Camaroneros exigen agilidad para obtener permisos de portar armas

Economía

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

3 Dic 2020 - 15:43

Los presidentes de la Cámara Nacional de Acuacultura, José Antonio Camposano (i), y de la Asociación de Camaroneros de Manabí, Miguel Uscocovich, se refirieron a los permisos para portar armas, el 3 de diciembre de 2020. - Foto: Juan Manuel Yépez

Camaroneros exigen agilidad para obtener permisos de portar armas

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

3 Dic 2020 - 15:43

La Cámara Nacional de Acuacultura calcula pérdidas por USD 1 millón solo en 2020, ocasionadas por los robos al sector camaronero. Los asaltos se producen por bandas criminales en los golfos de Guayaquil y Jambelí.

El gremio camaronero inició diciembre de 2020 con el asalto a mano armada de una embarcación que transportaba camarón en el Golfo de Guayaquil.

Ocurrió el 2 de diciembre en el sector de Chupadores Grande. Una persona resultó herida por un disparo y seis más fueron golpeadas por los delincuentes, quienes se llevaron la pesca de la jornada y equipos tecnológicos.

Por este motivo, el presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, José Antonio Camposano, exigió a las autoridades del Gobierno que simplifiquen los trámites para obtener permisos de portar armas.

A partir de la aprobación de la Ley de Pesca, todos los barcos dedicados a la actividad deberán contar un un dispositivo de rastreo satelital.

A partir de la aprobación de la Ley de Pesca, todos los barcos dedicados a la actividad deberán contar un un dispositivo de rastreo satelital.  Flickr Ministerio de Producción

Aseguró que en los últimos tres años, siete personas del gremio han sido asesinadas en 92 actos delictivos, registrados por las autoridades.

Por eso pidió a la Marina que realice operativos de control, no solo en el agua, sino también en los mercados donde se vende el camarón robado.

Estos ataques, sostuvo, han provocado pérdidas por USD 2,5 millones para el sector camaronero, según cifras de la Dirección de Seguridad de la Cámara.

El problema es que los documentos para portar armas se limitan solo a las circunscripciones a las que pertenecen los artesanos solicitantes.

¿Qué pasa cuando un camaronero quiere movilizar su carga de El Oro a Guayas? No puede hacerlo con el arma, porque resulta que el permiso solo funciona en El Oro”, recalcó Camposano.

A esto se agrega la existencia de armas antiguas en las zonas rurales, que fueron heredadas por los propietarios de las fincas camaroneras y que no tienen facturas de compra.

Por lo tanto, se hace imposible registrarlas en el Sistema Informático de Control de Armas para obtener el permiso.

Además, manifestó Camposano, el armamento en Ecuador cuesta tres veces más que en Perú, “porque aquí se sigue pagando 300% más de Impuesto a los Consumos Especiales”.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas autoriza el porte de armas “a personas naturales de nacionalidad ecuatoriana (ganaderos y camaroneros), con lo cual los beneficiarios obtendrán seguridad en su jurisdicción”.

Para obtenerlo, el interesado debe presentar:

  • Facturas de servicios básicos del último mes o el contrato de arrendamiento registrado ante la autoridad competente o el impuesto predial del domicilio.
  • Factura o contrato de compra-venta o permisos anteriores otorgado por un comerciante importador de armas.
  • Certificado biométrico emitido por la Policía.

“Solo 160 permisos de portar armas se han tramitado en seis años. El uso progresivo de la fuerza lo tienen los ciudadanos, no los delincuentes”.

José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura.

El gremio camaronero indicó que la administración de justicia “deja mucho que desear. No puede ser que cuando se captura a miembros de estas bandas, el poder judicial los vuelva a soltar”.

Miguel Uscocovich, presidente de la Asociación de Camaroneros de los cantones Sucre, San Vicente, Chone y Tosagua, en Manabí, aseguró que la falta de decisión política en temas de seguridad dificulta su trabajo.

Según él, los artesanos son víctimas de robos sistemáticos que ocurren cuando los delincuentes los extorsionan para entregar el producto a cambio de su seguridad y la de su familia.

Las empresas camaroneras invierten USD 50 millones al año en seguridad, lo que significa un incremento en los costos de producción y, por lo tanto, una desventaja competitiva en el mercado internacional, señaló Camposano.

El Código Orgánico Integral Penal sanciona con penas de tres a cinco años de prisión a quien porte permanentemente armas de fuego sin autorización.

Noticias relacionadas