Fondos culturales: la falta de comunicación lo frena todo

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

12 Feb - 10:55

Un instante de la obra "La deliciosa historia del chocolate", del grupo Círculo Artes Escénicas, que ganó uno de los fondos de circulación 2018-2019. - Foto: Círculo Artes Escénicas / Facebook

Fondos culturales: la falta de comunicación lo frena todo

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

12 Feb - 10:55

Mientras esperan a que se den las soluciones explicadas por el Instituto de Fomento de las Artes, Innovación y Creatividades (IFAIC), algunas gestoras relatan a PRIMICIAS lo que ha significado para ellas ganar los fondos 2018-2019.

Aunque, en términos generales, hay comprensión en un primer nivel, los gestores se sienten perjudicados por lo que sucede con la etapa de cierre de los fondos de Ejecución de Proyectos Artísticos y Culturales y Festivales de la Artes del IFAIC 2018-2019.

Tienen razones para sentirse así.

Principalmente, porque esta complicación impide que el 20% del fondo que ganaron todavía no les sea entregado. En algunos casos, se trata de proyectos que concluyeron en septiembre de 2019, pero hasta el momento no se pueden cerrar.

Esto, porque para el Instituto de Fomento de las Artes, Innovación y Creatividades (IFAIC) hay un problema en la justificación del dinero entregado a los beneficiarios.

La alternativa que se les dio inicialmente el IFAIC, fue la de presentar una declaración juramentada como justificación del dinero usado. Pero la actual administración del Instituto ha definido esto como un error y busca corregirlo.

Como lo explica María Teresa Galarza, directora ejecutiva del IFAIC en el siguiente video.

De beneficiarios a perjudicados

Gabriela Lombeida es una de las beneficiarias de estos fondos. Ella presentó su propuesta Muñecas del tiempo como una exposición y charlas abiertas al público.

Su propuesta se centró en 14 muñecas con vestidos creados por ocho diseñadores, que se basaron en elementos estéticos y en la cosmogonía de 14 nacionalidades indígenas del país.

Esta muestra tuvo lugar entre el 23 y el 25 de octubre de 2019, en la Universidad Andina Simón Bolívar.

Muestra

Muestra “Muñecas del tiempo”, proyecto de Gabriela Lombeirda, que se desarrolló a fines de octubre pasado. Gabriela Lombeida / Facebook

Muñecas del tiempo está cerrado como proyecto y solo espera el desembolso final. En el siguiente audio, Lombeida cuenta cómo lo realizó y qué debió cambiar por la demora inicial en el desembolso del 80%.

Además, pide que se asuma que los ganadores de los fondos son los principales perjudicados por esto. Aunque admite que hay una buena voluntad por parte de la actual administración del IFAIC.

Las dificultades en el camino

A Tanya Sánchez le estalló el paro nacional de octubre de 2019 cuando apenas había empezado con las funciones de la obra La deliciosa historia del chocolate. El fondo que ganó fue el de circulación.

¿La aspiración? Funciones en la provincia de Zamora Chinchipe de esta pieza ya creada, con su grupo Círculo Artes Escénicas.

El 1 de octubre pudieron dar la primera de las funciones en Zumba, cerca de la frontera amazónica entre Ecuador y Perú. Todo se interrumpió entonces. Las protestas cambiaron el objetivo.

Uno de los tantos inconvenientes de su proceso, como ella lo explica en este video:

En entrevista con PRIMICIAS, la productora y actriz teatral dio más detalles sobre su experiencia, así como la forma en que ella y un grupo de beneficiarios han tenido que darse una mano para solucionar lo que se puede definir como una mala comunicación de parte de los administradores de los procesos, con los gestores:

  • Enfrentar los problemas del inicio

    ¿Cómo sortearon las dificultades de organización provocadas por el retraso inicial en la entrega de fondos?

  • Después del paro

    ¿Qué pasó, entonces, con el problema adicional generado por las protestas de octubre de 2019?

  • ¿Y ahora?

    ¿Cuál es el estado de su proyecto en este punto?

Una historia de administradores de convenio

Otra productora que no quiso identificarse también compartió su historia. Ganó un fondo de circulación, algo como lo de Tanya Sánchez: una serie de presentaciones de una obra de teatro de su grupo en zonas rurales que, entre acuerdos con las comunidades y organizaciones, se realizaron en agosto de 2019.

“Usted tiene que apurarse con su proyecto porque yo me voy a jubilar”, le dijo su primer administrador, en la primera reunión. Ella explicó que dependía de otras contrapartes para poder presentar la obra y que no podía apresurarse.

“Yo entiendo”, le dijo el administrador de entonces, “pero solo le advierto porque después no sé con quién va a quedar el proyecto”.

Tuvo las mismas complicaciones de otros gestores por el retraso en la transferencia inicial. Debió cambiar el cronograma y de pronto, ante una consulta propia, se enteró del cambio de administrador. “El anterior administrador debía avisarle”, le dijo el nuevo.

El paro de octubre complicó la finalización del proceso a través de los informes y el papeleo correspondiente, pero insistió para que sea en noviembre. Y lo consiguió el 11 de noviembre de 2019.

Según ella, cerró el proyecto con la declaración juramentada. Afirma que siempre le dijeron que eso era suficiente. Pero hubo otro cambio de administrador; y ahora su proyecto sigue en etapa de análisis porque, afirma, que el informe de cierre del anterior administrador estaba con errores.

“Aquí un problema institucional, no es el funcionario, ni la administración anterior. Es un tema de absoluta negligencia de la institución, no de los funcionarios.“, dice.

Las particularidades de lanzar un libro sobre J.J.

Jorge Martillo Monserrate no es nombre cualquiera en el ámbito literario del país. Él es uno de los beneficiados de los fondos 2018-2019, pero enfocado en la publicación del libro El carnaval de la vida de Julio Jaramillo, en el que cuenta la historia del cantante, a través de un trabajo de investigación periodística y del uso de la crónica como medio.

Claro, hubo particularidades en el proceso. Esto lo cuenta la poeta Andrea Crespo, esposa de Martillo y garante del proyecto.

Ni hablar del cierre del proceso. Crespo entiende la necesidad de reestructurar el IFAIC para limpiar las cosas. Sin embargo, en su experiencia con este proyecto, le queda claro que existe un problema interno de comunicación y que la situación que existe actualmente era de fácil solución.

Solo era cuestión de voluntad.

Noticias relacionadas