añade Narváez.

“La información satelital de un cóndor nos lleva a donde están las demás aves de su especie y nos permite conocer sus hábitos” .

Sebastián Kohn, Director Ejecutivo  de Fundación Cóndor Andino

Aunque la información de los dispositivos facilita la investigación, es un complemento al trabajo de campo y no un sustituto, aclara Sebastián Kohn, director Ejecutivo de la Fundación Cóndor Andino.

En las salidas al campo, los expertos verifican los puntos de la información satelital para analizar qué ocurre en estos lugares, verificar si son nidos o dormideros y caracterizarlos, es decir, describir qué aspecto tienen los nidos y cuál es el comportamiento de los cóndores.

Fuente:Cortesía Fundación Cóndor Andino

Antes de 2012, en 30 años de investigación, se encontraron solo dos nidos de cóndor en Ecuador.

Con los rastreadores satelitales, cambió la metodología de seguimiento y se han identificado 12 nidos hasta junio de 2019. Hasta el momento existen 14 nidos registrados en los Andes Ecuatorianos.

Previo a la implementación de la tecnología en 2012, se conocían solo 32 dormideros a escala nacional, actualmente están registrados unos 300 dormideros principales, dice Sebastián Kohn.

Con los datos satelitales, la Fundación Cóndor Andino generó una metodología para que Ecuador sea el primer país de los andes en hacer un censo nacional de cóndores.

En agosto de 2018, la Fundación participó en el segundo censo: durante 3 días se hicieron conteos simultáneos en 138 dormideros.

Alrededor de 400 personas de diferentes organizaciones participaron en este censo.

Cóndores mueren envenedados

  • El resultado del censo nacional de agosto de 2018 arrojó que existen 150 cóndores en los Andes ecuatorianos.
  • Desde diciembre de 2018 hasta junio de 2019, se calcula que han muerto entre 15 y 20 cóndores, principalmente, por envenenamiento al caer en las trampas que la gente coloca para matar a los perros callejeros.
  • La provincia donde más muertes se registran es Cotopaxi.
  • Pichincha es la provincia con mayor concentración de cóndores con 60% de individuos identificados. Solo en el Distrito Metropolitano de Quito se registra casi el 50%.
  • Los datos satelitales revelan que las provincias con más población son:
    1. Pichincha
    2. Napo
    3. Cotopaxi
    4. Imbabura
Noticias relacionadas