La competencia física en formato para TV: la apuesta nunca falla

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

23 Jun 2020 - 0:05

La competencia física en formato para TV: la apuesta nunca falla

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

23 Jun 2020 - 0:05

Al menos dos programas en la parrilla de Netflix dejan en evidencia que, desde el entrenamiento y la diversión, el esfuerzo físico da en el blanco.

Por un lado, hay personas atléticas que entrenan, que empujan su cuerpo a niveles físicos intensos y que ven en un programa de televisión una oportunidad para ponerse en evidencia ante el mundo.

Para mostrar lo que pueden hacer. Para llevarse USD 100.000 para cada ganador, hombre y mujer.

Desde otro lado, hay grupos de amigos y familiares que, a lo mucho, harán “parkour de oficina” -sí, eso existe- y que intentarán cruzar una habitación llena de obstáculos, para al final ganar USD 10.000 dólares.

Entre ambos ejemplos hay diferencias de niveles de producción, de monto en premios, de propuesta. Sin embargo, el sentido es el mismo: generar un tipo de televisión que entretenga.

Algo que en época de pandemia no se puede considerar como menor.

La Roca en busca del atleta extremo

Dwayne ‘La Roca’ Johnson es un nombre poderoso en Hollywood. De formar parte del mundo de la lucha libre a actor y productor exitoso. Así que tiene sentido que él esté detrás de un proyecto como The Titan Games.

En él, a través de una serie de pruebas de esfuerzo físico -bajo un sistema de eliminación-, los concursantes -en categorías “hombre” y “mujer”- podrán acceder al final de temporada al premio de USD 100.000.

Y vaya que son retos complicados.

Johnson explica en qué consisten las pruebas que cada dos concursantes deberán pasar, para eliminar a uno y seguir en la lucha.

Estas han sido diseñadas tomando en cuenta el propio entrenamiento de La Roca, con la ayuda de una serie de ingenieros. Tienen nombres como Atlas Smash, Herculean Pull, Power Vault, entre otros, que dejan en claro que no serán sencillos.

El espectáculo impresiona. La presencia de público en el set también da al sentido de competencia algo adicional.

Todo está diseñado para estar de parte de un jugador en particular, para que el espectador -que escucha y ve la historia de cada concursante antes de la prueba- sienta alegría por el triunfo de su favorito o pena si no lo consigue.

Con eso en mente, The Titan Games recuerda al extinto Gladiadores Americanos, programa que se transmitió -en su primera versión- entre 1989 y 1996.

La misma fascinación del público por un jugador o jugadora en particular, con pruebas destinadas a generar un solo ganador. La idea era competir contra atletas consagrados -los gladiadores- y vencerlos en su terreno.

La Roca elimina al contendiente propio del show y deja que sus dos concursantes luchen entre sí.

Cámaras por todos lados, capaces de receptar todas las acciones desde distintos ángulos. Nada se puede perder. Si se trata mostrar el esfuerzo, hay que verlo absolutamente todo.

La primera temporada del show de competencia física -que se puede ver por Netflix- se emitió a inicios de 2019 por NBC. En mayo pasado arrancó la segunda temporada, con nuevos concursantes y pruebas.

El premio es concursar

En el programa de concursos El piso es lava el tema pasa por llevar un juego infantil y familiar al terreno de lo posible.

Sí, hay una habitación con obstáculos que debe ser cruzada por un grupo de tres integrantes. Y sí, no pueden tocar el piso, porque es lava. No es realmente lava, pero sí un líquido rojizo que parece estar dentro de un jacuzzi que escupe chorros.

El jugador que cae o se resbala sale del juego, no se lo puede ver más.

El equipo que consiga cruzar al otro lado, con la mayor cantidad de integrantes -cada uno es un punto para el total- y en el menor tiempo posible, se lleva USD 10.000.

El resultado es absolutamente gracioso y entretenido.

Ya sea por la relación entre los participantes, por los comentarios del presentador Rutledge Wood -que viene del terreno de los programas de competencia de autos- o por las acciones y decisiones que toman en cada una de las habitaciones.

De golpe, un programa de competencia del que no se puede esperar nada, se convierte en un espacio que genera muchas risas en quien lo mira.

Como si se tratara de nueva nueva versión de Leyendas del Templo Escondido -el famoso programa de juegos de Nickelodeon, que se vio entre 1993 y 1995- aquí lo que resalta es la inteligencia espacial y los riesgos que se toman.

Esto resulta una experiencia entretenida, que se puede ver de corrido, capítulo tras capítulo.

Por eso, no extraña que en su fin de semana de estreno –El piso es lava se estrenó el 19 de junio- sea uno de los programas más vistos de Netflix, en Ecuador.

Un programa de competencias puede ser absurdo. Y, sin duda, muy divertido.

Noticias relacionadas