El comercio electrónico espera un crecimiento del 20% en ventas

Economía

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

26 Nov 2021 - 0:02

Imagen referencial de una persona que compra en línea. Ecuador, noviembre de 2021. - Foto: Primicias

El comercio electrónico espera un crecimiento del 20% en ventas

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

26 Nov 2021 - 0:02

Con el ‘Black Friday’ y las festividades navideñas, el comercio electrónico en Ecuador espera superar los USD 2.300 millones en ventas logrados en 2020.

El comercio electrónico continúa consolidándose en el país. En los dos días que duró el último ‘cyberday’ de ofertas (8 y 9 de noviembre), en el que participaron alrededor de 55 marcas, las ventas llegaron a USD 20 millones, un 25% más que en 2020.

“Hay un crecimiento alto, de 250.000 compradores que tuvo el evento este año, 42% son clientes nuevos”, dice Leonardo Ottati, presidente de la Cámara de Comercio Electrónico de Ecuador.

En comparación con 2020, el número de compradores online prácticamente se duplicó este año y se espera que las ventas de 2021 se incrementen 20% respecto al año anterior, que cerró en USD 2.300 millones.

Para Ottati, esto se debe a un aumento de la oferta. “Hay más empresarios y emprendedores que han dado mucha más importancia a sus canales digitales porque ya es una exigencia del mercado”, asegura.

Un 78% de las empresas ecuatorianas trabajó en sus capacidades de comercio electrónico en el último año, y 80.000 nuevos hogares se suman a la tendencia de comprar en línea cada mes, según un estudio de la firma de investigación Kantar.

La pandemia obligó a las marcas y a las empresas a acelerar ese proceso. Además, los compradores han superado el temor a entregar sus datos a terceros, porque el miedo a salir a la calle y contagiarse de Covid-19 era mayor. 

El perfil del comprador tiene características distintas al de antes de la pandemia. Por ejemplo, están más familiarizados con las herramientas digitales y están dispuestos a interactuar con la marca, servicio o producto. 

“Y eso se ve reflejado en el mercado. La mayoría de empresarios están haciendo bien su trabajo, porque si la experiencia fuera mala, la masa no hubiera crecido en estas proporciones”, dice Ottati.

Pero hay otro factor, emocional y psicológico, que incide en el comportamiento del consumidor, considera Juan Carlos Bustamante, docente de Marketing de la Escuela de Negocios de la Espol.

Mientras se va superando la pandemia, el consumidor también se ha olvidado de aquel sentimiento que tenía de darle más valor a los momentos que a lo material.

“Ahora la gente siente que debe disfrutar el momento porque el anterior ya se lo echaron a perder con el confinamiento”, explica Bustamante.

“Y con la habilitación de canales de consumo, las personas se sienten más proactivas a la hora de comprar cosas, aunque no sea lo que realmente estaban esperando”, agrega.

El ‘Black Friday’

El comercio pone sus esperanzas de lograr mayores ventas durante el ‘Black Friday’ de este 27 de noviembre, que se extenderá a lo largo de una semana, con ofertas tanto en las tiendas físicas como virtuales.

Esperamos que el ‘Black Friday’ genere el equivalente a dos meses de ventas en una semana.

Leonardo Ottati, presidente de la Cámara de Comercio Electrónico de Ecuador.

Para Bustamante, la crisis económica ha impulsado a que las empresas apliquen estrategias con anticipación, como enviar cupones de descuento o poner una fecha límite a una oferta de un producto. 

“Y las personas han empezado a sentir que la práctica del descuento es viable, se esperan a que el producto esté en oferta para recién ahí ir a comprarlo”, explica Bustamante.

Por eso “la gente acude masiva e histéricamente para aprovechar ese descuento, que a veces tiene trampa”, agrega. 

Se refiere a productos que a veces no están en temporada, sino que han sido almacenados y que por alguna razón no se lograron vender.

“Entonces no es tan descuento como nos los venden, porque probablemente ya ha perdido su valor por ser un bien antiguo”, explica Bustamante.

Este experto recomienda no dejarse llevar “por la llamada de urgencia de comprar“, sino detenerse a evaluar alternativas.

Noticias relacionadas